lunes, 18 de agosto de 2008

VIAJE A CABO NORTE EN MOTO (NORDKAPP 71º 10′ 20′’)

Este viaje fue realizado en el año 2005

El mundo es como un libro, si no viajas sólo lees una página (San Agustín).

Advertencia: Salvo estas, las palabras resaltadas en negrita generlamente son enlaces a imagenes o webs de interés, si picas en ellas se abrirá otra ventana donde aparecerá algo relacionado con el asunto que se trate.

Agradecimientos:
A mi novia, por aguantar.
A mi hermana, por estar ahí cuando la necesité.
A Juan, por sacar tiempo para fabricarme un bastidor para las maletas a toda prueba (y a Jose por dar consejos "tecnicos")
A Jorge y a Montse, por hacer que cuando fantaseo ponga los pies en el suelo.
A todos los que se molestaron en escribir su viaje en internet a Cabo Norte en moto, ya que de todos saqué provecho.


Lo primero que me inquieta, unos días antes de comenzar éste viaje es lo que me comenta la dependienta de mi sucursal bancaria: “si pierdes las tarjetas por el resto de Europa te quedas sin blanca” ¿para que cojones servirá esto de la unificación?, pienso para mi que procuraré llevar siempre un remanente, un dinero extra en la cartera para poder aunque sea regresar. Uno propone, o se propone, pero como dice el refrán “Dios dispone”, o la Diosa Fortuna, o el azar, vayan ustedes a saber.

El viaje lo hice en moto, pero creo, humildemente, que este reportaje por todos los datos que contiene puede serte útil independientemente del medio de transporte que utilices.


Según la Guia Michelín, en internet, la Arpía, mi novia y yo rodaremos un total de 10.967 kilómetros como mínimo, no le cuento a la guía sobre excursiones, desvíos ni imponderables que pueden surgir, pero eso es lo mínimo.

Al salir de Vigo (en Pontevedra, al Noroeste de España, lo explico para los que no conozcan estos pagos) la Arpía tiene en su cuenta kilómetros 41.400 kilómetros, veremos con cuantos regresa. Salir de Vigo no es aún la salida oficial al viaje, antes pasaremos unos días en Gijón, lugar donde reside mi novia, tiene que sellar lo del paro y según el funcionario tiene que ser justo el día 19, ni antes ni después, así que...

Salimos de Gijón el 19 de Julio del 2005, así que todo lo que puedan ver relacionado con precios será referente a ese año, anotado queda. El viaje no puede comenzar con nada menos halagüeño, al llegar al pueblo de San Roque del Acebal, en Asturias, a poco más de cien kilómetros de Gijón, hago la primera parada para repostar carburante, con el embrague apretado percibo que la moto está demasiado acelerada, marca casi tres mil vueltas ¿qué cojones pasa aquí? ¿para esto me gasté casi 300 euros en que la revisasen le cambiasen líquidos y demás gaitas?, el mecánico de Ángel Leirós, en el concesionario de Yamaha de Vigo me dijo que la moto resistiría el viaje perfectamente. La apago y... no enciende, ni enchaga, ni nada, no hace nada, no reacciona. Lo primero que hago es mirar la batería, ¡manda carallo! ¡un puto borne de la batería se rompió de cuajo! y son las seis de la tarde, al lado de la gasolinera hay un taller mecánico, el responsable me echa una mano, hace un par de llamadas a ver si le pueden enviar una batería, nadie puede enviarle una batería a esa hora. Comienzo a mentar todo el santoral.

No me queda otra que llamar a la asistencia en carretera, tengo la del seguro y antes de partir me hice socio del RACE, decido llamar al RACE y reservar la del seguro de la moto por si pasa algo más adelante, se como responde el seguro ya utilicé su asistencia y lo hicieron bien en el extranjero, no se como lo hará el RACE así que prefiero ponerlos a prueba aquí, en España, cerca de casa.

Le explico a la chica que me atiende vía teléfono que si fuese posible lo ideal sería que nos llevasen a la moto y a nosotros a Santander ya que vamos en esa dirección, así al día siguiente, sin molestarlos más yo conseguiría en esa ciudad una batería y continuaría el viaje sin mayor problema. Me dice que no pueden llevarme a Santander, pero que puede llevarme a Vigo, estoy cabreado, le pregunto si es gilipollas y me dice toda tranquila que no. Le vuelvo a explicar la situación y me dice que lo va a consultar con no se quien, de allí a un rato me llaman, me dicen que me enviarán una grúa del RACE para que la moto se quede en un taller de ellos en la zona y que al día siguiente me conseguirán una batería. Pos fueno, pos fale, pos malegro.

Viene un tipo con la grúa del RACE, es de allí, de San Pedro del Acebal (¡ojo moteros!, esto es en Asturias, al lado de Llanes, avisados estáis), no tiene ni repajolera idea de cómo hacer para subir la moto a la grúa, soy yo quien se lo explica, la moto va cargada como podéis ver en la imagen, con tres maletones y alguna que otra cosilla por fuera, quizás unos ochenta o noventa kilos de carga bruta, la subo en el caballete sobre la plataforma de la grúa y me bajo, le digo al tío que la asegure y que la llevamos al taller, me dice, más tranquilo y sonriente que la Monalisa que no hace falta asegurarla, que no tiene nada para asegurar una moto, pero que el taller está cerca y que puedo ir yo encima sujetándola, en un principio me quedo un poco flipado, pienso que está de coña, le pregunto si es así y me dice que no, que está en serio, le pego un grito que a lo mejor escucharon en Cantabria o en León ¡ASEGURA LA PUTA MOTO, COJONES!. El tipo da un respingo, busca en la cabina y aparecen unas cintas de asegurar vehículos, me las da y me dice que no sabe hacerlo, nuevamente lo hago yo. Camino del taller el tipo se mete por un camino que tiene unos baches descomunales, flipo en colores y le pregunto si por allí pensaba meter la moto y que no se cayese de la grúa, me dice que si, que lo hizo con otras y solo se le cayó una, respiro hondo varias veces, tengo que serenarme, no me apetece terminar en el talego por un bobarranas. Llegamos al taller y nos bajamos del vehículo, aparecen como diez o quince perritos pequeñitos todos ladrando a la vez, el tipo ni se inmuta, sonríe bobalicón, los perritos nos mordisquean las botas, mi novia se asusta y el tipo sonríe, feliz o algo así, le pego una voz a los perritos (mi novia no me deja pegarles patadas, además la patada se la merecía el tipo) y se van, siguen ladrando de lejos. Cojo las cosas necesarias para irnos en un taxi que nos pone el RACE a un hotel de la zona. No se como le comenté al tipo que me iba con la moto a Noruega, el tipo, mientras cojo las cosas, me dice poniendo cara de mecánico sabio que esa moto no llega a Noruega. Me voy con ganas de soltarle un sopapo.

A la mañana siguiente me pongo en contacto con el RACE o se ponen ellos conmigo, no lo recuerdo bien, la batería no la traerán hasta el día siguiente de la Yamaha de Gijón, pregunto por qué y me explican que el transporte de materiales a Llanes sale ese día y que no pueden hacer nada antes, le explico a la chica que no me hace falta que la batería me la proporcione Yamaha, que me vale cualquier otra empresa, que hay cientos de empresas que fabrican baterías y que tendrán la adecuada, me dice que no pueden hacer otra cosa y que ya está encargada, además la batería me costará 18 euros más en portes, le nombro a la chica sus muertos más frescos, a su madre a su padre y una larga lista de familiares, me cuelga. Menos mal que el Hotel es bueno y comemos en un restaurante que se llama la Veguca, en la carretera, comemos de maravilla, es lo único bueno de todo esto, lo demás... como pueden ver surrealismo puro, pero del que cabrea. La batería llega al mediodía y pensarán ustedes que todos mis problemas están solucionados ¡los cojones!.

El dueño del taller, el gruista de marras no está, está su señora, le digo que tengo que cargar unos minutos la batería tras echarle el ácido, me dice que no sabe como se hace eso pero que yo mismo, busco un cargador de baterías por el taller y hay uno, profesional y todo pero con el cableado hecho una mierda, pongo la batería a cargar y mientras estoy en ello llega el gruista, no para de darme prisa para que cargue la batería “tiene que cerrar” no para de decir, ya lo mando a la mierda directamente y le digo que no me toque los cojones, que se espere veinte minutos, monto la batería y me voy, el tipo siempre sonríe con una risa boba, como si no fuese con él la movida. Cuando creo que la batería está cargada voy a buscar los taponcitos que había dejado sobre una mesa de trabajo del taller ¡no están!, le pregunto al tipo si los vio y siempre sonriendo estúpidamente me dice que los tiró a la basura, creo que me quedo blanco, ¿a dónde? le pregunto, y me señala un bidón lleno de piezas rotas enorme, tiró los taponcitos allí, así, alegremente. Pierdo los papeles, cojo al tipo del cuello y le digo que vacíe el puto bidón, que aparezcan los taponcitos cagando leches, él, con su sonrisa idiota me pide que no me enfade, se pone a buscar los taponcitos que van apareciendo con cuentagotas ¡por fin puedo montar la batería!, ¡la moto funciona!, me voy al hotel, recojo a mi novia y nos largamos.

Ya es tarde, la moto parece que va bien, a eso de las siete llegamos a Donosti. Antes pasé por Bilbao, en esa ciudad viví unos cuantos años y me apetece darme un rule por ella, ver como está la zona del Guggenheim y todo eso, visito también a unos amigos en mi antigua empresa, están currando pero da para fumar un par de cigarros y echar una parrafadita. En Donosti al parecer los batasunos están en su salsa, un gilipollas de ETA se suicidó o algo así y está todo copado por la Ertzainza, buscamos el camping del Monte Igueldo y para él nos vamos, en el camping suelen enviar a los que vamos con motos a lo que yo llamo zona hippy, donde acampan los mochileros, allí está la tropa ideal para mi gusto. Al haber movida batasuna en la ciudad se desplazan hasta ella todos los gilipollas de otros lares que se solidarizan con la “causa etarra” un tipo, con acento asturiano y que tiene una bandera de Asturias en su tienda de campaña le dice a otro un “nos mataron a uno” (se suicidó en prisión), opto por tapar con cinta americana una pequeña banderita de España que llevo en la maleta trasera, no me apetece que le hagan algo a la moto mientras duermo y me jodan la marrana, ya me llegó con el gruista de Llanes.

En Doností vuelvo a tener un pequeño problema antes de salir, llevo un cargador de baterias (para los móviles, cámaras, etc.) es un aparato que lo conectas a la corriente de la moto (bueno, a una conexión que saqué yo de la batería y que es muy útil para ciertos menesteres) o el coche y te la saca a 220, apta para hacer que funcionen aparatos que no precisen de mucha potencia, el móvil de mi novia tenía poca carga así que puse a cargarlo con ese aparato y no se por qué carajo funde el fusible a cada poco, así que decido no llevarlo, ya nos buscaremos la vida para cargar las cosas, tengo que enviarlo desde Donosti a mi casa por correo, también sacamos dinero para llevar en mano por si acaso, eso nos hace salir un poco tarde de la ciudad vasca.

La moto lleva varios inventos realizados por mi, a saber: una conexión de mechero en la batería para sacar corriente, a la vez llevo una pequeña lampara fluorescente de esas de mecánico para tener luz en los campings (la lampara se jodió en Paris y compré una linterna que hace el mismo efecto). Llevo radio casette en la moto, con altavoces y todo, no lo uso en casi todo el camino por causa de la lluvia. Unas bocinas de trompeta que se joden en Amsterdam, el resto del camino lo hago sin bocinas. Así que ya sabeis, no os mateis mucho en hacer inventos, se joden.

Entramos en Francia por Behovia, seguimos hacia Bayona (la de Francia eh, que hay otra en Pontevedra), desde ésta localidad trato de ir hacia el norte del país bordeando la costa, pero no paro de perderme, en esta zona las carreteras son muy raras y no hay más que rotondas, se ve que es una zona turística y está pensada para que la gente vaya a la playa, no avanzo nada, simplemente me pierdo cada dos por tres. La cosa de ir por la costa solo es una tontería, un tipo me dijo que era muy bonito, pero paso, llevo dos horas dando tumbos sin avanzar nada, vuelvo a Bayona y me voy por la E-5 hasta Burdeos, es autovía, gratis y buena. La autovía es cojonuda, arcenes anchos y tras los arcenes un buen trecho de hierba y bosques antes de llegar al limite alambrado, lo ideal para un motero, si te caes hacia fuera de la autovía los quitamiedos están muy lejos, en algunos trozos parece un circuito. Abundan las áreas de descanso (Aire, se dice en francés eso de área), están bien acondicionadas, con sus baños más o menos limpios, algunas tienen un pequeño bar, sombras, bromeo con mi novia sobre que ya estamos en el primer mundo ese del que hablan los periódicos. Después están las áreas de servicio, con gasolinera y todo eso, como aquí, solo que con la gasolina más cara, pronto aprendemos que para echar gasolina en Francia lo mejor es salirse de la autovía si vas por ella o si vas por una nacional y buscar un hipermercado, en Francia hay varias casas además del Carrefour y el Auchamps (Alcampo) que conocemos por éstos lares: Le Mousqueter, E. Leclerc, SuperU, etc., en los aparcamientos de los supermercados hay gasolineras y los carburantes suelen estar unos diez céntimos más baratos por litro, el problema es que a partir de las seis de la tarde más o menos y al mediodía no hay empleado para cobrar, se puede pagar con él sistema automático mediante la tarjeta de crédito pero.... no se por qué no lee las españolas, el primer día menos mal que una bella y amable francesa accede a que yo le de el dinero en metálico y me reposta con su tarjeta, sacándome del apuro, así, al menos pude rodar hasta el próximo camping. El asunto de la gasolina no es baladí, quédense con el detalle: el deposito de mi moto, una Virago 1100 lo vengo llenando en España con unos 13 o 14 euros cuando me entra en reserva, en Francia rara es la vez que bajo de los 16 euros y eso que reposto en las grandes superficies, cuando por alguna razón no pude hacerlo así bordeo los veinte euros.

Las paradas para comer, siempre que podamos, las haremos en supermercados (a veces también comimos en gasolineras, en los paises escandinavos suelen estar bien surtidas de comida prefabricada), la técnica es simple: paramos la moto a la sombra, entramos uno de los dos, compramos unas viandas y nos las preparamos allí mismo, en plan bocata pero lo más nutritivo y variado posible, puedes solventarte la comida para dos por cinco o seis euros, a la vez compramos también algo para poder prepararlo a la noche en plan caliente en el camping, llevo una botella de butano pequeña y un juego de tarteras y platos de aluminio para ello. En una de estás paradas en el sur de La France me resulta curioso que en el hilo musical del supermercado suenen pasodobles españoles, en los coches que van y vienen o aparcan cerca nuestro suena flamenco del bueno, incluso, me sorprende más aún: ¡Camela!, alucino un poco con eso, compruebo las matriculas pero son francesas, escucho hablar a sus ocupantes y son franceses, después me entero de que al parecer en la región son bastante aficionados a la música del sur de España, también a los toros, desgraciadamente lo malo (me refiero al desastre de Cuchares) parece que se pega o es contagioso.

A eso de las seis de la tarde cruzábamos el río Garona. Los franceses, a los que vengo observando, son respetuosos en la conducción, me gusta como lo hacen, guardan las distancias de seguridad, no corren en demasía, es muy raro que sobrepasen la velocidad permitida. El limite en autovías está a 130 kms/hora, si llueve o hay inclemencias meteorológicas hay que bajar a ciento diez, no se si antes eran así o si esto es efecto de la implantación del carnet por puntos, pero en general respetan las normas de tráfico.

Sigo de Burdeos hacia el norte, pretendemos recorrer Normandía antes de ir a París, como ven el viaje no es directo del todo a Cabo Norte, me sorprende lo bien cuidados, mejor dicho, excelentemente cuidados viñedos en la zona de Burdeos, no me extraña que aquí se produzcan los mejores vinos del mundo, en los viñedos parece no sobrar ni faltar un sarmiento, no hay malas hierbas ni chapuzas.

Llegamos a Saintes. Francia tiene una red de camping municipales, en casi cada pueblo importante hay uno y dependiendo de la importancia de cada localidad el camping estará mejor o peor acondicionado (nunca vi uno de estos mal acondicionados en todo caso) pero en condiciones dignas para pernoctar, no resultan muy caros, por unos trece euros de media admiten a dos personas una tienda pequeña y la moto, varian los precios de unos a otros pero poco.

En Sainte vuelve a sorprenderme La France, tras cenar en un kebbab turco (las camareras eran cristianas) damos una vuelta por el pueblo que parece bonito, es noche de viernes y nos vamos a la calle principal, está animadísima pero adivinen ustedes cual es el ambiente ¿no se lo imaginan?, vale, se lo digo yo que para eso estuve allí ¡karaokes! hay un montón de ellos y están petadísimos, parece que en Sainte los francos disfrutan con eso de cantar en publico, en uno, hay una chica rubia que se empeña en desgraciar una canción de Edit Piaff mientras la gente ríe toma copas y lo pasa bien.

Mi novia tenía cierta aprensión antes del viaje por como haríamos para hacernos comprender, yo tengo la teoría de que con una sonrisa y un par de palabras: gracias y por favor, aprendidas en el idioma que sea menester se puede recorrer el mundo sin problemas, pero lo cierto es que a veces viene bien conocer otras del país que se recorre. No tenemos ni repajolera idea de francés y entre los dos no logramos hablar un mal ingles, pero vamos yendo. Los franceses me parecen amables y se esfuerzan por entenderte y hacerse entender, así que no vamos teniendo problemas.

A la tarde, camino de Le Mont de Saint Michel comienza a lloviznar, cada vez llueve más intensamente, sin llegar al diluvio pero jode, la lluvia va empapando mi pantalón de cuero, mi novia lleva ropa de goretex y salva, pero lo mío va para grave, se me olvidó en casa el pantalón de agua, así que a joderse tocan, encima la moto entra en reserva y no hay una puta gasolinera en ésta autovía, salgo de ella y tampoco hay ninguna por allí ¿dónde coño echan gasoil a los tractores que cultivan estas tierras?, al final encuentro una, seguimos, mojándonos. Lo del cultivo de tierras también me llama la atención, yo tenía una vaga idea de que en España había trigo, cereales y girasoles por el sol, cuando era pequeño, con Franco, estudiábamos aquello de que “Castilla era el granero de Europa”, Franco era muy fantasmón, como mucho podemos llegar a ser una artesita, pero pequeña eh. Llegamos a Le Mont de Saint Michel, ya en Normandía empapados, buscamos un camping en las inmediaciones de la maravilla monumental que allí existe y dispongo lo mejor que puedo las cosas para secar la ropa dentro de la tienda pero ahora si, ahora parece que se desata el diluvio universal, encima llegamos algo tarde y está todo cerrado, menos mal que encontramos una tienda, bar, estanco (están señalados con un rombo luminoso alargado que dice TABAC) y conseguimos algo de pan y unas viandas, también consigo una cajetilla de chester de veinticinco cigarros por 5’20 euros, pienso en lo de dejar de fumar seriamente pero joder... me apetece la hostia un pitillo.

En el camping hay unos santanderinos que van a pasar el túnel de Calais hacia Londres, para ver a un amigo, van tres en dos motos de 250, eso son ganas y afición, lo demás es tontería.

LE MONT SAINT MICHEL (Normandía).
Al día siguiente nos vamos a ver Le Mont de Saint Michel por la mañana, no llueve pero el cielo está gris, el monte Saint Michel es precioso, alucinante, y es fruto de un sueño de un obispo ¿por qué los catálogos turísticos nunca cuentan “y fruto del trabajo de miles de personas”?, se le apareció el angel San Miguel en sueños y le dijo que construyese ahí una fortaleza y el tío la mandó construir, enorme, picuda, majestuosa, hermosa con su juego de mareas que está a punto de hacer que pierda su magia, los limos se van depositando y cada vez la fortaleza está más cerca de tierra, eso le haría perder gran parte de su encanto, nos advierten que el parking se cubrirá de agua en gran parte, hay que tener cuidado y retirar la moto a tiempo, una marea viva puede cubrirlo en su totalidad y es agua salada.
Dentro de la fortaleza nos enteramos de que hay un proyecto para devolver el lugar a su origen, vemos las maquetas y los textos que entendemos a trancas y barrancas, a veces no, están en francés lógicamente, espero de corazón que puedan realizarlo y la cosa salga bien, el sitio lo merece.
A la tarde noche llegan al camping unos motards alemanes, departimos un rato con ellos, uno gordo feo sugiere en plan buen rollo que le cambie la novia por un osito de peluche que lleva en la moto, lo siento por él, son más cómodas las tetas de mi novia que su osito, además la quiero y su osito está lleno de mugre, pienso que es marica y dice esa chorrada para disimular delante de los colegas ¿qué pinta un tio con un osito de peluche en la moto?. Me cuentan que por donde voy a circular las pasaré putas con la lluvia y que no se me ocurra circular por París en moto, los parisinos, según ellos, al mando de un vehículo se transforman todos en una suerte de Pierre Nodoyuna y se dedican a asesinarse unos a otros, creo que exageran un poco.

Vamos a Saint Malo, en la Bretaña francesa, es una ciudad que está más o menos a una hora de viaje desde donde nos encontramos, de esa ciudad salieron piratas y bucaneros hacia las antillas, más que nada a tocar los cojones a los galeones españoles que traían preciosas mercancías. La ciudad vieja parece hecha con escuadra y cartabón, amurallada en su totalidad (unos dos kilómetros) y rodeada de playas, todo en ella son lineas rectas de piedra. Los franceses se deleitan comiendo moulés al vapor (mejillones), la cosa no tiene mucha ciencia, se mete un montón de mejillones en una olla de presión con una hoja de laurel y et voila, tienes una maravillosa ración de moulés por cinco euros, parecen flipar con eso; los mejillones de estos lares son poca cosa, pequeños y dentro... más pequeños aún, pienso en estos franceses comiendo los mejillonazos que producen las rías de mi tierra, grandes, brillantes, limpios y con un buen trozo de molusco dentro. Paseando por la muralla me explico por que los mejillones franceses resultan tan pobres, no los cultivan en bateas como nosotros, plantan postes de madera en las playas cuando baja la marea, en esos postes colocan los mejillones pequeños y los dejan crecer, o sea, que sus moulés solo comen cuando sube la marea, los nuestros pueden hartarse durante las veinticuatro horas. Los franceses no parecen tontos, supongo que esa parte del Atlántico, sin el abrigo de unas rías o ensenadas, no es apta para tener bateas, en algo teníamos que superarlos ¿no?.

Vistamos las zonas del Desembarco de Normandía, que quieren que les diga, me quedo acojonado, los soldados que desembarcaron ahí tuvieron que echarle mucho, pero muchísimo valor, los alemanes tenían sus defensas en las zonas altas, ellos en las playas con mil obstáculos que salvar, los alemanes solo tenían que disparar a bulto para matarlos por miles y eso hicieron. Me imagino de ambos lados, por uno en una barcaza, con diecinueve o veinte años y viendo todas las defensas germanas, sabiendo que de diez papeletas para jugarme la vida tengo nueve y media y aun así no recularon, bajaron de las barcazas, me imagino también como alemán, con una ametralladora, ¡Dios que escabechina!, hay montones de monumentos a los americains, cementerios con la bandera USA y miles de cruces, algunas con la Estrella de David, alguna que otra tiene el nombre del soldado grabado en Oro. Los vencedores fueron respetuosos con los vencidos, Hitler no se lo merecería pero los soldados... solo cumplían ordenes, también hay cementerios alemanes, tienen menos tumbas y las cruces son de mármol negro. Cada cementerio tiene una capilla y unos guardeses que atienden los requerimientos de turistas o familiares de los finados que allí se presentan, en algunas inscripciones te dicen que “es un lugar para el respeto y que mantengas una compostura digna” ¿cómo no hacerlo? ¿habrá algún tarado que no se sobrecoja ante la magnitud de lo que ve?. En Point du Hoc rezo a mi manera una oración por los Rangers USA, ahí si que hizo falta valor para desembarcar, el terreno es totalmente desenfilado, simplemente si bajas de la barcaza te mueres, no hay otra, quedaron muy pocos para contarlo.
Los nombres de las playas del desembarco evocan nombres USA “Omaha beach” “Utha” y a poco que te muevas por la zona hay unos cuantos museos que te explican detalle a detalle como fue el Dia D a la hora H. Las calles de las localidades costeras tienen nombres homenajeando a los que se dejaron allí la vida, casi siempre hay una que se llama Rue de les Americains.
Se dice que la realidad, a veces, supera a la ficción, en este caso así es, uno ha visto El día más largo la mejor película sobre el Desembarco (para mi gusto claro), también Salvar al Soldado Ryan, creo que aquello tuvo que ser mucho peor que cualquier situación que se pueda simular en una película.

PARIS
En Normandía parece llover siempre, un día se puso a llover y no paró, solo a ratos, parece como si la naturaleza quisiese que los Normandos sepan que hay sol, pero solo se lo permite disfrutar con cuentagotas, de los tres días que pasamos en la zona llovió todos, hizo algo de sol, tímido, a ratos, a las noches siempre llovia. El día que partimos para París llovió toda la noche, amaneció lloviendo y partimos lloviendo y no dejo de llover hasta que llegamos a Paris, justo cuando nos plantamos delante de la Torre Eiffel, fue como un milagro, llegamos delante de ella, nos bajamos de la moto, nos alejamos un poco para contemplarla, de repente la Torre Eiffel se iluminó con millones de pequeñas bombillas y... paró de llover, ¡zas! cautivados desde el primer momento por la magia de Paris, debajo nuestra hay un charco de agua, estamos empapados (no pude comprar pantalón de agua), mi novia vuelve a estar en la ciudad que la vio nacer, todo es muy romántico, la Torre Eiffel sigue chisporroteando con sus luces de mil colores, es enorme, las postales, las fotos, no dan fe de su inmensidad, está excesivamente custodiada, soldados y policías patrullan sus inmediaciones en grupos, aún así son ínfimos ante el encanto que percibimos. El charco bajo nuestros pies se hizo más grande y es de noche, supongo que hay camping en Paris, antes de llegar habíamos preguntado en el de Versalles, estaba a tope. Las luces de la torre se apagaron (se encienden cada cierto tiempo para deleite de turistas pero a nosotros nos coincidió a huevo), miro a mi alrededor y Paris me da la sensación de ser una ciudad de mucha envergadura, más que Madrid, Caracas o cualquier otra que yo haya conocido, cualquiera busca a esas horas un camping en Paris. Buscamos un hotel, pienso que nos van a meter un calote impresionante ¡un hotel en el centro de París!, ni tanto, en unas calles cercanas a la torre encontramos un hotelito de dos estrellas, el Kensington, en la Avenue de la Bourdonais 79, por ochenta euros, con desayuno, el recepcionista habla un español perfecto y nos indica como podemos encontrar al día siguiente el camping en Le Bois de Boulogne. Salimos a buscar para cenar ¡la hostia puta!, vale que la zona es céntrica pero ver en la carta de un restaurante normálito que una ensalada vale cuarenta y cinco euros echa para atrás a cualquiera. Pasamos por una calle con restaurantes de hipermegalujo, dentro se ven grandes lámparas de araña, en la puerta porteros con librea y guantes blancos, en la calle los chóferes a bordo de Mercedes y algún Rolls ven algo en el DVD, ni se nos ocurre entrar, tras caminar un buen rato buscando un bar o algo sencillo donde comer un bocado nuestros huesos dan nuevamente en la Torre, hay un par de quioscos que venden bocatas, en la zona los bares ya estaban cerrando cuando comenzamos a buscar, a la vuelta ya estaban todos cerrados, los bocatas de los quioscos son una mierda y encima a precios escandalosos pero... Paris vuelve a hacer magia para nosotros. Al pie de torre llega una furgoneta, de ella se baja una mora vestida de negro con un chico que parece ser su hijo, abren una mesa y comienzan a poner sobre ella viandas, panecillos, carne, pinchos morunos, fiambre, fruta fresca, refrescos, cerveza y... una barbacoa, enciende las brasas y una gente que no sabemos muy bien de donde sale aparece allí, casi todos arabes, compran de todo en francés, me como la cabeza con mi novia para ver como podemos hacernos entender y que nos ponga unos pinchos morunos hechos en aquellas brasas (huelen a gloria o tenemos un hambre del copón), me acerco tímido y comienzo a hacer señas y a hablar en voz alta en español, remato con un sivuplé

-No hace falta que chilles (dice la mora sonriente), te entiendo perfectamente, pasé en patera y crucé España, trabajé allí un tiempo
-oh, perdón, gracias, quería unos pinchos morunos y unas coca colas

Pedimos algo más, no recuerdo bien el que, cenamos de puta madre por veinte euros, eso en Paris como verán más adelante es un pequeño logro.

Al día siguiente, sequitos y repuestos con un suculento desayuno que tomamos mientras conversábamos con una parejita de ancianos uruguayos-gallegos que recorrían la vieja Europa nos fuimos a buscar el Camping, está en Le Bois de Boulogne, allí comencé a distribuir el tiempo para ver todo lo que Paris tuviese a bien enseñarnos ¡yo y mis cojones íbamos a ser capaces de ver Paris en un par de días!, ¡y un huevo! Paris es mucho Paris de nuestro señor, aunque tus intereses sean mínimos y seas tan ignorante como yo no ves París tan fácilmente. El camping está bien surtido de folletos informativos, te regalan un plano más que suficiente para orientarte por París y los chicos y chicas que hay en la recepción hablan varios idiomas, así que mal será que no te empapes de todo lo que necesites allí. Hay un chico portugués que me facilita todo lo que deseo saber, le pregunto también por donde está la marcha en Paris, me mira incrédulo

-Voçe ten muito dinheiro pá! (pá es una expresión portuguesa, como aquí cuando decimos "coño" "joder" o "la hostia" con la diferencia de que allí no es taco ni palabra malsonante)
-Não, son pedreiro na Espanha (pedreiro es albañil)

Se ríe a mandíbula batiente, un albañil pretendiendo ir de marcha en Paris jajaja, que risa tia Felisa, y me explica que París es terriblemente caro, sobre todo para eso, un local de moda puede cobrar unos doscientos euros por la entrada y que una juerga decentita puede salirte por la friolera de quinientos euros para arriba, y eso siendo muy cutre, me muestra algunas publicidades de discotecas y efectivamente allí están los precios, las consumiciones las ponen en plan oferta 80 euros de nada un cubatilla, que maravilla. Replanteo mi pregunta ¿a dónde puedo ir para “ver” la marcha de Paris?, eso ya es otra cosa, me explica por donde puedo moverme para vislumbrar algo de la marcha de Paris.

París, a pesar de sus magnitudes resultó ser una ciudad fácil de recorrer (no, a pié no), quiero decir que es sencillo, con un plano, orientarse en ella para el viajero, al menos en la zona centro que es donde está prácticamente todo lo que interesa, Los Campos Eliseos cruzan la zona centro en su practica totalidad, desde el barrio de La Defense hasta el Louvre, a partir de los Campos Eliseos puedes buscar otras calles, por si eso no fuese suficiente casi siempre vislumbras el Sena, que también puede ser una referencia orientativa, eso no es problema pero... Los alemanes con los que charlé en Normandía tenían razón, toda la educación que muestran los franceses conduciendo en el resto del país se pierde en Paris, eso es una gran carrera de autos locos, no es extraño ver pequeños golpes cada dos por tres, se conduce casi igual que en Vigo (por algo aquí pagamos más por el seguro que en cualquier otro lado de España), pero más rápido, mucho más rápido, no fue difícil adaptarme a su forma de conducir, salía del camping hacia los Campos Eliseos, buscaba un camión de reparto, me colocaba detrás de él siguiéndolo y rezaba para que ninguno de aquellos locos me golpease, si el camioncito se desviaba de mi ruta intensificaba mis rezos mientras buscaba otro camioncito protector. Se preguntarán ustedes que por qué un camioncito, pues verán, es que el camioncito en primer lugar va despacio (en París he llegado a circular a ciento diez por hora, simplemente para que no me arrollasen) y para adelantarlo necesitan espacio con lo cual los adelantadores se alejaban de mi a una distancia prudencial, cuando no había camioncito les aseguro que ven parachoques a muy escasos centímetros de sus piernas, las motos en Paris vuelan a toda leche por cualquier lugar, no intenten emularlos, eso es para profesionales que sean de Paris, en un par de ocasiones no tuvimos sendos accidentes de milagro ¿saben el chirrido de frenos cuando algo va a chocar? aún lo escucho ahora sintiendo como un vehículo se desplazaba hacia nosotros y quedaba detenido a escasos centímetros. Terrible la conducción en Paris.
Una noche de sábado nos fuimos a “ver” la marcha parisina, eso ya fue el despiporre, como ya quedó claro ir de marcha en Paris resulta prohibitivo, incluso para los parisinos, así que los jóvenes organizan un botellón un tanto peculiar, se van con sus coches a los Campos Eliseos, dentro de los coches hay bebidas y se les ve a ellos con grandes vasos tomándolas, música a todo trapo y a toda hostia por esa enorme avenida, ahora para arriba, ahora para abajo, gritan de coche a coche, se echan carreritas y parecen pasárselo en grande; paré la moto acojonado, y no la moví hasta que percibí que amainaba el temporal de jovenzuelos motorizados. Asi las cosas y como siempre tiene que haber un pringado, de todos aquellos chalados, la policía municipal decidió denunciar a uno por aparcar mal y ese uno fue el que suscribe. La cosa fue que mi novia tenía que comprar un medicamento en una farmacia, había una en los Campos Eliseos y aparqué en la acera (en París hay aparcamientos para motos y lógicamente es obligatorio usarlos), me puse a pasear por allí mientras ella compraba y de pronto veo a dos policias escribiendo al lado de mi moto, aprendí francés cagando hostias, que pensé que tendría que pagarla en mano:

-pardón mesie, je sui a turist, pardón sivuple (a escribirlo no aprendí aún)
-no mesie, pague la santión en le establecement du tabac
-ah, en le establecement du tabac... vale, vale, vale colega, voy ahora mismo, gui gui, gui mesie... je pagué en le tabac.

Supongo que ya dejaron de esperar por que yo fuese a pagar la sanción. No es cosa de enorgullecerse por infringir las normas de tráfico, pero tampoco es cosa de ir soltando 37 euros si no te apuran mucho para ello.

Nos paseamos por el viejo barrio de putas parisino, la Rue Pigalle, mucho sexshop y antros con mastodonte en la puerta que pretende ser amable invitándote a entrar, eso si, previo pago de ochenta euros, declinamos las invitaciones, también hay un carterista, yonki, que pretende robar a un turista, es tan torpe que casi le parten la cara, entramos en algunos sex shop, por la cosa de ver las ultimas novedades de París, una parejita española prueba una fusta, ella le da a él golpecitos y él dice "para que duele", yo le digo a mi novia que se pruebe un corsé espectacular que hay allí, no pienso comprarlo que vale una pasta pero le hago una foto, dice que pasa de mi, que soy un guarro libidinoso y un cerdo.

En esa calle está El Moulin Rouge ¿saben ustedes lo que cuesta colocar la moto delante para hacerse una puta foto?, es casi imposible, cientos de japos están allí, inmortalizándose con todo tipo de aparatos, al final la coloqué a la brava, les dio igual, siguieron inmortalizándose, creo que mi moto está en mil fotos de japos, si encuentran alguna imagen en internet con uno o dos japos (o más) al fondo el Moulin Rouge y entre ambos un tío cabreado que hace gestos raros y sobre una moto no se extrañen de nada, el de la moto soy yo y no es ningún fotomontaje raro. Mi novia ese día demostró ser la mujer más paciente del mundo. En el Moulin Rouge, curiosamente y a pesar de los doscientos ochenta euros de entrada (con botella de champagne incluida) entra gente, y además gente bien, había una cola larga con toda la peña de tiros largos y de cuando en cuando llegaba algún cochazo, el chofer se bajaba, abría las portezuelas y salía más gente guapa dispuesta a ver el espectáculo, yo no entré, podría decir que por dejar algo para visitar de nuevo Paris pero creo que ustedes no se lo creerían, de todos modos, si algún día puedo volveré y subiré a la Torre Eiffel, y si puedo más... entraré al Moulin Rouge.

El Louvre, que quieren que les cuente, no soy un entendido en arte de ningún tipo, simplemente me gusta un buen cuadro o una buena escultura, entramos al Louvre a las diez de la mañana, salimos a las seis de la tarde y sin comer, dentro no venden nada comestible, comimos en un chino cercano, concretamente en el barrio de Las Tullerias y la cosa nos salió por unos cuarenta euros (les iré poniendo los precios por si alguien interesado en viajar por los sitios que vaya describiendo sepa a que atenerse).

Notre Dame no impresiona mucho por fuera, pero si eres capaz de aislarte de los turistas japoneses, si tu mente es capaz de ver lo que subyace tras el turismo masificado podrás percibir el encanto de esa zona, una chica hace pompas enormes de jabón para deleite de los niños, más lejos una señora mayor pone arroz en la mano de los niños, los gorriones bajan a comer a sus manos revoloteando alrededor, dos ancianos que supongo amigos de la señora y tertulianos sonríen ante el asombro de los pequeños. en Paris ocurre un poco como con la foto El Beso de Doisneau (si, coño, ya se que la foto está preparada, pero tiene su encanto), puede estar todo tremendamente masificado pero si buscas encanto hay mil pequeños detalles donde lo encontrarás. Un café y una coca cola en un bar normal al lado de la basílica nos cuesta diez euros, cosa que ya no me tuvo mucho encanto. Un helado y un café en una terraza de los Campos Eliseos costaron casi 25 euros (estos detalles ya no tienen tanto encanto), dentro de la iglesia una solista canta, tiene una voz preciosa, hasta a un patán como a mi se le eriza el vello al escucharla.

La Defense bien merece un paseo, es el barrio moderno de Paris, cambia todo, da la sensación de que estás en el Nueva York de los rascacielos, en ese barrio está un Alcampo y es fácil llegar a él desde el camping, era el lugar donde hacíamos las compras, también hay un enorme centro comercial con infinidad de tiendas de moda. Quizás alguien piense que un barrio tan moderno como La Defense no queda bien a París, pues no, en París no se por que razón todo parece construido pensando en lo que se construirá y lo que se construye parece dispuesto para que quede perfecto con lo que ya estaba, el barrio podría desentonar pero está en un lugar tal, que para mi gusto añade un nuevo encanto a París.

Para flipar un poco viendo tiendas de las primeras marcas de ropa y complementos el lugar más indicado no es los Campos Eliseos, donde si verás algunas, has de irte a una calle paralela La Rue Saint Honoré, ahí es donde se ve el nivel de París, me quedé flipado cuando vi salir de un hotel a un moro con su señora, iba vestida de negro y llevaba un antifaz de oro, no se por qué pero lo llevaba, todo eran seguratas de pinganillo en la oreja y tres cochazos negros con cristales tintados, también vimos unas pinzas de esas de depilarse las cejas, costaban 28 euros las pincitas, imaginen ustedes el resto.

Ahora ¡ojo al dato! que les vendrá de maravilla si van por París si quieren comer, casi al lado de la Rue Saint Honoré, en Rue Cambacérés 20 bis, hay un localcito, Aux Goûts d’Asie dentro hay una mujer asiática, un mostrador y unas mesitas, todo muy humilde pero digno, pueden comer dos personas de menú por 16’60 euros, se come bien, contrasta al lado de vestidos de varios miles de euros encontrar ese local, pero allí está, la pena fue que no lo descubrí el primer día. Es comida asiática pero no es el típico restaurante chino, en el mostrador hay cuatro o cinco cazuelas con comidas preparadas y postres diversos, de lo que hay puedes elegir un primero y un segundo, si uno no tiene mucha liquidez el local viene de maravilla.

En el Arco del Triunfo ocurre como con la Torre Eiffel, las postales no nos aproximan a su magnitud, en el centro del arco hay una tumba al soldado desconocido con un pebetero en el que arde una llama, dentro del arco un museo sobre Napoleón, los franceses, al contrario que los españoles, no tienen complejos idiotas, la historia es la historia, sin más, si lo pensamos bien Napoleón fue un gran hijo de puta, pero allí está su homenaje, y grabado en la piedra nombres de unas cuantas batallas totalmente incorrectas: Zaragoza, Bailén, etc.

Otro lugar para hacer compras es las Galerias Lafayette, como el Corte Inglés en España pero a lo bestia y un pelín más glamuroso.

El día que lo visitamos una familia homenajea a alguien, supongo que un pariente, militar, muerto en algún lugar, hay un grupo de soldados veteranos que rinden honores, un niño deposita unas flores en la tumba del soldado desconocido. Que cercanos y diferentes somos, Francia está llena, en casi todos los pueblos hay uno, de monumentos a sus soldados caídos por la patria, aquí por el simple echo de poner una bandera nacional se monta la de dios es cristo. Desde lo alto del Arco del Triunfo se ve todo Paris. Los parisinos parece que saben que tienen una ciudad bella, digna de ser vista desde arriba, hay varios sitios en que esto puede hacerse además de la propia Torre Eiffel (cobran 20 euros por subir arriba de todo), a la Torre no subimos, por varias razones, mi novia tiene vértigo, habíamos visto París desde varios sitios elevados y quise dejar una excusa para volver, después me arrepentí, el padre de mi novia que estuvo emigrado tiempo ha en París nos dijo que teníamos que haber subido, que verdaderamente es impresionante y no es un hombre fácilmente impresionable, pero... otra vez será.

Recuerdo que cuando yo era peque, en los libros se explicaba (ya había muerto Franco eh), que el Palacio de la Granja de Segovia, en España, era una replica del de Versalles, que quieren que les diga, tiene un aire, mejor dicho una brisilla pero no hay color, Versalles es bestial en todos los sentidos, jardines, palacios, arte. Versalles tiene un lago artificial, de esos con botes para remar en la zona ajardinada que sale de los propios jardines del palacio, nos pusimos a caminar por él, así a lo tonto y llegamos al final, había un letrero que ponía “Chateau 3’5 kms”, a partir de este detalle imaginen ustedes la envergadura del resto, solo vimos una parte del palacio, pensé que en un día iba a ser difícil verlo todo. Me llamó la atención un detalle que no se por que razón no se obliga aquí en España, no se si ustedes visitaron alguna vez Sevilla o alguna otra ciudad con carros de caballos para que paseen los turistas, Sevilla, por mucho que lo digan canciones y propaganda, en verano no huele a azahar, huele a mierda de caballo, la ultima vez que estuve el caballo echaba su pastelito y allí quedaba a la espera de ser barrido, como mucho, el cochero lo limpiaba con un cubito que lleva al efecto. En Versalles los carruajes, entre el caballo y el pescante, abajo, llevan un bolsón de plastico negro que recoge la posible necesidad del caballo, sin que esta caiga al suelo, después el cochero supongo que se dirigirá a un lugar adecuado para limpiarlo, este mismo detalle lo vi en otras ciudades europeas, hay un motivo aún más importante para obligar a esta practica en España, las localidades que visite no sufren cuarenta grados a la sombra en su vida, aquí son bastante normales y eso, queramos que no, afecta a la pituitaria, el sistema no me parece ni difícil ni caro de implementar, a ver si nos vamos haciendo europeos y copiando lo bueno un año de estos (a lo mejor estoy metiendo la pata y ya se estila por aquí eso, no lo se, algún sevillano quizás pueda decirlo).

Los domingos, por lo que se ve, muchos franceses se van a los jardines de Las Tullerias, esos jardines están llenos de sillas metálicas que los parisinos cogen, colocan donde mejor les place y descansan en ellas viendo pasar gente, leyendo, conversando entre ellos, me pareció una actividad agradable, los niños juegan en las fuentes con unos barquitos de vela sin motor ni nada, el truco consiste en orientar la vela al viento de forma que el barquito navegue por la fuente de la mejor manera posible, hay también allí un parque de atracciones, dos japonesas montan en una bola que sale disparada hacia el cielo, sus gritos llaman la atención de todo el mundo, cuando la bola se detiene ríen, creo que les dio un ataque de histeria o algo así, poco a poco se les va pasando, la situación resulta divertida. Otro lugar de esparcimiento para los parisinos en el fin de semana es el Bois de Boulogne, lo recorremos muchas veces a distintas horas, y si, de noche hay putas y travestis que te llaman con gestos insinuantes pero por lo que me cuentan no es lo que antaño, están escondidas entre las arboledas y los arbustos, al parecer está prohibido ejercer allí, aunque algunas lo sigan haciendo arriesgándose a multas de hasta seis mil euros o prisión, El Bois de Boulogne es inmenso, puede uno perderse en él con un vehículo y pasar un buen rato para salir, el domingo hay gente de todo tipo haciendo de todo, jugando al futbol, haciendo una barbacoa o haciendo una fiesta. Hay un lugar del parque con un montón de gente, miles de personas, hay unas banderas con dos franjas rojas y una blanca central, hay muchas banderas de esas y me llama la atención, nos acercamos con la moto a ver que es, pienso que es un acto político o similar, sobre la moto nos sacamos los cascos, parecen estar divirtiéndose suena salsa o algo similar por unos altavoces, cerca hay unos chicos y unas chicas vestidos con ropa deportiva, un poco más lejos hay más gente, le grito a mi novia para que me escuche sobre el ruido del motor un “parecen sudacas, que raro”, no lo digo por mal rollo, pero alguien no piensa igual, los chicos que están próximos me escuchan y me miran así como diciendo “que poco te queda gilipollas”, justo en ese momento, muchos metros detrás de ellos comienza a desplegarse al viento una enorme bandera, en el centro, además de los colores mencionados se ve claramente el escudo de Perú, los chicos siguen mirándome como diciendo “de que va éste”, nos colocamos los cascos, meto primera y salgo a toda leche, creo que acabo de comprar varias rifas para una ensalada de hostias pero decido desechar tan maravilloso premio (siento haber dicho lo de sudacas, pero oigan, cuando hablo con mi novia no me paro a ser políticamente correcto, en ningún caso era mi intención ofender a nadie).

Vemos también Paris al atardecer desde Le Sacre Coeur, que razón tenía Humpry en Casablanca con aquello de “siempre nos quedará París”, las vistas son impresionantes. También impresiona llegar a Montmartre, que es donde se encuentra la basílica del Sagrado Corazón. Fuimos en metro y por lo que se ve era hora punta, iba abarrotado, siento decirlo pero toda la magia que tiene París y todo ese glamour lo pierde en el metro, huele que apesta a humanidad, al menos la linea que va desde La Notre Dame a Montmartre. Cuando llegamos a Montmartre flipamos un poco, sales de la boca del metro y da la sensación de que estás en África. Me da la sensación que el barrio parisino de los artistas, residencia de Picasso o de Henry Miller cambió un tanto de rol, había negros por todas partes y la mayoría de las tiendas estaban regentadas por negros, cosa que me da exactamente igual pero quieran que no un paleto como yo flipa un poco al ver tanto negro en una ciudad en la que espera encontrarse con una mayoría de gente blanca. Al bajar del Sacre Coeur veniamos detrás de dos abueletes ingleses, bajabamos ya anochecido por una calle llena de tiendas de souvenires y creo que salvé al abuelete de que le robasen la cámara de video que llevaba al cuello, no estoy muy seguro pero me da que si, uno de los moros comenzo a tontear con los abueletes y a incordiarlos, llegó a señalar la cámara y el abuelete se apartó hacia un lado con cara de preocupación, yo lo único que hice fue mirar al moro mal, pero muy mal, creo que todo lo mal que pude y el moro reculó sin decir palabra, cosa que me alegró mucho, que eran dos y de mi talla, se fue a su esquina murmurando algo, no creo que haya que dejar que roben a alguien aunque ese alguien sea inglés. El caso es que la zona de Montmartre no me pareció muy segura, vayan con cuidado por allí y no se metan en callejones oscuros.

La ultima visita se la dedicamos a la Plaza de la Bastilla, se que allí solo hay un monolito (La columna de Juliet se llama), pero que quieren, me gusta pisotear los lugares donde ocurrió algo y ahí creo que toda la humanidad ganó mucho, en el monolito dice:

A la gloire des citoyens francais qui sarmerent et combatirent pour la defense des libertes publiques dans las memorables journes des 27, 28, 29 juliet 1830.

Pues eso, muchas gracias esos queridos citoyens, gracias a ustedes somos un poco más humanos. Nos vamos de Paris, pongo a la Arpia rumbo a Brujas.

PAISES BAJOS
No cabe duda de que a las gentes de estas tierras les gustan las dos ruedas, el transporte por excelencia es la bicicleta ;).
Brujas es una pequeña ciudad, puede que no tenga nada grandioso pero no se le puede negar encanto. Hasta palillan y todo, como en Camariñas. llegamos atardeciendo a un camping tranquilo lleno de autocaravanas y alguna tienda, hay una familia de españoles que charlan con nosotros un rato, es un drama familiar, el marido es un enamorado de las dos ruedas, tiene una Goldwing pero su mujer le dice que nones, que en moto no viaja ni de Madrid a Parla, así que está jodido, viaja en una caravana. No hemos podido comprar comida para cenar, así que nos vamos al centro y buscamos algo, hay un chino que tiene su carta en el exterior menú para dos personas 23’50 euros, entramos todos convencidos, el chino por dentro es lujoso y elegante, demasiado elegante, no tiene las horteradas típicas de los chinos, comienzo a mosquearme, ese sitio no puede ser tan barato, he comprobado que cuanto más subimos más caro va resultando todo (la gasolina es una media de diez centimos más cara que en Francia), ya hemos pedido la comida y la van trayendo, yo mientras converso de las incidencias del viaje con mi novia sigo con la mosca tras la oreja, se lo hago saber, en una mesa cercana están las cartas de menú, la coge y la relee “por persona” son 23’50 euros por persona, me cago en la puta, y eso por una mierda de menú chino, sin vino ni gaitas en vinagre.
Brujas es más o menos del tamaño de Santiago de Compostela, más o menos, no tiene una gran catedral, ni museos importantes, todo en ella podría calificarse de antiguo pero normalito, la belleza de brujas está en su conjunto, da la sensación de que si le quitan algo ya quedaría descompensada, la plaza mayor es realmente espléndida, en ella hay cientos de bicicletas aparcadas, es el medio de transporte por excelencia y la ciudad se presta a ello, es asombrosamente plana. Me hace gracia la historia de la Basilica de la Santa Sangre [otro link], [otra foto], como bien saben ustedes hubo un tiempo en que las reliquias abundaban por Europa, cientos de clavos de Cristo, montones de cráneos de San Juan, miles de espinas de la corona de Jesús, pero aquí en Brujas un cruzado se lució, el tio se llamó Dietrich Thierry de Alsacia, conde de Flandes, creo que debió de ser el más original de todos, ni corto ni perezoso cruzó Europa, se plantó en Jerusalén para participar en la II Cruzada y a la vuelta se trajo nada más y nada menos que sangre del mismisimo Cristo como souvenir, y coló ¡manda carajo!. Los turistas franceses aquí en Brujas también se deleitan con los moules, todo el mundo come moules aquí.

Evidentemente en Brujas destaca y gira todo en torno a su Plaza Mayor, hermosa y concurrida plaza llena de terrazas y restaurantes. Los amantes de la cerveza disponen de varios museos para visitar en la localidad yo no visité ninguno por que no me llaman la atención, también hay diversos museos dedicados a cosas bastante concretas pero los dejé de lado, ya digo, cuando viajas largo tienes que elegir cosas.

Antes de partir encuentro una tienda de deportes de aventura, tiene buenos precios y me compro un pantalón de agua que resulta ser de fábula.

En Brujas hay una oficina de turismo, por solo un Euro puedes adquirir una buena guía sobre la ciudad, dispone de ordenadores con páginas de la ciudad y hay funcionarias que hablan español. Para orientarte solo tienes que escuchar, la pequeña ciudad está llena de estudiantes de eso del Erasmus, muchos son españoles que pueden informarte de cualquier cosa.

Camino de Ámsterdam no tomo la línea más recta, quiero pasar por Breda, tengo interés en ver esa ciudad, más que nada por la batalla que allí montamos los españoles ¿qué coño se le perdería a aquellos reyes en una ciudad como aquella?, simplemente pasamos por ella, comemos allí en un supermercado, no tiene nada de especial, solo tenía curiosidad de pasar por allí, creo que ya lo dije, me gusta pisar los sitios que tienen su historia y sus leyendas.

En una carretera de la costa holandesa me llevo un susto de muerte, voy tan tranquilo en la moto y de repente se suelta la pantalla que con tanto primor había soldado mi colega Juan (que también construyó con buen arte el bastidor para las maletas de la moto, gracias a él el viaje fue más comodo), se suelta de un lado y casi nos vamos a tierra del susto, paro y la arreglo con una cinta de esas de sujetar el teléfono al cuello que llevo en una maleta, bueno, arreglarla lo que se dice arreglarla no, le hago un apaño. Seguimos... poco más adelante otro susto, se rompe la soldadura del otro lado, saco la cinta que había puesto entera antes la corto y hago tres cintas, sujeto la pantalla en un punto inferior a las traviesas de la horquilla y las otras dos al manillar, espero que aguante hasta Ámsterdam.

Aguantó. Llegamos a la ciudad de todos los pecados: Ámsterdam. Lo primero que hago a la mañana es comprar unas abrazaderas para arreglar bien la pantalla de la Arpía, compro abrazaderas de más, por si acaso. No venga usted aquí, a Ámsterdam, buscando monumentalidad, que no le engañen con eso de la “Venecia del Norte” ni nada semejante, no deja de tener su encanto pero... ni tanto. A ésta ciudad se puede venir, supongo, a muchas cosas, pero lo que más abunda es juventud de toda Europa (desgraciadamente también ingleses borrachos) que viene aquí con un único fin, correrse la juerga padre. La gran protagonista del paisaje urbano y del extrarradio es el agua, hay agua por doquier y en el agua montones de barcos amarrados que sirven como viviendas flotantes. Cogimos un camping en el extrarradio, hay agua y hierba por todos los lados, la fauna avícola, anátidas principalmente, es abundante, me immagino que aquí lo de la caza de patos no se estila, se ven volando y nadando por todos los lados, también cisnes, grullas, limícolas, de cuando en cuando en las inmediaciones del camping aterriza alguna bandada de patos, están muy acostumbrados al ser humano, a veces entran en alguna tienda de campaña en busca de comida, a mi novia le resulta divertido, se nota que nunca vio una cagada de pato.

Me da la sensación de que puede resultar complicado moverse por Amsterdan y el camping está un poco alejado del centro, decidimos coger el transporte publico para no perdernos, pero resulta un tanto engorroso, hay que hacer transbordos y nos limita la hora de llegada al camping por la noche, así que volvemos a usar la moto.

Ámsterdam es una ciudad para ir de marcha, da la sensación de que solo sirve para eso, que lo demás es secundario. Hay marcha para todos los gustos los coffeshop para los consumidores de cannabis y todos sus derivados, en uno, que me cuentan es el mejor coffeshop de la ciudad, el Bulldog en pleno centro del Barrio Rojo adquiero un paquete de cuatro porros, no fumo de esto yo desde hace años, pero me apetece fumarme uno de forma legal. No tengo ni puta idea de cómo se compran porros en Amsterdan, entramos en varios coffeshop y vemos gente fumando, incluso en alguno hay un grupo con una pila de maría en el centro de la mesa, pero no se como se compra. En el Bulldog estoy mirando en busca de alguna pista para comprar unos porros, o maría, a la fuerza ahorcan, el tabaco por estos lares ya superaba los siete euros la cajetilla de chester, así que compré tabaco de liar y creo que estoy echo un maestro en este difícil arte. En el Bulldog hay un grupo de tíos que hablan español y me dirijo a ellos en busca de ayuda con un “oye, haced el favor, ya que sois españoles aprovecho ¿cómo se pillan porros aquí?” están hasta el culo de petas, tienen las caras deformadas de tanto reír, uno de ellos me espeta “no somos españoles, somos catalanes”, le digo que vale, que me da igual su rollo político, si quiere me dice como se pillan porros y si no me alegro, me dice que a un español no le dice nada, ¡manda huevos! cruzas media Europa y te encuentras a un único imbécil y va y es Español, sus colegas me dicen que le disculpe, que le dio por el rollo político con el subidón y está gilipollas, me informan como comprar porros, la cosa es simple, en la pared hay una “carta de porros” colgada, pides el tipo que quieras y te dan una cajetilla con cuatro canutos, pido los Joint Love, al menos tienen un nombre llamativo y erótico. Me voy a fumar uno allí mismo y uno de los españoles me advierte “mira, se ve que no controlas mucho esto, los canutos de aquí no son como los de España, si no estás acostumbrado te dejan KO, mejor fúmatelo en cama cuando no tengas que conducir” pienso que no está mal hacerle caso, al poco vuelve el gilipollas que no se considera español y me suelta un rollo sobre que yo soy un imperialista que quiero invadir Ámsterdam, le digo que está gilipollas y me dice que si, pero que al menos no es imperialista, todo esto lo dice sonriendo con cara de loco, sus colegas se ríen de él, después va a darle la turra a una rubia que no sabe liar un porro y está tirando toda la maría por el suelo. Un detalle curioso de los coffeshop son los precios, un refresco sale por un euro cincuenta, un cubata de JB por tres euros cincuenta ¡ahora me explico el juergón que impera en esta ciudad!. La peña va pasadísima.

Paseamos por el Barrio Rojo, las putas, tras el cristal de sus escaparates miran cansinas hacia fuera, algunas hacen calceta o ganchillo, otras ven la TV o juegan a la playstation, las hay jovencísimas y viejas como él mundo, en muchos escaparates hay carteles que indican que está prohibido sacar fotos, en un par de casos unos turistas despistados pretenden hacer fotos, un gorila se lo impide, con buenos modales, no hay mal rollo, su presencia física es bastante disuasoria.

La forma de contratar los servicios de un puta en Ámsterdam puede ser de todo menos discreta, esos escaparates en la mayor parte de los casos son la puerta, dentro, tras la puta que está sentada, puede verse la cama, los condones sobre la mesilla, una lamparita roja, le haces una seña y ella abre la puerta-escaparate la contratas, entras, corre una cortina opaca y haces lo que tengas que hacer, total que te ve todo el mundo, contratarla y salir.

El Barrio Rojo tiene otra particularidad que me hace pensar que no es tan terrible eso del vicio y la depravación, las mujeres están en los escaparates, expuestas, quizás esté mejor dicho exponiendose, más o menos con lencería sugerente, bikinis, algunas en toples, también hay travestis en algunos, fuera en la calle pasan los viandantes indolentes, familias con niños, son familias de allí, hay niños que juegan a la pelota al lado de esos escaparates como si fuese lo más normal del mundo, está en pleno barrio rojo, tres monjas van hacia ella ante los escaparates, pasan entre un grupo de homosexuales escandalosos.

Otra cara de Amsterdan es la de la homosexualidad, presupongo que es un paraíso para ellos, en dos ocasiones nos encontramos sin comerlo ni beberlo en plenas fiestas gay: la Navigaytion, que es una especie de desfile de barquitos con música de todo tipo por uno de los canales, los barquitos van abarrotados de gays, lesbianas y travestis montando fiesta, Otra nos la encontramos justo al lado de la casa de Ana Frank: la Spraygay, dos lesbianas se morrean a conciencia en un banquito junto a la pequeña estatua de Ana Frank, un montón de locazas bailan en la plaza al ritmo de una musica machacona.

Hay cientos de negocios, hoteles y casas que exhiben la bandera del arco iris, bares en los que la mayoría de la clientela es gay, peluquerias, etc. ya digo, presupongo que es un paraíso para ellos, nadie se mete con ellos ni ellos con nadie, todo el mundo es feliz, en eso creo que puede ser una ciudad que da ejemplo a otras muchas. Posiblemente el pecado, la depravación, solo estén en nuestras mentes llenas de prejuicios.

Visitamos la casa de Ana Frank, la parte de atrás donde ella, su familia y otras estuvieron escondidos una temporada hasta que fueron delatados y “detenidos”, sobrecoge el lugar, sobrecoge que el ser humano pueda llegar a hacer tanto daño a sus semejantes. A la salida de la casa hay unos escritos que advierten que el nazismo, las ideas totalitarias siguen ahí, latentes en la sociedad, hay una foto grande de la pequeña estatua de Ana Frank que está en el exterior, alguien tiempo atrás pintó una esvástica en el pedestal de mármol. Mi novia me pregunta por que lloro, hay unas lagrimas rebeldes en mis ojos, supongo que es por pura rabia, por no pillar al hijo de puta del spray y meterselo por el culo o romperle la cabeza con él, ya ven, violento que es uno.

Mientras paseamos por el Barrio Rojo nos ofrecen todo tipo de droga y en todos los idiomas posibles: coca, anfetas, speed, pastillas, hay de todo en el mercado negro, generalmente nos la ofrecen negros, me da la sensación de que allí los negros, en lugar de vender cds piratas venden droga de todo tipo.

Pasamos delante de un pub que está petado, no se cabe, en las cazadoras y chalecos se ven colores de mil y un moto clubes de Europa, no puedo entrar, no es que no me dejen, es que no quepo el garito se llama Excalibur, seguimos paseando y volvemos a dar con un pub en el que la peña viste de cuero, pienso que es otro garito motero y me dirijo hacía él, pero no, es otro cuero, y latex, y correas, y shorts cortos y tíos con brazos del tamaño de mis piernas que se dan mucho cariño mutuamente. Me paro en seco, no quiero pasar por allí, mi novia me recrimina, no sabía que yo odiase a los maricas, que voy a odiar, lo que pasa es que voy vestido de cuero yo también y la verdad... no me apetece una mierda que alguno confunda mi estilo y el suyo y pretenda darme todo su cariño.

Paseamos por el día y en Ámsterdam, la juerga parece no tener fin, a las once de la mañana pasamos delante de un garito que se llama Music, beers and tits, está abarrotado, entramos, lo que más abunda son ingleses bebiendo pintas de cerveza, borrachos como cubas, la barra está atendida por chicas en toples que se turnan, unas atienden y otras bailan sobre la barra.

Hay cientos de pubs y discotecas, con varios pisos y varios ambientes, el personal de seguridad de los garitos parece muy profesional y curtido, no se por que pero me da la sensación de que los porteros hispanos ahí no serian contratados, permiten la entrada a todo el mundo, no se meten con tu chaqueta o tus zapatillas de deporte, pero eso si, parecen no perder a nadie ni a nada de vista, unos ingleses son arrojados de un local, caen en la calle y los porteros forman una barrera en la puerta, los ingleses se ve que no quieren llevar y se largan con su borrachera a otra parte.

Los policias patrullan en moto, solos, el Barrio Rojo, van rápido con la moto, da la sensación de que no paran por nada ni por nadie, me da la sensación de que son muy bordes o están muy de vuelta de todo, estamos en un puente, un policía se baja de la moto y comienza a aporrear a un negro, no pide explicaciones, ni documentación, nada, solo le da un porrazo tras otro hasta que el negro cae al suelo, el policía se monta en la moto y se larga, el negro quedó en el suelo y nadie hace ni el más mínimo caso, al momento aparece un coche patrulla con dos policías y se llevan al magullado negro que no se que coño hizo.

Una tarde vuelvo a pasar por el Excalibur, apenas hay gente, dos Hell’s Angels y algunos de otros motoclubes por allí, hay un gran letrero que dice “This not is a coffeshop but you are free of smoke joint”, el dueño se llama Aja y me pregunta que donde se meten los moteros españoles, en su local para peña de toda Europa pero casi nunca hay españoles, pongo la excusa de que en España hace buen tiempo y allí llueve, no le sirve, allí hay muchos italianos, le explico que a lo mejor es por que tenemos mucha marcha y buenas playas, en Italia hay buenas playas pero no mucha marcha me dice que soy un jódido español, pero de buen rollo, y utiliza unas lámparas a modo de batería. afuera hay una tía que quiere que le haga fotos desnuda, mi novia la mira mal, muy mal, extremadamente mal, pero la tía no se corta, dice que está buena y se levanta el jersey mostrando el vientre, mi novia la mira peor y yo le digo que está vieja (lo está), pasa de nosotros.

En uno de estos paseos me pego el carrerón del siglo, al bajar de la moto se me olvida la cámara digital sobre una maleta de ésta, me doy cuenta cuando ya estamos en el quinto coño y vuelvo corriendo a toda leche, no pensé que a mi edad pudiese correr tanto, curiosamente en Ámsterdam la gente debe de ser bastante honrada, cosa que no me extraña tras ver actuar a su policía, la cámara está allí.

El ultimo día, a la mañana nos vamos al museo Van Gogh, que quieren que les diga, me siento un tanto timado, existe alguna obra original cierto es, pero la mayoría son reproducciones ya que los originales están en manos privadas en una gran parte y eso si, muchos textos explicando la vida de Van Gogh, no lo recomendaría a un amigo, creo que es mejor comprarse un libro con buenas laminas que visitar ese museo, donde además te cobran 13’50 euros por persona. La tarde la dedicamos a descansar antes de partir para el norte.

Ya ven lo que da de si Ámsterdam, en todo caso a mi no me gustó gran cosa, al menos no en verano, turismo de baja estofa que acude a un gran burdel a fumar porros y poco más, hay sitios mucho mejores para pasar unos días divirtiéndose mucho más y por supuesto con una mucho más amplia oferta cultural, ahora si lo que se busca es juerga, porros, sexo y bebercio creo que el lugar es insuperable.

Para ALEMANIA
Cuando paro en las gasolineras miro la última página de los periódicos que están a la venta, hacia el norte solo se ven nubes, tormentas, lluvias y a veces, entre todas esas nubes un solecito tapado por una de ellas, da la sensación de que lo ponen para aparentar, para creerse que disfrutan de algo similar al verano. En el sur de Europa solo hay soles ¿Qué carajo pintaré yo aquí?.

Pasamos por el gran dique que controla el agua del mar en la gran bahía holandesa, si alguien ve esta obra, realizada para dominar a la naturaleza, creo que en el futuro cualquier otra le parecerá pequeña.

De Ámsterdam a Hamburgo viajamos bastante bien, algún que otro chaparrón puntual, pero bien, en las zonas costeras holandesas hay playas y en ellas gente que toma este sol timido que luce por aquí, muy pocos se meten en el agua.

Al llegar a Hamburgo comenzó una lluvia fina que poco a poco se fue haciendo más intensa hasta convertirse en aguacero. En una gasolinera le pregunto a la dependienta por un camping, desenvuelve un mapa de los que tiene a la venta y le digo que no quiero comprarlo, es un libraco enorme, me aclara en un ingles casi tan malo como el mio que no es necesario, que lo abre para indicarme, es sumamente amable conmigo, la cuestión ya que está lloviendo consiste en encontrar un camping que esté en dirección a Dinamarca. La dependienta nos indica correctisimamente, ahora aún llueve más, llegamos al camping y parecemos truchas recién sacadas del agua. El camping está lleno, no cabe un alma, la recepcionista, una señora muy seca pero muy correcta y amable se moja con nosotros indicándonos como llegar a Bilsen, donde encontraremos bed&breaksfasts que son comodos y muy asequibles (cincuenta euros con un desayuno pantagruelico), en Hamburgo será muy difícil que encontremos algo a las veinte horas. No para de llover y tenemos que preguntar un par de veces para llegar a Bilsen. No se por que en mi mente tenía a Hamburgo como una ciudad mediana, tipo Bilbao, nunca me había preocupado por esa ciudad, es grande, ahora se que tiene aproximadamente un millón setecientos mil habitantes y muchísima industria y eso la hace aún más grande a los ojos de alguien que la va bordeando por autopistas de circunvalación. En un pueblo hay una señora portuguesa, aprovecho y me indica de maravilla de un Bed&breakfasts, llegamos y está lleno, nueva muestra de la amabilidad germana: tienen un bar restaurante y pedimos un par de cafés para calentar un poco el cuerpo, el matrimonio propietario nos comenta que estuvieron en España, en la Costa del Sol, que les encantó, la señora se pone a llamar por teléfono y habla en Alemán, supongo que es una llamada que tiene que hacer, cuando termina anota algo en un papel y nos lo entrega:

-Id a este bed&breakfast os están esperando

Nos dice señalando el papel en el que hay una dirección:

Zur Bilsner Mühle
Kieler Str. 25
Bilsen

Había llamado buscándonos un hotel, su esposo nos da indicaciones para llegar y al fin podemos descansar y lo más importante, secarnos.

En nuestra habitación busco las noticias, no se pilla la BBC ni noticiarios españoles, solo tvs alemanas, no entiendo lo que dicen, pero en los mapas del tiempo solo aparecen nubes con lluvia en todo el Norte de Alemania, Dinamarca, Sur de Suecia y fiordos del Sur de Noruega, las mismas nubecitas lluviosas aparecen en los mapas que creo que representan a los dos días siguientes. Pienso seriamente en quedarme allí dos días, estamos hartos de lluvia, venimos desde Saint Michel lloviendo, lo hablo con mi novia y ella cree que es tontería, lo más probable es que después los mapas del tiempo sigan dando otros dos días más de lluvia, y después otros dos, y otros dos, ella deduce que en ésta zona del mundo llueve eternamente. No me extraña que haya gente que no llegue a Cabo Norte en una moto, es que una de dos o tienes muchas ganas de andar en moto y llegar a Cabo Norte o de lo contrario ya hace rato que hubiésemos tomado rumbo Sur en busca del sol que vemos en los mapas del tiempo campando a sus anchas por toda la Europa meridional.

A estas alturas estoy pensando que mi novia es una chica a prueba de todo, dura como el granito, conozco gente que empezó este viaje y desde Dinamarca dio la vuelta. Conozco a unos cuantos que querrían hacerlo y su señora dice que nones, se de alguno que lo comenzó y en cuando vinieron las duras su novia dijo que para casa (alguno la llevó al aeropuerto y siguió solo) y ella sigue ahí, diciendo que sigamos aunque nos caiga toda el agua del cielo. Al principio tenía dudas de si ella llegaría a Cabo Norte, ya no, ya hace unos cuantos kilómetros que no las tengo, ahora solo me preocupa la parte técnica ¿resistirá la vieja Arpía?.

Recuerdo que en una de las tormentas que pasábamos de Ámsterdam a Hamburgo yo apenas podía ver, el agua me daba en la pantalla de la moto y en la del casco, si abría la del casco parecía como si miles de balines me estuviesen golpeando la cara, en una autopista nos adelanta una Goldwind, más adelante lo veo parado bajo un puente mirando al cielo:

-¿Quieres parar?
Le pregunto a mi novia que se ve que le sale la vena patriotica
-Sigue, sigue, una asturiana no se acojona por un poco de lluvia.

Sigo, el de la Goldwind nos dice adiós y nos mira con cara de “estos españoles están majaretas”.

A Dinamarca
Al despertarnos en Bilsen y colocar el equipaje en la Arpía, llovía, así que ya nos temíamos lo peor, era una llovizna fina pero el cielo, de color plomo amenazaba con descargar el agua a chorros en cualquier momento. Según íbamos acercándonos y entrando en Dinamarca íbamos dejando atrás aquel cielo plomizo. En la frontera aún lloviznaba un poco cuando paramos en la gasolinera que hay allí a repostar, en la misma gasolinera hay una maquina que te cambia Euros por coronas danesas, de todos modos es más comodo quedarte los euros si no son muchos, los necesitarás a la vuelta, además por cada diez euros que cambias en la maquinita se quedan con 30 coronas. Hay un cajero y puedes sacar haciendo las cuentas oportunas al cambio las coronas que necesites, en los cajeros tienes la opción de usar ingles, no es conveniente utilizarlos en idiomas escandinavos, simplemente no entiendes ni torta (a no ser que hables alguno de esos idiomas, claro). La gasolinera viene a ser como una oficina de turismo, hay un buen surtido de catálogos para el que desee recorrer Dinamarca, cosa que no era de nuestro mayor interés de todos modos cogimos algunos sobre camping y alojamientos.

Poco antes de llegar a Fredericia en la península de Jutlandia las nubes se abren y el sol nos brinda una hermosa sonrisa, la primera desde hace muchos días, ese sol nos permite contemplar un bello paisaje sobre el puente que une Jutlandia con la isla de Fyn.

Desde que entré en Dinamarca lo vengo observando cada vez que paro, en Odense, la capital de la isla de Fyn se hace más evidente. Paramos a comprar comida y comer algo en un supermercado de la ciudad, los daneses resultan muy pueblerinos, imaginen que ustedes llegan con su moto a una aldea perdida de aquí de España y los vecinos los miran y remiran extrañados, casi asustados, que los critican o se ríen de ustedes por lo bajini, pues eso sucede en toda Dinamarca. Me extraña algo en el supermercado, venden pelotas y palos de golf, están allí, justo al lado de los calcetines, es un supermercado pequeño, de barrio, nada de una gran superficie, conversando con un motard danés me entero de que el golf es el deporte nacional de los daneses, aprovechan cualquier prado para jugarlo, solo hay que hacer unos agujeritos y asunto arreglado.

Para ir de la isla de Fyn a la de Sjaelland hay que cruzar un puente, digo puente por llamarlo de alguna manera, creo que son varios puentes, el puente de Store Bælt es el segundo puente colgante más grande del mundo (y cuelga a una altura considerable del Mar Báltico), son seis kilómetros y medio de puente con unas vistas desde arriba de lo más espectaculares. Seguimos derechos para Copenhague y nada más entrar en la ciudad nos encontramos un buen camping, es caro (20 euros noche) pero es lo que hay, acabamos de entrar en los países más caros de Europa así que a joderse tocan, es un camping bastante decente, bien cuidado, con buenos servicios (cocinas, microondas, etc.) y un césped precioso pero nada del otro mundo, supongo también que es caro por estar en la capital de Dinamarca. El resto de cosas: comida, gasolina, etc. tienen precios muy similares a Alemania.

Una hermosa danesa muy típica y tópica, tanto que parece salida de una película antigua de Alfredo Landa o Pajares, nos recibe en el camping y pregunta si tenemos “carnet de campistas” le explico que en España no hace falta y que en toda Europa nadie nos lo pidió, nos cuenta que allí si, pero que no hay problema, que como solo es una noche no pasa nada por no tenerlo, así que nos da una plaza.

En la recepción busco folletos informativos sobre Copenhague, no sea que vaya a pasar de largo y perderme algo importante o hermoso, si ya se que tiene la Sirenita, pero la verdad, me importa un bledo ver una estatuita salida de la imaginación de Cristian Anderssen, además por lo que me cuenta la recepcionista es bastante complejo llegar hasta ella, a mi novia también le da igual así que no tengo mayor interés en ver nada en la ciudad, pero... por si acaso. No hay nada, lo que si abundan son montones de folletos de... ¡puticlubs!. En Suecia está penada la prostitución para los clientes, una mujer puede ser puta pero el cliente no puede ser cliente, así las cosas los suecos de la zona sur del país cruzan el puente de Malmö a Copenhague y van de putas, sin mayor problema, de ahí la proliferación del negocio más antiguo del mundo en la ciudad de la Sirenita.

El paisaje danés es monótono, campos de cereal o girasol con pequeñísimas elevaciones suaves del terreno, todo cultivado y trabajado primorosamente y se circula siempre por buenas autovias. El cielo sobre Copenhague está rojo, el cielo rojo al atardecer en Galicia indica buen tiempo al día siguiente, espero que en estas latitudes no varíe la cosa y el refrán siga siendo valido. Me despierto de noche, no se por qué me desvelo un rato, caen gotas de agua sobre la tienda, está lloviendo.

A la mañana, el cielo está con su color habitual: gris plomo, amenazando con un diluvio en cualquier momento (el puñetero refrán no es valido aquí), cruzamos el ultimo gran puente (cobran 200 coronas danesas) sobre el Báltico hacia Malmö, ya en Suecia.

Hacía unos cuantos años que no pasaba por una aduana controlada por policías, allí están, altos, serios y con sus uniformes azules, si fuesen rubios y lampiños como casi todos los suecos no le daría mayor importancia, parecerían más jóvenes y fáciles de torear, pero no, los eligieron bien, morenos, se les ve veteranía y se afeitan. Se me viene a la cabeza que llevo tres porros enormes en una de las maletas ¿cómo serán las leyes suecas sobre estupefacientes? ¿habrá condenas de cárcel por tener tres porros grandes?, que no me paren, que no me paren, que no me paren... el policía que me toca no dice ni mú, sigue allí con los brazos cruzados sobre el pecho mirándome muy serio.

Me da un poco de pena que a éstas alturas Europa aún no sea una para estas cosas de cambiar monedas, de aduanas, toda una, pero que se le va a hacer, supongo que los escandinavos tienen todo el derecho del mundo a velar por sus intereses y su estado de bienestar, no van a dejar que una panda de griegos, españoles y portugueses mugrosos se lo jodamos por las buenas.

A Suecia
Justo al pasar la aduana hay un “punto de información turística”, la rubia que nos atiende parece sacada de un anuncio de promoción turística sueco, da la sensación de haber cobrado vida de algún folleto de los muchos que hay por el local, simpática y con una sonrisa de oreja a oreja todo el rato, haría realidad los más oscuros deseos del españolito setentero. Recojo todo tipo de información sobre el país, ahora, de camino hacia el Norte recorreré una pequeña parte de él, a la vuelta tendré que cruzarlo entero y podría hacerme falta.

Lo del estado del bienestar lo compruebo en el baño de la primera gasolinera sueca en la que paro ¡joder que baño! casi me dan ganas de quedarme allí a dormir, cagadero, bidet, mesita para cambiar al nene con una plantita, barritas para inválidos, ducha, hasta flores frescas tenía, en la parte interior de la puerta hay una lista con los horarios de limpieza y el nombre del empleado que limpió, lo limpiaron hace diez minutos. En la gasolinera no hay cajero y no tengo una puñetera corona sueca, lo pago todo con la tarjeta, el tabaco de liar también, lo fumo desde Paris, así me ahorro algo que por estos lares está por las nubes. Encuentro un cajero en el supermercado y consigo coronas suecas, saco cuatrocientas pensando que me llegarán, pero aquí todo es caro, malamente llego con ellas a la frontera noruega. El café en adelante tendrá ese nombre pero distará bastante de ser café, es una especie de agua marrón, abundante, eso si, pero a veces no sabe ni a café. En las gasolineras a veces los cajeros son automáticos, la gasolinera puede haber cerrado, no hay empleados, pero los surtidores siguen funcionando, metes la tarjeta, tecleas el número secreto, repostas y te da el recibo cuando cuelgas la manguera. Tengo que pedir ayuda a un matrimonio, el surtidor no tiene opción para elegir idioma y no entiendo nada de lo que dice allí.

Pasamos por Goteborg, mojándonos con la lluvia, para no perder la costumbre, me da pena no parar, pero para que me diese tiempo a hacer todo el viaje descarté algunos lugares y este fue uno, que se le va a hacer, desde la autovía parece una ciudad bonita y posiblemente lo sea, pero no se puede tener todo, llegamos a Kungälvs, un tranquilo y pequeño pueblo bordeado por un río precioso, acampamos allí, es una lastima que él día esté oscuro y lluvioso.

El sur de Suecia parece industrioso y las casas, objetos, ropas de la gente, etc. parece de buena factura, los suecos por aquí son parecidos a los daneses en su afición por fisgar a dos forasteros como nosotros, solo que aquí no murmuran entre ellos ni se ríen por lo bajini, hablan contigo directamente y preguntan, uno incluso le ofrece a mi novia alojamiento en su casa, no es un hotel ni un bed&breakfast, nada de eso, simplemente le sobra una habitación y nos la alquila si queremos.

Me hace gracia un detalle, se nota que estamos en el país del Volvo, hay Volvos a patadas, muy antiguos y con la chapa muy deteriorada, llenos de faros enormes (supongo que para el invierno). Eso le viene bien a mi mente, para reafirmarme que aunque viejo tengo un buen coche, mi coche es un Volvo (era, a estas alturas me lo robaron).

En una inmobiliaria observo que una casa o un piso decentes pueden ir desde las quinientas mil hasta los dos millones y medio de coronas, o sea, que en Suecia un tipo se puede comprar un apartamento por menos de 53.000 euros o un piso de puta madre por poco más de 263.000 euros (estoy hablando de un piso de lujo en Goteborg), vamos, que la cosa anda más o menos como en España (no coño, ya se que Madrid y Barcelona son distintos), Goteborg es una ciudad importante en Suecia pero... en los países escandinavos las ciudades son pequeñas, Goteborg, Oslo rondan el medio millón de habitantes, Estocolmo los setecientos mil, así que ya ven, encima en invierno hace un frío del carajo.

Entramos en Noruega
Para no variar el día que entramos en Noruega también amanece plomizo, ya nos hemos acostumbrado a ponernos la ropa de agua nada más levantarnos, forros polares, todo, como en España en invierno, según vamos llegando a Noruega va saliendo un sol tímido y cuando entramos en Noruega hace un día precioso.

Noruega a la entrada al país no tiene policías pero si tiene también un punto de información bien abastecido de esta, hay catálogos para todo, no son publicidad, hay revistas con toda la red de camping noruega y otras con hoteles, cosa que se agradece mucho, también hay guías sobre gastronomía, ciudades, monumentos, etc, hay libros por los que pagas pero sinceramente, las revistas informativas están perfectas, no les falta detalle y las hay en varios idiomas menos... en Español. Una vikinga de muy buen ver me explica que eso supone que lo hacen sobre estadística y que si no van muchos españoles no hacen guías en Español, lo dice casi disculpándose, le digo que no se preocupe, que en reciproca venganza en España tampoco hacemos guías en Noruego, me reservo el hecho de que no hacemos guías como esas, nosotros hacemos folletos, y mucho menos para regalarlas alegremente en las fronteras, tampoco hay que ir por ahí presumiendo de ser unos tercermundistas.

En las gasolineras de éstos países siempre hay un McDonalds, no se por qué pero siempre lo hay y los suecos parecen bastante aficionados a la comida basura, nosotros seguimos con nuestra costumbre de comprar en supermercados y comer por allí sentados en cualquier parte, al menos al mediodía, a la noche nos hacemos algo caliente en el camping al que lleguemos y así vamos tirando, creo que es bastante más saludable que seguir la costumbre escandinava de meterse en un McDonalds, un día no esta mal, pero varios supongo que no es recomendable.

Me doy cuenta de que llevo la maleta trasera torcida ¿qué carajo pasó aquí?, parece ir bien pero... torcida ligeramente. Cuando paramos al atardecer en un camping, la localidad se llama Kolbtn, me doy cuenta de lo que pasó: Juan me adaptó el bastidor de la maleta a los soportes de calamina del respaldo original de la moto, supusimos que aguantaría, pero no aguantó, se rompió una esquina en uno de los soportes y la maleta cae ligeramente hacia atrás y de lado, no parece un problema grave. Lo arreglo con una abrazadera de las que compré en Ámsterdam, se queda perfectamente enderezado y parece que aguantará, pongo otra en el otro lado para evitar que pase lo mismo en el futuro, espero que aguanten.

Hasta ahora pagué con la tarjeta pero cambio dinero que traigo en euros y coronas suecas por coronas noruegas, también quiero comprar un tornillo para el bastidor de la maleta que se soltó de la moto, le puse las abrazaderas pero también se perdió uno de los tornillos, como no veo ninguna ferretería cerca del banco pregunto en una tienda de deportes que hay allí mismo, el dependiente me dice que no hay ferretería, que tendría que ir a no se donde, me pide que le diga como es el tornillo y le muestro uno que llevo en la mano igual en diámetro, pero lo necesito más corto, me pide que espere, al rato aparece con cuatro tornillos que pueden servir, uno de ellos sirve perfectamente, le pregunto cuanto es pero no quiere cobrarme, ellos no venden tornillos, simplemente los tenía por allí de algún monopatín o bicicleta o sabe díos que cosa, amabilidad noruega, además cuando no te cobran algo usan una palabra conocida para los hispanos ¡GRATIS!. Coloco el tornillo pero como cuando el año viene de leches dan leche hasta los chivos paso de rosca la calamina, ¡joder! pongo otra abrazadera ahí, sobre el tornillo y agarrándolo todo, bastidor a la calamina y el tornillo a ambas. Espero que esta chapuzada aguante y no me de más problemas.

Pasando Oslo se terminó lo que se daba, la autovía, entramos en la E6, casi 1300 kilometros de carretera que nos llevarán hasta Cabo Norte. Espero que este tramo tan ruin de carretera solo sea eso, un tramo, no me imagino al primerísimo mundo con una carretera tan pobre, no está siquiera bien asfaltada y apenas tiene arcenes. Desde la carretera pudimos ver Oslo, no parece nada del otro mundo, una ciudad tirando a pequeña sin nada destacable a vista de pajaro.

Los noruegos parecen respetar las señales, lo malo que en ésta carretera la velocidad más alta que permite la señalización son ochenta por hora, tampoco es que puedas ir a mucho más, prefiero seguir el refrán ese de a donde fueres haz lo que vieres, no me apetece pagar un multazo en el acto.

Vemos un accidente y ahí si se nota el primer mundo, en el accidente no parece haber muertos, una señora en camilla con un collarín y poco más, la van a montar en un helicóptero, hay también bomberos, ambulancias varias y policías, igualito igualito que en España ;), da la sensación de que los servicios de emergencia son eficientes pero prefiero que no tengamos que usarlos.

Pasamos por Lillehammer, ciudad conocida por celebrar en el 94 unas olimpiadas de invierno, de repente veo por los retrovisores un montón de motos y les doy paso, me imagino que es una concentración, durante unos segundos atronan nuestros oídos sus bocinas saludando, es una concentración de Harleys que se desvían hacia la ciudad, yo sigo por la E6, pensando que como pinche a ver donde carajo paro para esperar a que me vengan a buscar los de la grúa, sigue sin haber arcén. En una gasolinera pregunto hasta donde llega la carretera mala, el dependiente sonríe y responde: ¡hasta Cabo Norte!. Es lógico, para que se va a gastar dinero en una buena carretera un país que la tiene gran parte del año cortada, la gente se mueve en aviones o barcos, la carretera es casi una auxiliar de otros transportes o para viajar en verano, no hace falta más carretera, pues que maravilla, pienso para mi.

Paramos en un supermercado a comprar la cena y hay una concentración de Minis allí, medio centenar, más o menos, a cada cual más curioso. Nos vamos a un camping en Dovre, es un lugar idílico, hierba verde, un río profundo y rápido que invita a pescar estupendos salmones o truchas. Si van a Noruega y son aficionados a la pesca no hagan como yo, hagan hueco en su moto a una caña telescópica, llévenla como si fuera una antena si quieren, hay ríos preciosos, salvajes y llenos de pesca, eso si, sáquense la licencia, no se el precio pero un paisano me dijo que para los extranjeros es muy cara, me contó que andaría la cosa por unos doscientos euros, para los noruegos es... ¡GRATIS!. Cada vez que pasaba por un río me dolía el alma por no llevar una caña, estuve a punto de comprarla pero mi novia me lo sacó de la cabeza, algún día volveré a Noruega y llevaré una caña y cucharillas y plumas y lo que haga falta llevar.

Al camping también llega la concentración de Minis, parece ser que va a ser allí la fiesta ¿cómo harán los noruegos una concentra de lo que sea? Parecen aburridos pero... ¿quién sabe?. La chica de la recepción en el camping de Dovre parece muy guapa, no crean que todas las nórdicas son guapas, si hablo aquí de las que son guapas es precisamente por que me llamaron la atención. No se el por que de aquel mito setentero de las suecas/escandinavas, la verdad es que son muy del montón, muchas incluso feas, pero ésta es guapilla de cara, tiene buen cuerpo, bromeo con mi novia sobre eso, para que se enfade un poco que lleva dias sin cabrearse. Cuando estamos montando la tienda pasan la recepcionista y una amiga hacia un hytter (pequeña casa de madera) donde supongo pernoctarán, la tía se sorbe los mocos con sonoridad, la miro, me mira y suelta un gargajo para un lado que ni Clint Eastwood lo hubiese hecho mejor en cualquiera de sus Spaguetti Wenstern ¡rediós que finura! ¡que feminidad! todo elegancia la niña mona. Mi novia se parte de la risa al ver desmoronado mi mito sueco-erótico.

Una concentración de Minis en Noruega pues resulta aburrida, que quieren que les diga, los tíos estuvieron haciendo churrasquito y tomando cervezas con un poco de música hasta las tres de la mañana y se acabó, pero todo muy tranquí, si se escuchaba alguna risa más alta que otra, algún gritito, pero poco más. A las tres en punto alguien dijo que para cama y disciplinados ellos, para cama se fueron. Eran doscientas personas poco más o menos y apenas se notaron gran cosa. En España estuve en concentraciones de motos más pequeñas y se montó bastante más lío que aquello, pero ya digo, los noruegos me parecen un poco tristones, supongo que será el clima ¿les he dicho que sigue lloviendo, no?, a ratos hay sol, pero todos los días, todos los santos días tenemos nuestra buena dosis de agua, más o menos abundante pero no nos quedamos sin ella, así están los bosques noruegos de frondosos y sus prados verdes con esa hierba esponjosa y gorda, y las vacas... las vacas gordas como vacas, si hasta parecen tener cara de felicidad ellas.

Después de Oslo, por la E6 hacia el Norte la carretera va prácticamente paralela al curso del río que vimos en el camping, el rio Mjøsa, al principio es un río ancho que cada vez va encajonándose y estrechándose más, el paisaje es alucinante, bosques de abetos y pino rojo del norte interminables.

Las casas noruegas mayoritariamente son de madera pintada de un color rojo-pastel, parece más pintura para barcos la que se usa que para casas, supongo que para proteger la madera, me cuentan que las buenas casas se construyen con pino rojo del norte, la madera de éstos árboles dura cuatrocientos años una vez talada. Antiguamente los noruegos no pintaban las casas y éstas tenían el color que se ve ahora de forma natural, era el color que iba cogiendo la madera de ese pino, de ahí su nombre. Hoy en día no todo el mundo puede permitirse construir con esa madera por su carestía, son maderas tratadas para durar pero no es lo mismo, así que las pintan con pinturas marinas para que la madera aguante.

Por el camino vemos de cuando en cuando señales de peligro con un reno pintado, pero hasta ahora no hemos encontrado renos en ningún lugar. Comienzo a pensar que ésta señal es como la del ciervo en España o Francia, hay la señal pero raramente verás un ciervo, lo único que hemos visto fue a la puerta de alguna casa cornamentas de renos, así que haberlos haylos pero... a saber donde. El chico de la oficina de turismo a la entrada del país nos recomendó respetar esa señal, sobre todo cuanto más nos fuesemos acercando al Norte del país.

¿No podría llegar aquí una ola de calor de esas que caen por la Europa meridional todos los veranos?, a cada gasolinera que llego miro los mapas del tiempo de la parte trasera del periódico, solo hay nubes oscuras, nubes con lluvia y nubes con sol, creo que las reparten en el mapa a boleo, podrían ahorrarse el mapa y los dibujitos de nubes, con poner “Tiempo para mañana: puede que en más o menos cantidad, pero lloverá a ratos” lo arreglarían, acertarían siempre. Cuando llegamos a alguna gasolinera me da la risa floja, a los noruegos se ve que les dicen que es verano y ellos van y se lo creen, así de alegres, en las gasolineras ponen el aire acondicionado y los dependientes están en manga corta, el termómetro marca doce grados pero según donde la sensación térmica es aún menor, mi novia y yo vamos con la ropa de moto y forros polares bajo las chaquetas, también venden un montón de cosas de playa, ya saben cubitos, palitas, flotadores, etc, a lo mejor en las costas del sur hace mejor tiempo, no lo se, pero desde luego aquí no está la cosa para ir a la playa ni nada por el estilo.

Dejamos el río Mjøsa atrás, se abren las montañas y entramos en un valle amplisimo lleno de praderías, las lindes de éstas están arboladas, es un paisaje bonito, de repente como en un sueño, aparece un río muy bravo encajonado en rocas graníticas, lleno de rápidos que disturba la calma de valle, el río se encajona cada vez más y comienzan a elevarse las paredes de las montañas a la derecha de la carretera va la vía del tren y después montañas casi verticales, a la izquierda el río, espectacular, y montañas verticales, de las montañas caen varias cascadas como hilos, desde mucha altura, Noruega nos regala uno de los mejores espectáculos naturales, en ese momento me alegro de no estar en una autovía, solo una simple carretera y una vía de tren, trato de sacar esos dos elementos de mi mente e imaginar el paisaje totalmente virgen, impresionante. En las montañas hay neveros, poco después me entero de que estoy ante Trollveggen (Pared del Troll) [foto 2] y una de las cascadas que vi es la más alta de Europa.

Llegamos a Andalsnes por la mañana, que hoy no llovió (aún) y aprovecho en el camping para reparar el tacón de una bota que se soltó y va atado con un alambre, lo pego y queda medio chapucero pero bien. Nos vamos a comprar víveres. Tras comprarlos me doy cuenta realmente de la carestía de vida en Noruega, comida para un par de dias, comida sencillita, algo de carne, una barbacoa de un solo uso, fruta, y conservas de precocinados: cuarenta euros, dos bolsitas de supermercado, que era un supermercado normal y corriente, tipo Carrefour, no piensen ustedes que se trataba del Club del Gourmet ni nada de eso, en España con sesenta euros lleno el carro de la compra.

La región de los fiordos está dividida en cuatro provincias Møre og Romsdal, Sogn og Fjordane, Hordaland y Rogaland (mucha información en Visitnorway), nosotros estamos en Møre og Romsdal.

Leí una vez en algún lado que los fiordos noruegos eran parecidos a las rías gallegas, creo que el que escribió semejante sandez jamás pisó esta tierra, no tiene nada que ver. Si, hay agua que se adentra en la tierra pero la tierra es distinta, no tiene la suavidad de nuestras rías, las montañas surgen casi en paredes verticales desde el mar, mar cuyo oleaje no tiene apenas percepción en los fiordos ya que entran muchos kilómetros en tierra, nada que ver por tanto, salvo para mentes fantasiosas que hacen comparaciones buscando acercarnos una belleza con otra más de casa. Los fiordos son naturaleza brutal, se lee en la web de turismo noruego que antiguamente en algunos lugares de éstas tierras ataban a los niños y a los animales para que no se precipitasen al mar, no me extrañaría que fuese cierto.

Al lado del camping de Andalsnes hay un río salmonero y el camping está lleno de jubilados que pescan hermosos y brillantes salmones, estoy sobre el puente donde pescan babeando con alguna que otra clavada que veo. El paisaje alrededor de Andalsnes es suave, con praderas, pero a poca distancia ya se perciben las altas montañas, al sur las que hemos dejado atrás, es una pena que los días sean casi siempre grises, en un día soleado tendrían que hacerse en la zona unas fotos preciosas, el paisaje es de postal.

Los trolls están fuertemente arraigados en la mitología escandinava, pero al contrario de lo que se veía en la serie de David el Gnomo parecen ser simpáticos y alegres Andalsnes y los alrededores están llenos de figuritas de trolls, grandes, pequeñas, más pequeñas... En las montañas que se ven al sur está precisamente la llamada Trollstigen (Escalera del Troll), solo hay que ir de Andalsness en dirección Geirander. La Trollstigen es una carretera que va por una pared casi vertical con curvas en ángulos de escasísimos grados que impresiona hacerla con una moto, sientes que al más mínimo despiste te vas al carajo por un precipicio de vertigo, no hay quitamiedos salvo en algunos puntos. En esa subida zigzagueante hay varias cascadas, la más importante pasa bajo un puente tal y como vamos subiendo a nuestra izquierda, paré la moto sobre el puente y acojona un poco, sientes la fuerza del agua cayendo allí mismo, creo que el puente tiembla ligeramente:

-Sigue, sigue, sigue
Me dice mi novia.

Llegamos a las cumbres de Trollstigen, por la vegetación de la zona deduzco que estamos a más de mil ochocientos metros de altitud, los neveros son abundantes y grandes, menos mal que el día está soleado, perfecto, en moto hay que ir un poco abrigados pero la gente anda en mangas de camisa por las tiendas de souvenirs que hay allí arriba. También hay montañeros que siguen subiendo a zonas más altas ya a pie. Hay lagos de alta montaña y más cascadas, el agua es cristalina, purísima y sabe a nada, o sea, que es agua de la de verdad.

Ese mismo día nos vamos de ruta a la llamada Carretera del Atlántico [foto 2], una ruta que une Vevang con Karvag, la obra consiste en una zigzagueante carretera sobre el mar que va uniendo islotes hasta llegar a una gran isla a la que une después con tierra firme. Cuando se construyó esta carretera los obreros llegaron a pensar que Dios no quería que fuese construida, durante el tiempo que duró la obra los huracanes fueron constantes y murieron muchos obreros como consecuencia de éstos. La carretera y los paisajes, comparados con el resto de Noruega no tienen nada de especial, otra cosa sería poder ver la zona desde el aire, de todos modos se ve que el lugar, unos ciento y poco kilómetros de recorrido, es del gusto de los moteros de la zona, hay un gran número de ellos ruteando por ésta carretera, y más un día como el que nos tocó, raramente soleado.

Al día siguiente ruteamos por otra zona de los Fiordos, perdiéndonos por donde queriamos contemplando la espectacularidad de los paisajes. Los fiordos tienen un inconveniente, si quieres ir por carretera la orografía del terreno puede obligarte a hacer cientos de kilómetros para, al fin y al cabo, llegar a un pueblo que tienes enfrente a unos escasos cinco kilómetros en línea recta. Los noruegos tienen esto solucionado a base de ferris que no son muy caros, entre Afarnes y Sølsneset cogimos uno por 58 coronas (menos de ocho euros) cruzamos la moto y dos personas. En el ferri el cielo ya se está poniendo de nuevo gris oscuro.

Andalsnes y los pueblos de la zona como Molde o Alesund son pequeños y aburridos, si estás allí y vas a ver paisajes no hay problema, si esperas correrte una juerga lo llevas claro, creo que en Noruega no existe eso de correrse una juerga, los bares son escasos y los que hay suelen estar medio vacíos, hasta los niños cuando juegan son callados. En el puerto de Andalsnes hay un grupo de niños jugando con sus bicicletas, uno de ellos da una voz y los otros le hacen el típico gesto de que no de voces llevándose un dedo a los labios y siseando. En un pantalán una pareja toma el débil sol en su yate mientras beben una copa de champán, el va vestido en plan náutico pijo, ella con un vestido blanco, muy elegantes los dos. Hay una señora con la que me parece ser su hija, charlan en un banquito en la plaza del puerto, que no es un puerto mercante ni nada por el estilo, hay algún que otro barco de pesca muy cuidado, yates y veleros. La animación de una ciudad noruega va en proporción a sus habitantes, Andalsnes es un pequeño pueblo, pero hasta ahora nunca les he visto salirse de madre, no hay griterío, ni bullicio, todo es tranquilidad y paz. Trato de imaginarme Noruega en invierno ¿qué hace un noruego en invierno?, nada, se aburre, algunos se suicidan para darle algo de alegría al cuerpo, en algún lado leí que es el país con mayor índice de suicidios, sobre todo de hombres, no me extraña en absoluto.

Los noruegos siguen pareciéndome, como hasta ahora todos los escandinavos, fisgoncillos con el extranjero, suelo sorprenderlos mirándonos cuando estamos parados o mirando la moto, cuando los sorprendes mirándote sonríen y saludan, amables, supongo que al ser sus ciudades pequeñas y los pueblos más pequeños aún les resulta extraño ver por allí a un par de moteros, bueno, yo tampoco voy vestido como para que no me miren, mi cazadora con flecos creo que llama bastante la atención. Mi novia y yo cantamos eso de “todos, todos me miran mal.... menos los ciegos, es natural” nos dio por cantarla en Dinamarca, allí si nos miraban mal, una chica a la que le quisimos preguntar algo salió corriendo y todo, asustada, aquí no nos miran mal pero la cantamos de todas formas, los noruegos sonríen y dicen helou amablemente, a veces entablan una breve conversación, preguntan de donde venimos y cosas así:

-Where do you come from?
-Saint Jacces of compostela
-Ufff, this is very long…

Es raro que estemos parados en algún sitio y si para algún motero entablemos conversaciones más o menos triviales sobre motos, o sobre lo locos que estamos venir a un país lluvioso siendo de España, curiosamente muchos de ellos me dicen que les encantaría recorrer España en moto, al sol, sin lluvia, cuando le cuento que para muchos moteros europeos lo mítico es llegar a Cabo Norte dudan un poco de mis palabras, se lo creen cuando les hablo que para un meridional es duro llegar allí, algunos me dicen lo que ya se, que en Cabo Norte no hay nada y les llama la atención ver pasar todos los años por estas fechas a gente que se dirige allí. Muchos moteros noruegos ni estuvieron ni tienen ganas de ir a Cabo Norte: “no hay nada allí, hay sitios más bonitos”. Y vuelve a llover, siempre llueve en este bendito país. Me cuentan que no es que yo haya pillado un verano malo, los veranos allí son así, no hay otra. Al menos me sirve de consuelo, o sea, que todo el que vino antes que yo y el que vendrá después tendrá que joderse y tragar mares de agua, no seré yo solo, ya saben el refrán: mal de muchos consuelo de tontos.

Hasta Alemania fuimos encontrando españoles que viajaban por ahí, de Dinamarca para arriba solo encontramos una familia en una caravana, por aquí ya no se ve ninguno. Parecerá una tontería pero eso me da una sensación rara, a veces casi un poco angustiosa de estar demasiado lejos de casa, demasiado lejos de todo lo que conozco como la palma de la mano. Lo más parecido a un español que se encuentra por estos lares es un italiano que aún se siguen viendo de cuando en cuando. Entre los moteros ocurre lo mismo, los hay de toda la Europa comunitaria menos... españoles, portugueses o griegos. Los griegos no deben de hacer turismo, lo cierto es que nunca he visto un griego por ahí viajando, solo una vez medio centenar, fue en Bilbao y pertenecian a un grupo folclorico, igual los hay y no me fijé.

En los países escandinavos hay una gran afición por los coches americanos [foto 2], cuanto más grandes mejor y si son antiguos aún mejor, Noruega creo que se lleva la palma en esa afición, es raro estar en una gasolinera y que no llegue algún chevy, algun cadillac, pontiacs, se ven también por la carretera y en no pocos pueblos me encontré edificios con el rotulo American Car Asociation o algo similar, el coche más popular creo que es el Pontiac Camaro, pero no se le quedan atrás los viejos Chevrolet de los años cincuenta o sesenta.

SALIMOS DE MORE OG ROMSTALD HACIA EL NORTE
A partir de aquí supongo que seguirán existiendo sitios bonitos y agradables, me hubiese encantado visitar las Islas Lofoten o quizás algún otro lugar pero... no se puede parar en todo y aún nos queda mucho. Despues de pasar un larguisimo y duro puerto de montaña, aunque de paisajes como suelen ser, hermosos, llenos de rios y lagos llegamos a Trondheim, no hay nada que hacer hasta llegar a Cabo Norte, simplemente hacer kilometros, rodar para vivir y vivir para rodar. El tiempo sigue como casi siempre, cielo gris plomizo y amenazando lluvia que al final caerá, la temperatura ronda los diez doce grados, lo veo en los termometros que hay en las gasolineras. Al llegar al pueblo de Steinkjer acampamos. Por primera vez me fijo en un Hitter por dentro, parecen comodos, quizás al llegar a Tromso tengamos que coger uno, acabo de ver en un periódico que la temperatura más al norte ronda los seis grados centígrados. En el camping, justo donde monto la tienda flipo un poco, aquí le llaman verano a esto pero la naturaleza indica lo contrario, por una visión, real y no imaginada, me acabo de ver transportado, de golpe y porrazo al otoño gallego. Estoy tumbado en una colchoneta fuera de la tienda, escribiendo en el diario (si, cuando viajo hago un diario, soy vago y si no fuese así cuando escribiese esto no recordaría de la misa media) y entre la hierba veo muchos pequeños bultitos parduzcos, pequeños, me extraña la forma y textura de esas piedrecitas y toco una, hay un buen número dispersas hasta donde alcanza mi vista, no son piedras, son setas. En Noruega hay setas a mediados de agosto.

Para mi novia en una tienda le compré unos guantes mejores, de esquí gordisimos, también calcetines más gruesos y mejores para ambos, parece que cuanto más hacia el norte hace más frio y por los mapas del tiempo que veo en la prensa no parece que esté por llegar ninguna ola de calor. Quizás por esto alguien se desanime, vamos abrigados a tope, hay dias de puro invierno en España (Galicia) en los que salgo en moto con menos ropa o al menos no tan de abrigo como voy por aquí. Los noruegos en cambio van en camisas y camisetas de manga corta, alguno con chaqueta pero pocos.

LLEGAMOS AL CIRCULO POLAR ÁRTICO
Esto duele, te esperas el mal tiempo habitual, pero hoy fue mucho, nos levantamos lloviendo, esa lluvia suave de todos los dias, poco densa, pero lluvia al fin y al cabo y en moto se nota.

En el mapa que llevo en la bolsa sobredeposito veo la linea que yo mismo subrayé de naranja fosforito que me indica que allí, arriba de todo de mi bolsa sobredeposito está el y que si no pasa nada que lo impida hoy llegaré a él. Y voy acojonado, porque eso de Ártico suena a frio del copón y cuanto más nos vamos acercando llueve más y lo que es peor, hace mucho más frio.

Cada vez tengo más y más frio a pesar de toda la ropa que llevo y de la pantalla de la moto, mi novia al ir detrás parece que lo soporta medianamente bien, los pies los llevamos calados, pienso que habrá que comprar unos cubrebotas, en More og Romstald ya tuve que reparar una de mis botas por culpa del agua, se le soltó la parte de atrás de una suela, compré un montón de pegamento, se lo eché y parece algo pero funciona y aguanta. Llevo unos guantes de goretex y como quién tiene tos y se rasca sus partes pudendas, no siento los dedos, se que embrago cuando hace falta porque veo como la palanca del embrague va hacia el puño y nada más, no se que temperatura hace y encima no tengo donde mirarla, la zona está muy desierta, no hay gasolineras, no hay apenas lugares publicos. En Noruega se puede acampar de forma libre mientras no se permanezca más de una noche en el mismo lugar y se deje limpio, no hay animales peligrosos ni nada por el estilo, pienso en acampar hasta el día siguiente, ya es algo tarde y eso puede que aumente el frio, a mi novia no le seduce mucho la idea de acampar en medio de la nada. Se que en el Circulo Polar Artico hay algunas instalaciones, lo leí en algún lugar de internet cuando preparaba el viaje, así que decido seguir, si solo hay esas instalaciones al menos acamparemos al lado de ellas, por lo menos habrá café, pienso.

Cuando llegamos es casi noche, como la noche de aquellas tierras por esas fechas que parece una prolongación del día (imagen tomada a la una de la madrugada) pero con menos luz, se ve sin necesidad de luz pero es de noche. En el Circulo Polar Artico está todo cerrado, hay instalaciones, bar, todo eso pero está cerrado y nos encontramos solos allí en medio, con un frio de mil demonios, nos protegemos de la lluvia bajo un tejadillo mientras la Arpía se moja (como aguanta la cabrona, lo que le echen oye), me saco los guantes y tengo los dedos azules y no los siento, si me los cortan en ese momento con un hacha no sentiría nada, los guantes de mi novia parece que le fueron bien, calaron algo de agua pero al menos no tiene los dedos azules. Por primera vez me dice que tiene mucho frio, le digo que no se pare, que se mueva, que baile o lo que le de la gana y alli estamos, un gallego y una asturiana casi donde acaba el mundo dando saltos y carreritas, por la carretera no pasa un alma. Los guantes mios mojados los meto justo en la V del motor de la moto, las manos en mis sobacos, logramos coger un poco de calor y decido volver hacia atrás. Diez kilometros antes había un camping. Tienen plazas pero cogemos un hitter (cuesta 30 euros noche en todos los campings). allí hace mucho frio y no conviene experimentar como será la madrugada en ese sitio. El hitter es de los pequeños, litera para ambos, una cocinita electrica de un solo fuego y ¡un radiador! una estufita, ¡que maravilla!.

Nos instalamos y coloco toda la ropa alrededor de la estufita de forma que o bien se seque o se deshumedezca o bien pierda parte de la humedad. Nos ponemos más comodos y nos vamos a cenar a un bufet que hay en el camping.

Mi novia duerme como un lirón mientras yo doy paseos por fuera del hitter contemplando las estrellas, busco la polar y la veo, trato de recordar como se ve desde España, pero la veo más o menos igual, somos una mierdecita en el universo, tan mierdecitas que casi siete mil kilometros de diferencia no los percibimos al mirar una estrella. Lo único que me resulta extraño es la abundante luz que hay para ser de noche. Yo estoy vestido con un traje interior térmico unos vaqueros secos y un forro polar a modo de cazadora, de los baños vienen dos chicas, dos adolescentes hablando de sus cosas en bikini, más tranquilas que unas pascuas y pienso que por estos lares creen que los meridionales somos más "calientes", pues no se yo.

Comienzo a pensar que puede ser que nunca lleguemos a Cabo Norte, esto está siendo duro, supongo que personas de las que me informé a través de internet tuvieron más suerte y mejor clima, pero creo que no, recuerdo a un colega motorista, me contó hace unos dias mientras tomabamos café en una gasolinera, que aquí, en Noruega, todos los veranos son parecidos, que este no está siendo ni mejor ni peor que otros.

Me doy cuenta también de que la carretera va empeorando, cuanto más al norte vamos la carretera se va haciendo peor y a estas alturas la amortiguación trasera no va muy católica que digamos.

En una gasolinera vimos una moto de nieve sobre un remolque de un vehiculo, ¡joder! todo indica la hostia de frio.

Mirando un río que pasa justo detrás de nuestro hitter le hago mentalmente un homenaje a mi novia que duerme: la mayoría de las mujeres que conozco, pienso, no vendrian a nada a un sitio como este, no se, van a la playa en verano pero aquí desde luego que no, a las que conozco que vendrian habría de ser en coche, algunas vendrian en moto pero extremadamente bien equipadas para no pasar frio, por supuesto nada de tienda de campaña donde llevamos un mes durmiendo noche tras noche, de esas, muchas, posiblemente le dirian a su novio que se fuese a tomar por el culo en un lugar como este y se volverian para España con el sol, otras, las menos aún quizás seguirian, protestando pero seguirian.Algunas, las menos, quizás llegasen a Cabo Norte. Mi novia, sin un gran equipamiento, a lomos de una moto vieja acaba de pisar el Circulo Polar Artico y encima cuando peor las dan, si afino el oido, la escucho canturreando en la parte trasera de la moto, a veces, gritando palabras de animo que nos animan a los dos ¡ole sus ovarios!.

Me pongo a pensar en todos los fantasmones que montan en moto, si esos que todos conocemos, que para ellos hacer cuatrocientos o quinientos kilometros es toda una azaña y pasan un año dando la turra con el "cuando fui a Madrid" y ya no digamos si van a Pinguinos con el frio que pasaron. Me haría gracia verlos aquí. Si algún día mi novia topa con uno la imagino con la risa floja (a las alturas de escribir esto ya topó, pero es humilde y no dice nada).

Pienso también que es una pena el mal tiempo y no poder disfrutar del paisaje que solo vemos gris, un gris con tonos verdes, que posiblemente sea precioso con sol, pero ahora solo va resultando triste. Mi novia supongo que lo disfruta un poco más yo no puedo, la carretera es mala y está llena de ralladuras, no puedo permitirme mucho asueto mientras conduzco.

A la una y media de la madrugada salgo a fumar fuera del pequeño hitter, mientras lio el cigarrillo y lo fumo siento que pasan coches por la carretera hacia el norte ¿a donde coño irán a estas horas?, hay ciudades más al norte, si, pero la carretera parecía muy desolada. La E6, la carretera principal de Noruega que la cruza de norte a sur no es lo mejor del mundo, creo que ya lo dije, no hay puntos de asistencia ni nada que se parezca, hoy en día hay moviles pero me imagino a un averiado por aquí hace algunos años, supongo que tendría un problema serio, en España sería una carretera pesima, mal perfilada, mal peraltada, con mal firme, en muchos sitios sin arcenes, con buena abundancia de baches y mal señalizada, ya me encontré con puentes por donde no cabrian un turismo y un camión a la par y sin señal indicadora de preferencia o con cambios de rasante y detrás una hermosa curva peligrosa sin indicación de ningún tipo. Pienso que hasta es normal que en los paises meridionales tengamos bastantes más accidentes que esta gente en nuestras carreteras, andamos más en coche, muchos más y más rápido, aquí se ven relativamente pocos coches en la carretera comparado con cualquier vial español.

Con todo y la mala climatología he visto algo que me llamó la atención, un cartel que hablaba de un circuito de motocilismo ártico, parece que a pesar de todo hay algo de afición a la moto, también vemos a bastantes moteros noruegos.

Los últimos españoles que he visto fue hacia el sur, eran de Cadiz e iban en una caravana, la última vez que leí algo en español fue en el sur de Noruega, aquí no deben de llegar muchos, los carteles que hay en el hitter están en ingles, francés, alemán, noruego y suomi.

El 17 de Agosto del 2005 cruzabamos, bueno mejor dicho parabamos a ver lo que había por allí pero cruzamos también, el Circulo Polar Ártico. Me hizo ilusión hacerlo, uno en la vida tiene muchas ilusiones una de las que yo tenía era esta (ahora solo me queda ir al Amazonas y al Sahara).

En las instalaciones del Circulo Polar Ártico no hay nada especial, una cafetería y una enorme tienda de souvenirs bajo una construcción en forma de iglú gigante, también un monolito que especifica donde te encuentras y despues, en el exterior un par de cosas curiosas: hay una especie de monumento de la época de la guerra fria, es un murete con una estrella de esas que gastaban los sovieticos y algo escrito en ruso, a su lado hay muchas piedras y el monumento está golpeado por muchas, supongo que la gente le tira piedras y así es, llega un tipo en una harley alemana, se baja, se para, pilla un pedrusco y se lo tira, como mi inglés no da para tanto me quedé con las ganas de preguntarle por el asunto, en internet no ecuentro nada al respecto si alguien sabe el significado de ello le agradecería un comentario al respecto.

Subiendo una pequeña loma hay montones de pilas hechas con piedritas a modo de pequeños monumentos, hay alguna gente que hace el suyo, supongo que para conmemorar su paso por el CPA, yo paso del asunto, me da que de año a año la nieve las tira, además me parece una pequeña tontería, pero bueno, habrá a quién le haga ilusión y no está mal. También hay un monumento raro que en su base tiene todos los escudos de las regiones noruegas. Saliendo de la explanada de las instalaciones, más adelante por la E6 hay una iglesia en medio de la nada.

En las instalaciones del CPA comprendí el por qué de tantisimo frio la noche pasada, hay un enorme glaciar entre dos montes, por la vegetación debemos de estar sobre una gran meseta a una altitud de más de mil ochocientos metros. Ayer soplaba viento del norte que nos mandaba todo el fresquito que produce el glacial. Hoy apenas hay viento y cambió completamente, parece venir del sur, el cielo sigue plomizo pero al menos, de momento, no llueve.

Poco después nos vemos cruzando un inmenso puerto de montaña, me alegro de no haber intentado seguir viajando ayer, empiezo a temer que me voy a quedar sin gasolina, durante un buen centenar de kilometros no hay absolutamente nada, solo algún vehiculo que pasa en dirección contraria y un pequeño camión que adelanto. En el puerto compruebo que el amortiguador izquierdo va fallando o algo pasa en la rueda de atrás, paro varias veces y voy despacio, el amortiguador no parece roto ni nada pero me da la sensación de que está un poco más bajo que el contrario y que no recupera. No nos quedamos sin gasolina de milagro, en la gasolinera nos encontramos a un tipo muy pintoresco, un hombre que vive, al menos durante su mes de vacaciones, de forma muy natural, es un noruego que habla con bastante fluidez español y que con su mochila y tienda de campaña recorre el pais, a ratos a pie a ratos si lo llevan haciendo autostop, el motivo de recorrerlo así es que va pescando de rio en rio, donde lo dejan o a donde llega seguro que hay un río y el bueno de él pesca salmón y trucha. Hablamos de pescador a pescador, por si puedo comprar una caña pequeña y echar unas lanzadas pero me desanima, la legislación noruega es muy dura con los furtivos y la licencia para pescar en todo el país me costaría sobre doscientos euros por ser extranjero. Por lo menos me entero de que las tecnicas de pesca son igual que las nuestras, generalmente cucharilla o quisquilla para el salmón y cucharilla o mosca para la trucha, al parecer gustan mucho de la mosca seca y la prefieren a la otra y la pesca es muy abundante. El chaval no solo pesca en rios, también en lagos y en los fiordos, incluso en puntas donde hay mar abierto y así hace turismo el bueno de él, una forma interesante de pasarse las vacaciones y sin gastar mucho ya que acampa en libre.

Ya por la tarde y para evitar rodear más de ciento y pico kilometros de un fiordo decidimos coger un ferry que lo cruza. Al parar en la fila para subir al barco descubro que el amortiguador izquierdo está roto del todo, perdió todo el aceite y ni sube ni baja, el otro hace todo el trabajo y la rueda debe de rozar a veces con el tubo del cardan, a saber lo que vale cambiarlo, me fijo bien en el otro y casi es mejor que cambie los dos, terminará rompiendose también, ya de paso y puestos a dejar un pastón cambiaré la rueda de atrás o tendré que cambiarla un poco más adelante.

¿La climatología? pues firmariamos para que todos los dias fuesen como el de hoy, la pena fue el amortiguador, que no por esperado duele menos.

Al día siguiente llegamos a Narvik, es una pequeña ciudad sin nada especial que ver salvo que tiene un buen taller de Yamaha que regenta un señor muy amable que se llama Gair y un mecanico muy atento que te da todo tipo de explicaciones sobre lo que le pasó a tu amortiguador, o sea que estaba viejo y cuando son viejos, a veces rompen así. Los amortiguadores cuestan mil euros pero Gair se molesta en buscar via internet unos de la competencia que se los traerán al día siguiente a primera hora de la mañana u hoy mismo a última de la tarde, me cuestan quinientos euros, el único problema es que unas carcasas de acero cromadas que recubren los originales no podrán adaptarse a los nuevos y que me las tendré que llevar, si quiero, sin poner. Le regalo las carcasas. El neumatico trasero, curiosamente, y en un país en el que todo es más caro que la leche, es más barato que en España, bastante más, normalmente la rueda trasera para la Arpía viene costando unos ciento veinte euros, aquí una de la marca Dunlop me salio por ochenta euros.

Gair nos lleva a un camping cercano, el único que hay por la zona para que estemos hasta el día siguiente. Nos lleva en una enorme ranchera picup Chevrolet, llueve y hace algo de fresco, el termometro exterior de la ranchera indica que hay doce grados de temperatura y tanto mi novia como yo vamos abrigados, Gair en mangas de camisa, la ranchera es enorme, americana cien por cien, pero al contrario de muchos vehiculos americanos que se ven por allí esta es nueva, mi novia va sentada atrás a mucha distancia de nosotros, aquello parece la cabina de un camión. Gair me comenta que hará muy buena tarde para pasear y tomar unas cervezas. Le explico que eso no es un buen día, que supongo que en Noruega es cojonudo pero en mi país es un día de otoño/invierno, se extraña y le explico que ahora mismo en nuestra región hay unos treinta y pico grados de calor y es de las más fria de España, el pregunta asombrado como somos capaces de aguantar tantisimo calor, yo me rio.

El camping es un poco ruín, lo escribo por que si podeis evitar parar en el pues pasad y buscad otro mejor más adelante. Narvik está situado como si fuese en un monte, a bastante altura del mar y con un desnivel bastante pronunciado y el camping está en ese desnivel, eso si, tiene una cocina con cubiertos y platos por si alguien los necesita, limpia y mesas para sentarse y ver la TV (creo que casi todas las cadenas por estos paises emiten en inglés con subtitulos).

A la tarde vamos a pasear por Narvik, no hay nada en especial, un par de galerías comerciales y muchos jovenes en ellas, flipo un poco en una que tiene una vinoteca, el vino español va por las nubes, calculo los precios y un Albariño (San Campio) ronda los cien euros, un Rioja (Faustino VII) los ciento cincuenta. Hay una señora eligiendo vinos españoles, unos riojas de los que no recuerdo la marca, le digo que en España eso es un vino muy malo, el bueno, el mejor de todos los vinos españoles es el Albariño, me dice que lo quiere tinto y que el Albariño es blanco, veo un amandi (Rectoral de Amandi)

-El segundo mejor vino de España, señora, el mejor de los tintos

La señora me da las gracias y se va a la caja. Lo siento riojanos, espero que no lo consideren ustedes una traición pero a cada quién le tira el terruño.

Poco más hay en Narwick, solo algunas tiendas de souvenires, una iglesia de esas tan típicas por allí de madera y con un campanario picudo y muy alto, también un pequeño museo sobre la II Guerra Mundial, que ahí si tuvo Narvik cierta importancia, más por lo que sufrió que por otra cosa. Hitler en sus hijoputeces tuvo una muy particular, cuando los yankis le venian dando estopa sus tropas arrasaban todo, por hacer daño, he leido en algún libro como llamaban a esto "táctica de tierra quemada", (algún historiador no muy versado en táctica militar, supongo) pues no, esto no era táctica, era literalmente hacer el hijo de puta. La táctica esa la emplearon magistralmente los rusos tanto contra Napoleón como contra Hitler, retrocedian hacia el interior de Rusia y quemaban la tierra, la arrasaban para que las tropas invasoras, lejos de sus suministros, no tuviesen de que proveerse pero los Rusos quemaban lo suyo, lo propio, sacrificandolo para una victoria venidera. Hitler sabía muy bien que los americanos no tenian lejos sus suministros así que arrasar Narvik no le reportaba nada útil y además ni tan siquiera era de sus subditos, quemaba y arrasaba lo de otros, pero para hacer más el hijo de puta, sabía sobradamente, que la reconquista de aquello era imposible, así que Narvik, como tantos otros lugares en Europa, sufrió la chaladura del fulano. No entramos al museo, no suelen gustarme los museos militares, ves uno y ves ciento, tengo que verme muy aburrido para entrar en uno o que tenga algo que me interese.

A la tarde noche en el camping hay un padre y un hijo haciendose la cena (la mayoría de campings scandinavos tienen cocina completa, varias a veces en el mismo recinto, para uso de los campistas), recorren noruega en bicicleta, les gustaría llegar a Santiago de Compostela en bicicleta, pero este año no tienen tiempo, son de un pueblo más al norte que se llama Alta, les deseo que un día lo logren, el hijo es medio esmirriado, el padre parece de una gran fortaleza fisica, más del tipo culturista que ciclista, el padre es moreno y el hijo de tez muy blanca, el padre moreno de pelo y el hijo rubio, el padre ojos oscuros y el hijo ojos azules, hacen una pareja rara, me da que la señora madre del hijo debió de tener alguna aventurilla extramatrimonial, eso pasa en las mejores familias.

A la mañana siguiente a primera hora nos viene a recoger Gair, ya llegó el amortiguador y nos lo está poniendo el mecanico, mientras lo coloca flipamos un poco con las motos de nieve y los trajes polares para andar en ese tipo de motos, son gruesisimos, en un principio pienso que sería lo ideal para nosotros viajar por Noruega, aunque fuese en verano (es un decir), solo es un pensamiento, el traje es enorme en todo y no permitiría muchas cosas, cambiar de marchas por ejemplo (lleva unas botas enormes incorporadas) y sería dificil manipular embrague o frenos, pero eso si, abrigar debe de abrigar un montón.

Por cierto, si tienen que preguntar por un taller de Yamaha en Noruega haganlo con acento en la ultima A, de lo contrario a lo mejor no les entienden, alli es: Yamahá.

El tiempo que pasé en Narvik me dediqué a observar a conciencia a sus habitantes y además de ver que se entrenan para esquiar con unos esquies con ruedas confirmé mi idea de que eran un poco tristes y aburridos, no me extraña con el clima que tienen. Hasta los niños en sus juegos y trastadas parecen muy tranquilos, nadie grita, nadie dice una palabra más alta que otra, nadie rie a mandibula batiente.

Con el amortiguador reparado y rueda nueva salimos de Narvik, en una gasolinera me llevo una alegría, en un periodico, en el mapa del tiempo, aún sin enteder ni papa de noruego me parece entrever que esperan una ola de calor en los proximos dias, el dependiente me lo confirma, esperan temperaturas de ¡28º! ¡dios santo esto va a ser una fiesta! pero de momento hay que conformarse con más mal tiempo, la cosa se prevé para dentro de tres dias.

Nos faltan setecientos kilometros a Cabo Norte y no es que pueda viajar a velocidades astronómicas, que la carretera no da para más, pero al menos voy más tranquilo. Pasamos Alta y en Langfiordbotn cogimos un hytter, vuelve a hacer bastante frío. Bordeando un fiordo pasamos por una zona en la que a nuestra izquierda se veian montañas con numerosos glaciares. En un puerto de montaña vimos a los primeros samis, me desilusionaron un poco, los tenía por un pueblo que vivía en plena naturaleza y todas esas cosas que salen en los documentales y revistas pero no, estaban allí al pie de la carretera vestidos, con un lavvu montado, sus trajes típicos y vendiendo souvenirs, quedan bien en la foto si los apartas y te pones a su lado, pero como me desilusioné pasé de hacerme fotos con ellos, no me parecieron mucho más que unos gitanos aquí en España vendiendo cachivaches en muchos de nuestros pueblos.

La mayor parte del tiempo viajamos al borde del agua y se ve mucha vida pesquera, viveros en el interior del mar, secaderos de pescado con redes para evitar corvidos y gaviotas. Se ve que no es la época y no hay pescado en ellos pero si algún cuervo o gaviota muertos por allí colgados para disuadir a sus congeneres, hay uno en un sitio que si tiene pescado pero está reseco del todo, está en una especie de complejo turistico con souvenirs y supongo que lo tienen en plan adorno.

Al pasar la localidad de Russenes vemos los primeros renos. Mas adelante en el mar se percibe una linea de agua muy clara, el mar es azul oscuro y esa linea es azul esmeralda, se trata de la Corriente del Golfo de Mexico. Esa corriente evita que toda la zona norte de Noruega alcance en invierno temperaturas más frias (la media son cinco grados bajo cero), de no llegar hasta allí esa corriente calida, las temperaturas serian similares a las del interior de la Laponia, que algunos inviernos alcanzan los cuarenta grados bajo cero.

Los cuervos también me llaman la atención, son negros y el pico es igual que los de aquí pero hay muchos, durante todo el recorrido por Noruega vemos infinidad de cuervos y tienen una particularidad, sobre el cuerpo (no en las alas), llevan una especie de plumón denso de color grisaceo, como si se pusiesen un abrigo para salir a la calle.

También vemos algunos poblados samis con sus lavvus, el lavvu viene a ser como el tipi de los indios de las peliculas americanas, igualito, una estructura de palos a los que hoy en día envuelven una gran lona plastificada y esa es la vivienda suomi de toda la vida, bueno de toda la vida hasta que apareció la madera y el ladrillo, hoy en día estos poblados son en plan museo, pagas una entrada y te hacen un paripé de como era su vida, el paripé te lo hace un tipo vestido de suomi que lleva un teléfono movil al cinto y aparca a la entrada del poblado una picup Toyota, pasamos de entrar a ninguno, por lo que vi, supe y contó alguno, hay suomis que verdaderamente llevan una vida nomada atendiendo sus renos pero esos están en el interior de la Laponia donde ya nos encontramos, trabajando en sus cosas y no se dedican a los turistas ni cosas por el estilo. Los que vemos, dicen que si vas en invierno, parecen más autenticos, bueno, pues me alegro, si alguna vez vuelvo en invierno ya veremos.

No se si iré en invierno, en los montes que bordean la carretera hay barreras enormes para contener la nieve, me da que abunda en los meses invernales, en una gasolinera vimos una postal: se ve un camión en una carretera, a sus lados hay dos barrancos enormes de nieve que caen a pelo. En algunos de estos poblados samis hay renos, también vemos alguno que otro suelto, son los primero que vemos.

En el hiter donde estamos pernoctando me hace gracia una foto que pertenece a la decoración de la cabaña: se ve un tipo con una caña de pescar está sonriente y detrás de él prados verdes, no dejo de preguntarme quien será el tipo sonriente y por que pusieron alli esa foto.

Hay también varios libros que supongo fueron olvidados allí por los viajeros, no son libros conocidos ni nada por el estilo, ninguno está en español, hay un libro de visitas donde los viajeros dejan sus mensajes, me pongo a leerlos y todos parecen encantados con su particular aventura y dan animos a otros, no hay mensajes de moteros, hay uno que me hace gracia, está escrito con letra que me parece de chica y en gallego:

"dende Fisterra a Cabo Norte ¡nun Corsa!, hai dous cabos no mundo Fisterra e Cabo Norte"

No creo que la moza sepa tan poquita geografía, supongo más bien que está impresionada o la impresionó Cabo Norte y escribió a la vuelta.

Yo pongo un mensaje también pero la verdad, se me olvidó ponerlo en el diario y ahora no lo recuerdo, creo que hice mención a lo duro que era llegar a Cabo Norte en moto o algo así, si alguien lo ve de casualidad a lo mejor me lo dice, firmo con una R grande, rubrico con una linea atravesandola y le pongo un circulo rodeandola.

Al día siguiente cruzamos el gran tunel que une la isla de Mageröya con tierra firme, Cabo Norte se encuentra en esa isla y el tunel tiene 6'8 kilometros de longitud, comienzas bajandolo, después llaneas y finalmente vuelves a subir de las entrañas de la tierra, en el tunel hace un frio del demonio y al salir, al salir, peor. Hace bastante aire y está frio, también llovizna, pero eso ya se convirtió en normal

Llegando a Honningsvag (la a lleva un puntito arriba) comienza a llover de forma muy intensa, más intensa que nunca, la lluvia es aguanieve, comienza también un viento casi huracanado que me da de frente y me molesta muchisimo. ¡Joder! tenía que ser precisamente llegando a Cabo Norte, falta nada y menos, vengo aguantando lluvia todo el camino y encima, va y empeora. En Honningsvag se coge el último desvio hacia Cabo Norte, a partir de ahí es una sinuosa carretera que irá subiendo a una meseta elevada sobre el nivel del mar, la carretera es más o menos recta y llana, con pocas y suaves elevaciones, pero el viento y la lluvia van a más, parece una tempestad marina, la moto por la fuerza del viento va inclinada a unos cuarenta y cinco grados en rectas, pienso que si dejo de acelerar simplemente me quedaría en esa posición, sin embargo el viento es constante, no va a rafagas, eso evita que me caiga, apenas veo por la pantalla de la moto, tengo que llevar abierta la pantalla del casco y el agua entra dentro con fuerza, de lado, pero estoy empapado y la moto sigue, y sigue, y sigue y mi novia grita detrás con fuerza ¡venga que llegamos!.

De pronto veo a unos metros unas sombras y una señal apenas ilegible, tiritando paro la moto, más que nada para no darme un golpe contra algo, miro y lo veo claro: allí delante hay un pequeño letrerito que dice Nordkapp y las sombras son las garitas de peaje para entrar dentro. Tiritando saco la pequeña cámara digital para hacer algunas fotos, no puedo enfocar bien por que estoy llorando como un gilipollas, se me pasa la emoción y logro hacer unas fotos.

Costó lo suyo pero a las 18'20 horas del día 20 de Agosto de 2005 entrabamos en Cabo Norte.

El de la garita hay un funcionario que me explica el asunto, por el dienero en coronas noruegas equivalente a unos 22 euros tengo derecho a entrar y salir durante cuarenta y ocho horas del recinto de Cabo Norte más conocido por esa zona como Nordkapp, también si lo deseo, tengo derecho a acampar dentro. Pago y entramos. El temporal amaina justo cuando entramos, cesa la intensidad de la lluvia pero sigue haciendo bastante aire, hay una pequeña tienda de campaña en un lugar que en cualquier momento sale volando, es la única. Aparcamos la moto y damos una pequeña vuelta por las instalaciones, llegamos a la esfera armilar de hierro que señala el punto más septentrional de Europa y nos hacemos la foto de rigor.

Tomamos un café en el bar que hay en las instalaciones, mientras lo tomo escribo un mensaje a los colegas, emulando al parte aquel de la toma de Peregil de Federico Trillo, en plan coña escribo:

"18'20 horas hoy, con fuerte viento norte racheado, aguanieve y temperaturas bajo cero, tropas galaico asturianas conquistan Cabo Norte"

De allí a poco recibo otro:

"Aquí se está de puta madre, temperatura ambiente 30º, temperatura del agua 20º, nos sirven ron con piña en hamacas tumbados en la playa, hemos conquistado Santo Domingo"

Mi novia pregunta por qué no fuimos nosotros a Santo Domingo, no espera respuesta, sabe que en mi cabeza no figuran viajes a resorts caribeños.

Aunque no es tarde hace mucho frio y decidimos volver hacia atrás, cerca había un par de campings con hitters, paramos en el primero según se vuelve y nos atiende un simpatico anciano que dice tener noventa y dos años y parece que toma anfetaminas (espero que a estas alturas siga por allí vivo, activo y sonriendo), no se si nos comprende o no, trato de hablarle ingles y el solo dice "ya-yaaaa", si hablo en español también dice "ya-yaaa", entran unos alemanes que saludan en alemán y el dice "ya-yaaaa", así que lo bautizo como el abuelo ya-ya. Nos da un hitter y nos advierte que allí el aire se va y vuelve de repente, me indica que ponga la moto al lado sur del hitter ya que el aire fuerte siempre vendrá del norte, así lo hago.

Por el camping hay renos sueltos, por toda la zona hay renos sueltos, no parecen salvajes, supongo que están acostumbrados al ser humano pero tampoco se acercan, si te acercas a ellos se van de dos saltos.

Estoy tentado de volver a las doce de la noche al recinto de Cabo Norte, por ver si podemos ver el Sol de Medianoche, pero me desengaño, el cielo, aún de noche, está muy clarito, puedo ver entre las hierbas del monte las cagadas de los renos, hay muy buena visibilidad, parece que está atardeciendo, pero no habrá Sol de Medianoche, primero por que ya no es la época (es visible plenamente visible con buen tiempo entre mediados de mayo y finales de Julio) (pulsando aquí podrás ver una animación) y segundo por que aunque hubiese un resto está nubladisimo para verlo y si acaso veré lo mismo al día siguiente.

El día siguiente, para no variar, también amanece encapotado y ventoso, aunque con mejor tiempo, vamos al recinto para ver todo y bien.

Allí no hay gran cosa, ni nada que te asombre si no es saber que acabas de hacer siete mil y pico kilometros en moto. Cabo Norte está situado sobre un gran cantil sobre el mar, hay en el exterior unas explanadas para aparcar, después, antes de entrar al recinto cerrado verás varios monumentos: el Oscarsstotten, una piedra conmemorativa levantada por el rey Oscar II de Noruega/Suecia en 1873. El monumento llamado "Hijos de la tierra", un monumento basado en los dibujos de siete niños de distintas partes del mundo y que trata de representar el hecho de que la cooperación, la amistad, la esperanza y la alegría no tienen fronteras (ojalá fuese verdad). También está un monumento llamado "Madre e hijo" de la artista Eva Rybakken.Después viene el recinto cerrado donde encontrarás una cafetería grande y funcional llamada Kompasset, también tiene restaurante, bien surtido al estilo noruego: viandas insulsas, escasas y caras (sesenta euros por darnos un homenaje comiendo allí un par de zancos de pollo con patatas guisadas, pero un zanco pequeñito eh y pocas patatas). Una tienda enorme de souvenirs, un fotógrafo que realiza fotocomposiciones y te pone un sol de medianoche detrás y una recepción, también te puedes apuntar como embajador de Cabo Norte pagando 18 euros te dan un titulo en papel y todo, es que pregunté como era el asunto, por si lo daban gratis, pero no, no es como La Compostela y si quieres tener el privilegio de ser embajador de Cabo Norte en el mundo tienes que pagar y ya está. También hay una capilla modernista consagrada a San Juan (no se si el evangelista o el bautista) ya que al parecer mucha gente se casaba allí, así ya tienen un sitio adecuado para hacerlo, una especie de pub discoteca con una terraza mirador al mar donde a veces hacen fiestas para turistas y cruceros que se llama Bar la Gruta. Un museo thailandes en honor a uno de los primeros viajeros ilustres que visitaron el lugar, lo hizo en 1907 y era nada más y nada menos que el Rey Chulalongkom de Siam (supongo que muy famoso en Siam y en Cabo Norte), una sala donde proyectan un video de unos treinta minutos de duración explicando la vida en Cabo Norte, un tunel con escaparates de cuadros tridimensionales y maquetas explicando la vida en Cabo Norte donde se puede ver una recreación de la llegada del primer visitante a este lugar, un sacerdote italiano llamado Francesco Negri que llegó en 1664. También hay oficina de correos donde puedes adquirir un sello exclusivo de Cabo Norte. Al salir por el otro lado das a una explanada, frente a ti tienes el Oceano Artico y una esfera armilar sobre la que los turistas nos hacemos fotos, prohiben subirse a al pollete donde está instalada por seguridad pero nadie dice nada si lo haces y no hay peligro alguno de un accidente, me imagino que lo hacen por si alguien se cae y rompe una pierna que no vaya reclamando, es una construcción solida y un monolito que indica que te encuentras a 71º 10' 20'' de latitud. Y esto es todo, si hace buen tiempo se ven unos paisajes espectaculares por que aún haciendo malo nosotros los vimos y alucinamos un poco.

El segundo día además de hacer compras de recuerdos y cosillas así anduvimos por allí en plan tranquilo y relajado, hacía bastante frio pero al menos no llovía, visitandolo todo y esas cosas, también bajamos a Honningsvag, más que nada por que desde la oficina de correos de Cabo Norte no se podian enviar paquetes y mi novia, comprando recuerditos por el camino y junto con los de Cabo Norte (una rena grande, un oso polar y un reno motero, todos de peluche) acumuló unos poquitos, así que decidí mandarlos por correo por que ya no me cabía nada en la moto. En Honningsvag no hay nada especial, un pequeño pueblo portuario a donde no paran de llegar cruceros de abueletes para ver Cabo Norte, los montan en unos autobuses amarillos, los suben y los devuelven al barco. Lo que si hay es algo curioso, el "Ice Bar", regentado entre otros por un español muy amable que se llama José que te informará de todo sobre la zona, el Ice Bar es basicamente una tienda de recuerdos y en la trastienda hay un pequeño bar museo fabricado con hielo, logran mantenerlo a cinco grados bajo cero gracias a que está literalmente dentro de una nevera, esto parecerá una tontería pero te da idea de como se vive en Laponia, ves un iglú de los de verdad, te puedes deslizar en un trineo unos metros y te proyectan una pelicula sobre la vida allí, la pelicula dura trece minutos, dentro, con una bebida caliente que te dan no aguantas mucho más, el bar está a -5º de temperatura, que es la media invernal de la zona, así que te puedes hacer una idea de como se vive allí en invierno. hay que pagar entrada logicamente, que el asunto no se mantiene solo.

En Honningsvag, en la gasolinera, me encuentro a otro que viene desde bastante lejos en moto, desde Estambul llega el colega, lleva una BMW de trail y en las maletas unas pegatinas grandes con un mapa dibujado que describe la ruta, entró por Finlandia y parece que tuvo mejor tiempo que nosotros.

A la tarde paseamos a gusto y tranquilos por Cabo Norte, viendolo todo y haciendo algunas fotos, el clima parece que está algo mejor, pero poca cosa, el viento es tan fuerte como cuando llegamos lo que obliga a llevar la moto inclinada a contraviento pero aún es peor la cosa, el viento no es constante y para colmo es cambiante cosa que me da unos cuantos sustos. Estamos hasta tarde en el recinto, con la esperanza de que el tiempo cambie, que se despeje el cielo y poder así ver, aunque sea de forma minima (ya no es epoca de ello) ponerse el sol casi a la media noche, no es posible, el cielo está demasiado encapotado y hay una niebla meona que no lo permitirá, a las once de la noche nos vamos para el hitter.

Al día siguiente, amanece un día precioso, el primero en mucho tiempo, la temperatura debe de rondar los quince grados, solecito agradable, cielo con algunas nubes disperas, se ve todo claro y el aire es purisimo, una maravilla, se ve que los dioses escandinavos no quieren que nos vayamos de la zona sin ver todo su esplendor.

Cargamos la moto y al arrancar se rompe el cable de embrague, mejor aquí, en la E6 no hay arcenes y según y como rompiese podría representar el asunto un problemilla de cierto riesgo, lo cambio, nos despedimos de Cabo Norte y partimos de nuevo hacia el sur con dirección a Kirkenes [foto]. Por el camino no dejamos de encontrar renos y más renos por la carretera, creo que con el calorcito bajan a ella para calentarse en el asfalto. Voy despacio aún así nos llevamos un buen susto, al salir de una curva nos encontramos una manada de unos veinte o veinticinco, comienzan a dar saltos en todas direcciones, uno se pone más nerviso y trata de subir al monte, logro parar la moto a escasos centimetros de su hocico agachado a la altura de la rueda, me da la sensación de que se muestra amenazador y me da cierto temor a que la emprenda a cornadas o coces con la moto y nosotros, gracias a Dios no es así , creo que se asustó él más que nosotros y que una vez repuesto del susto siguió su galopada monte arriba, poco después cruzamos nuevamente el tunel de Mageröya y nos vamos hacia la frontera finlandesa en las Kirkenes.

A Finlandia.
En una parada para repostar casi en la frontera noruego finlandesa llega una Triumph 850, a bordo van dos mujeres, la que conduce saluda efusivamente, la otra parece más timida, cuando se quita el casco la conductora es una señora que ronda los setenta, inglesa de Oxford, que va con la nieta de viaje por esos mundos de Dios, habla con nosotros un rato y cada quién seguimos nuestro viaje, poco después la adelanto y me pita, no dejo de verla por mi retrovisor, tengo la sensación de que quiere adelantarme, simplemente no puede, no es que yo corra es que voy a la velocidad que permite la carretera y ella no puede tampoco correr más, voy pensando que joder para la abuelita, como le arrea a su edad, cuando sea mayor quiero ser como ella. La gasofa se termina de nuevo y se ve que a los dos a la vez, entramos juntos en una gasolinera ya finlandesa, la abuela reconoce bromeando que no puede adelantarme, dice que corro mucho, le explico que no, lo que pasa es que no se puede correr más y cosas así. No se como me apaño pero después de tomar mi café y cigarrito de rigor salgo antes que la buena señora y su nieta, al poco vuelvo a verlas por el retrovisor, casi entrando en un pueblo, reduzco la marcha, supongo que a la señora le hará ilusión adelantarme y pegarse la vacilada con su nieta, lo hace y saludan, moteras 100% ojalá fuesemos un poco así todos, amables, simpaticas (nos invitaron a visitar inglaterra y buscarla) y seguro que en un momento de apuro te echan una mano de buena gana. Adelantan y las pierdo de vista, justo al pasar el pueblo las había parado la policía finlandesa, en la carretera de salida había señales de velocidad obligatoria a sesenta por hora, supongo que lo infringirian, era una señal bastante ridicula, fuera del casco urbano, una avenida o carretera de dos carriles, sin casas a los lados ni pasos de cebra y señalizada a sesenta, espero que la sanción no fuese grave y que pudiesen seguir su viaje sin novedad.

El viaje por el norte de Finlandia es llamativo, comienzas a circular por una carretera entre millones de abetos, es todo muy llano pero hay algunas elevaciones y cuando subimos a ellas vemos abetos hasta que se pierde la vista, a veces lagos y renos, cientos de renos sueltos, hay señales cada dos por tres sobre el peligro que suponen estos animales, pero en estas latitudes y época el año sucede una cosa curiosa, a eso de las tres o cuatro de la tarde parece que se pone el sol, lo ves ahí un poquito elevado sobre el horizonte pero no baja de ahí en muchas horas, a las siete u ocho de la tarde el sol sigue ahí, en el mismo punto, de pronto comienza a bajar y se hace oscuro de todo, o sea que estás en una especie de limbo, como atardeciendo con poca luz pero ves bastante bien, no se si me explico. El caso es que los renos son de color pardo, las cortezas de los arboles también son de color pardo y los cabrones, si vas en un vehiculo pasan apenas desapercibidos, de repente notas un movimiento y tres saltos tienes al bicho cruzando a cinco metros de tu vehiculo, en tres o cuatro ocasiones casi tenemos un accidente y eso que iba despacio, en cierto momento me coloqué detrás de una rulot de italianos que iban también hacia el sur, por aquello de que si había un golpe se lo diesen ellos que tenian carrocería, ni así, al italiano se le cruzo un reno, frenó de golpe y casi le como el culo de la rulot.

La carretera es terriblemente rectisima, puedes circular durante decenas de kilometros sin tener la sensación de estar tomando una curva, da la sensación de que no hay nada alrededor, sin embargo había unos extraños postes cada ciertos kilometros, escamado paré al lado de uno de ellos, ni postes ni cosas raras, son radares, así de sencillo, arriba como a unos dos metros y medio del suelo ves los dos agujeritos y dentro una cámara y un flash, así que es tontería sentirte tentado de torcer la oreja en esas inmensisimas rectas, primero por que te puede llevar por delante un reno y deben de pesar unos doscientos kilos y segundo por que te puede venir un polizei con una hermosa factura.

El paisaje es raro pero se llega a hacer monotono, ya anochecido llegamos a Sodankylä y acampamos, al día siguiente seguimos para Rovaniemi, la idea es bajar hacia Dinamarca de nuevo recorriendo Suecia a todo lo largo. Viajamos con muy buen tiempo, ojalá dure bastante que es muy de agradecer, la temperatura es agradable y hemos podido prescindir de algo de ropa de abrigo, al menos vamos con más holgura y comodidad.

Me fijo que llevo la pantalla de la moto casi negra, cubierta hasta la saciedad de mosquitos, me fijo en toda esa carne muerta y algunos son grandes, no moscas ni mosquitos pequeños, son de esos que revolotean contra las ventanas de las casas a veces, esos zancudos que parecen algo de lo grandes que son, los hay más pequeños pero del mismo tipo, todos allí estampados, miles de ellos y me quedo un poco flipado. Unos kilometros antes de llegar a Rovaniemi pasa también el Circulo Polar Artico y como corresponde a la geografía del lugar, los finlandeses también lo convirtieron en una especie de santuario y además clavaron allí la casa de Papá Noel, un parque de atracciones esquimal y un bonito centro comercial. En el centro comercial veo que venden pegatinas con el aspecto de una señal de tráfico con un mosquito en su parte central, o sea, que en el norte de Finlandia son tipicos los mosquitos ¿por qué? pues me lo explican unas señoras en una de las tiendas: los mosquitos crian entre el pelaje de los renos, o sea, que ponen allí los huevitos y las larvas eclosionan y esta es la época que más mosquitos hay.

Visitamos a Papá Noel y todas sus instalaciones, como tengo un sobrino pequeño (ahora tiene cinco años), creo que estoy un poco obligado a que siga creyendo en cosas mágicas y agradables el mayor tiempo posible así que nos hacemos una foto con Papá Noel que es un tipo grandón y muy preparado (además de hacer Jo Jo Jo también habla un poco de español) auxiliado por un montón de gnomos que creo que los buscan pequeñitos y simpaticos, por 20 euros te hacen una foto con Papá Noel y te la dan casi al instante, no queda otra, la ilusión de un niño bien lo vale, más si es mi sobrino (podeis usar la foto para mostrarsela a vuestros hijos eh, no les leais esto, es bueno que tengan ilusiones y crean que hay cosas buenas en este mundo).

Resulta chocante estar en un lugar y que en verano no dejen de sonar villancicos por todos los lados pero es lo que hay, allí vive Papá Noel y le debe de gustar esa música. Mientras esperamos para recoger la foto un italiano berrea con Papá Noel y le dice algo como que cuando él (Papá Noel) vaya a Roma le van a cobrar por visitar la Fontana de Trevi, no se como se arreglan los italianos para dar la nota en cualquier lado, mi novia me dice que les tengo manía, pero no coño, es que lo compruebo constantemente, siempre tienen que montar alguna ridiculez y no es manía, es algo empírico al cien por cien.

Papá Noel dispone de todo un ejercito de ayudantes, hasta la oficina de correos finlandesa trabaja para él creando ediciones especiales de sellos y un correo especial que solo funciona para y por Santa Claus, la cosa consiste en lo siguiente, hay dos modalidades: Pagando una cantidad, creo recordar que siete euros, Papá Noel escribirá una carta a quien tu desees y se la enviará. La otra es que te venden un sello especial, un sobre y un papel timbrado, todo ello para que tu escribas la carta y la mandes diciendo que eres Papá Noel (opté por esta última para enviarle una carta a mi sobrino que llegó), la cosa es que la cartita llegará poco antes de navidad a la persona que tu elijas, Mi conciencia estaba tranquila, logré que mi sobrino durante unos meses más creyese que hay un personaje mágico que vuela en un carro tirado por renos y reparte regalos a tutiplén.

Otra cosa que también puedes hacer en Rovaniemi es entrar en un Lavvu a hacerte una foto, es una tontería pero no todos los dias entra uno en la casa de un sami, no cobran, está allí para que la gente lo vea.

Despues de rular por donde vive Santa Claus nos fuimos a comer según nuestra costumbre cuando viajamos, buscar un supermercado comprar algo y comernoslo. Ya habiamos observado en algunas poblaciones que los finlandeses no hacen mucho caso de la ropa que se ponen o no tienen espejos en casa o algo así, es que visten peor que mal y eso que mi novia y yo no somos muy mirados para esas cosas pero es que ¡joder! muchos hacian daño a la vista, por la ropa que llevaban (parecía rebuscada en mercadillos de saldo y de hacía mil años) o por la combinación de colores, vimos tios con traje y zapatillas de deporte de esas enormes, también con traje y botas de montaña, una señora con un pantalón de esos para sordos (se le leian los labios, pero los de abajo), los pantalones eran como de tergal negro y piratas, llevaba unos zapatos de charol similares a los de las niñas en primera comunión y un jersey blanco estilo irlandes, los ojos pintados con un azul electrico que echaba para atrás, más que pintados alicatados y el pelo atado en una coleta alta, pero lo raro era que se lo ataba con un coletero como de fiesta fucsia brillante y con plumitas, y así estaba la tia en un supermercado, direis que es excepción, pues no, había muchas que tres cuartos de lo mismo, tios con calcetines blancos a patadas y a veces peor, rojos y pantalón y zapato negro, un desastre vistiendo los finlandeses. Supongo que no tenian mucho donde escoger ropa, lo que había en el supermercado parecía sacado de algún almacen de los años sesenta. También había muchos rusos por la zona.

Seguimos viaje, desde que salimos de Rovaniemi no hemos visto ni un solo reno más. Acampamos al anochecer y al día siguiente por la tarde entrabamos en Suecia, no hay nada por lo que tenga mayor interés en Suecia, podía haber vuelto por Noruega, simplemente doy esta vuelta por ver cosas distintas, podriamos parar en Estocolmo pero lo deseche, aún tengo en la cabeza bajar desde aquí a Roma, según mi madre aún tengo dinero en el banco para hacerlo así que nada, cruzaremos Suecia, Dinamarca y a Berlín, donde teniamos la idea de parar unos dias. Así que de Suecia no puedo destacar gran cosa, solo que de los paises escandinavos me parece el mejor de todos, la gente es igual que la de Noruega pero sus carreteras son mucho mejores, son menos horteras que en Finlandia y parecen un pelín más felices que en los otros tres paises, en Estocolmo pasamos por un puente elevado que nos hace percibir a vista de pajaro una ciudad bonita con un centro histórico hermoso pero poco más.

Hay algo que me llama la atención: las suecas, no se a que tanto vacileo que traiamos en los años setenta los españoles con ellas y sus bondades y exhuberancias sexuales, por más que las miro y remiro me parecen unas tias muy normalitas tirando a corrientes del montón, supongo que a lo mejor las que venian a las costas españolas se desmadraban un poco y de ahí venía el tema pero es que la verdad, las españolas me parecen bastante más guapas y ya no digamos, sin despreciar a nadie, si nos vamos a Cordoba o a Mérida (yo creo que las mujeres más guapas de España están en Merida, en la provincia de Badajoz, pero para gustos se pintan colores). Nada muy del montón, rubias si, pero corrientes.

En el sur de Suecia, llegabamos a Malmo por la tarde y comenzaba otra vez el mal tiempo, el cielo se vino literalmente abajo, llegue a conducir practicamente por instinto, no veía absolutamente nada pero tampoco tenía donde parar a no ser en medio de una autovia (Suecia si las tiene), en la nada, trataba de llegar a una gasolinera o algo similar y guarecernos hasta que pasase el temporal o buscar donde dormir. Era una lluvia recia e intensa que caía de frente. Me coloqué detrás de un camión que iba despacio y por donde iban las luces del camión iba yo y así una buena tanda de kilometros, muy atento y rezando todo lo que sabía. Llevabamos un buen rato así y de pronto vi la primera gasolinera de territorio seco en la que paramos cuando subiamos, recordé que tenia un hotel en las inmediaciones, vi el rotulo del hotel en lo alto: SCANDIC ¡buf! al fin, la autovía era casi una piscina.

En la gasolinera, cuando estaba parando la moto sentí llorar detrás mia a mi novia, bajó de la moto y tratando de aparentar tranquilidad le pregunté que le ocurria, su respuesta, a pesar de la preocupación y el acojone que traía me hizo gracia: "quiero irme a mi casa con el sol". Manda huevos, ya tiene que llover y que uno esté harto de mal tiempo (habíamos tenido tres dias de buen tiempo, pero esta lluvia había sido muy dura, la más dura de todas) para que una asturiana diga que quiere irse a su casa con el sol. Se le pasó un poco el susto, porque era más el susto que el deseo del sol lo que tenía y nos fuimos al hotel, no era muy caro, cien euritos de nada y una buena habitación con calefacción, cama de dos metros, sofa, todo bastante elegante, os lo cuento por si vais por la zona y quereis un hotel. También tiene televisión claro, y en la televisión se ve la BBC y en la puta BBC el tiempo y hay una puta borrasca enorme que llega hasta Berlín y en Suiza hay una gota fría que está provocando inundaciones y yo tengo en la cabeza llegar a Roma, cojonudo, los elementos quieren joderme, igual que a Felipe II. Me cabreo conmigo mismo por haber puesto la tele, me jode que mi novia no puedo decir que tenga la moral muy alta y viendo eso me dirá que tire para España y encima tendrá toda la santa razón del mundo. Ella vuelve a sorprenderme: no, de ir a España nada, vamos a Roma, una asturiana tiene cojones para llegar a Roma tanto si hay borrasca como si no. Pos fueno, pos fale, pos malegro, tengo una novia que vale su peso en oro.

Cruzamos de nuevo Dinamarca sin parar, flipando otro poco con lo paletos que son por allí pero nada nuevo bajo el sol. Al entrar en Alemania comienzo a detectar cosas raras, el cajero no me da dinero, se limita a decir que no tengo saldo y a tomar por el culo. Pienso que mi madre pudo estar equivocada al mirarme hace unos dias el saldo en el banco, la llamo y le pregunto, me dice que no, que tiene un papel que le dieron en el banco y que efectivamente pone 1900 euros. Pienso que será un fallo del cajero. Mi novia lleva ochocientos euros en su cuenta, le digo que saque y alla le dice que el número clave es erroneo. Supongo que hay una avería en los cajeros y que pasará. Estabamos sin un duro, traté de estirar el dinero lo que me fue posible para no tener que sacar coronas en los paises escandinavos y tener que cambiarlas aquí, así que debia de tener unas cien coronas y cinco o seis euros que tenía de antes de subir hacia el norte, toda una fortuna, al menos había echado gasofa hacía nada, tenía gasofa para hacer una buena tirada de kilometros y ya sacaría dinero, comienza a llover de nuevo, de forma torrencial por la carretera que va de Hamburgo a Berlín. Bien, ya estamos como siempre pero ahora con la gasofa en la reserva y sin dinero. Me salgo de la autopista para tratar de buscar un camping, no hay ninguno por la zona y sin saber muy bien como llegamos a un pueblecito que se llama Zarrentín (así, de facil pronunciación y todo), en Zarrentín tampoco hay camping, pero veo que hay un Bed&Breakfast, busco un cajero para tratar de sacar dinero, al día siguiente seguiremos viaje sin mayor problema. Uno propone y el diablo dispone. El cajero sigue sin darme dinero y a mi novia diciendole que el número de su tarjeta está equivocado, llamo a mi madre de nuevo, son las diez de la noche y me dice que está segurisima del dinero que tengo en el banco. Llamo a un teléfono que viene en la parte de atrás de la tarjeta de crédito y me sale una operadora que me dice dos cosas interesantisimas: yo además de no tener un duro le debo ochocientos euros al banco y a mi novia le bloquearon la tarjeta por que como nunca había hecho gastos en el extranjero pues... por si acaso se la habian robado. Yo hablaba desde el interior de un cajero automatico, era sabado por la noche, a fuera pasaban tres jovenes germanos con unas botellas de cerveza en la mano, se ve que andaban de fiesta por aquel tranquilo pueblecito, iban canturreando una canción en alemán con pinta de bravillos de mirada desafiante enturbiada por el alcohol, cuando pegué el grito cagandome en la madre de todos los funcionarios del BBVA se llevaron un susto que casi se caen de culo. La operadora me dice que me tranquilice cuando le digo que tengo un papel con el saldo de hace unos dias que dice que dispongo de mil novecientos euros, me cuenta que ese papel posiblemente esté equivocado, al sacar dinero en el extranjero y pagar con tarjeta las cuentas tardan unos dias en actualizarse, me cago ya en sus muelas y le digo que como coño va a actualizarse algo si en esos tres o cuatro dias fue imposible que yo gastase esa cantidad de pasta y que encima debiese ochocientos euros, ella ya repite como un loro que no puede hacer nada que no está autorizada y yo en aquel tranquilo pueblecito alemán pegando voces como un loco en el interior de un cajero automatico. Le pregunto por la tarjeta de mi novia y le digo que me la desbloquee que claro que estamos en el extranjero y que la tengo a mi lado, me dice que eso no lo puede hacer, que ella por teléfono no sabe si es mi novia o no, le digo que tiene datos que solo conoce ella y me replica que puede tenerlos alguien que haya robado la tarjeta, ya me cago directamente en su madre, su padre, sus muertos más frescos y más antiguos y que si la pillo delante la mato. Que estamos tirados en Alemania, sin un puto euro, sin gasofa y que es de noche y no voy a tener donde dormir (ya me veo durmiendo en medio del monte), la tía más fresca que una lechuga me cuelga, ole sus huevos, que no te encuentre en la vida hija.

Al día siguiente no puedo arreglar nada directamente con mi banco, es domingo, jodidos estamos pero muy jodidos, decido que vayamos al Bed & Breakfast y tratemos de pillar una habitación para dormir. Allí me encuentro una santa señora, pero santa de verdad, el Bed & Breakfast se llama Gerhard Steffen y está en la calle principal, ustedes imaginen la escena: a las once de la noche aparecen un tipo y una tipa todos mojados, en moto y les cuentan que no tienen un puñetero euro, que tampoco lo tienen en el banco y que al día siguiente tratarán de conseguir dinero de España y le pagarán y la señora, todo el rato con una sonrisa de oreja a oreja que me dice que no hay problema, que tiene una habitación pero que solo me la puede alquilar esa noche, que al día siguiente las tiene todas reservadas ya que Zarrentín viene a ser como una especie de zona de descanso para la gente de Hamburgo y los fines de semana se van para allí a descansar y a dar paseitos por el campo y yo alucino en colores mientras la señora sonrie.

Llamo a mi hermana y veo a ver que puede hacer por mi, una opción es enviarme dinero a la oficina postal, con quinientos euros me llega, pero no puede enviarmelos, las oficinas de correo los domingos cierran. Otra opción es que se acerque al RACE de Santiago y deposite quinientos euros y me los hagan llegar y la ultima opción es que me ingrese dinero en una cuenta que tengo con dos o tres euros, una libreta de ahorro que tengo para hacer pagos y de la que tengo una tarjeta, pero la cuenta también está en el BBVA y tengo miedo de que si ingresa algo me lo descuenten para hacerse pago de lo otro o cualquier disparate semejante, optamos por lo del RACE y quedo al día siguiente de llamarla para darle instrucciones ahora lo mejor es dormir, pero no duermo una mierda. A la mañana me levanto y hablo con la señora santa sonriente y le digo que ya mismo después de desayunar pongo en marcha a gente en España para que me hagan llegar dinero, me dice siempre sonriente que no me preocupe y me siente a desayunar, la obedezco pero cada bocado que doy cuesta hacerlo pasar por la garganta, al poco, la buena señora aparece con un papelito y me dice que no hace falta que le pague ahora, que puedo pagarle desde España, en el papelito están sus datos y un número de cuenta, casi me pongo de rodillas y le rezo una Ave María, pero opto por explicarle que no puedo hacerlo, no tengo ni dinero para gasolina, pero que no se preocupe que me lo enviarán de un modo u otro.

Llamo al RACE pero la cosa puede tardar un rato largo, mi hermana tendría que llevar dinero a la oficina de ellos en Santiago y después tendrian que traermelo desde Hamburgo, mi hermana por su cuenta intenta meter dinero de su cuenta en la mia a través de la tarjeta de crédito, la idea es que si no me llega y me lo descuentan ya me lo envía por el RACE y después le pagaré todo, cuando realiza la operación me llama y me dice que lo compruebe, diez minutos después tengo en mis manos quinientos euros y salgo del cajero dando saltos de alegría y los alemanes me miran pensando que estoy como una chota.

Le pago a la señora que me regala una botellita de un aguardiente típico de la zona y le doy las gracias en varios idiomas. Se jodió el viaje a Roma pero el mundo no se termina mañana. Volvemos para España.

De Hamburgo hacia los paises bajos van cantidad de motos, cientos de motos, hay un motero en una gasolinera que habla un poco de español y me cuenta que no hay ninguna concentración, simplemente comienza un turno de vacaciones en Alemania y muchos van a Holanda por cosa de la marcha y la fiesta, me parece fenomenal yo sigo bajando un poco para el sur, por Munster y cruzar Francia por su zona centro, por variar.

Francia la cruzo sin mayor contratiempo, salvo que en un lugar me pilla el radar, la velocidad está señalada a ochenta y yo voy a algo más por una recta, veo el flash en el espejo retrovisor, ¡era lo que me faltaba! que me cobrasen una sanción en mano, nadie me para y sigo hasta España.

Antes de llegar a Gijón paramos a pernoctar en el camping de Orio, provincia de Guipuzcoa y tengo que soportar de nuevo la estupidez politiquera de nuestro país, el camping tiene todas las banderas de europa colocadas en un muro, todas, no falta ni la sovietica creo recordar, falta la de España, supongo que no considerará su propietario que somos europa o algo así.

Cuando llegamos a Gijón, a la casa de mi novia dejo la moto parada durante dos o tres dias, que también se merece un buen descanso, menos mal que el día antes de venirme para Vigo me da por ir a arrancarla a ver si está bien, no arranca, el motor de arranque se ha jodido, supongo que son las escobillas. La llevo al taller y me lo desmontan, no eran las escobillas, de tantisima agua como le callo a la moto llegó a entrar poco a poco en el motor de arranque y dentro se fue formando una pasta, mientras fui arrancando la moto a diario y varias veces esa pasta no se endureció y permitía la arrancada, al parar la moto varios dias la pasta se hizo muy densa y no permitía que arrancase, la reparación me cuesta doscientos euros y en el cajero no tengo nada, encima les debo, supongo que me los tendrá que dejar mi novia pero por si suena la flauta y fue un error del banco paso por el cajero, saco y me los dá, miro el saldo y resulta que ahora vuelvo a tener ochocientos euros y no he cobrado, que cosas tan maravillosas.

Mi novia me pidió por favor que no fuese a su banco a dar voces, pero hay cuando llegué a Vigo, les canté las del pulpo y unas pocas más, pedí saldos comprobé cuentas y efectivamente, los recibos me los cargaban con unos dias de retraso pero... en Alemania yo tenía casi mil euros en el banco, con esos mil euros yo hubiese aguantado unos dias más y el veintisiete cobraba y con eso hubiese dado la vuelta a Europa que yo tenía planeada. Aún hoy cuando entro por el banco me piden perdón por el error y eso que cambiaron los empleados, la madre que los parió.

La moto en Vigo marcaba 17.000 kilometros más que cuando salió, poco menos, eso fue todo lo que anduvimos en ese viaje, y aquí lo tienes por escrito por si a ti, lector, te sirve de orientación en algo. Lo único que me resta decirte es que si quieres preguntar algo o corregirme todo será bienvenido, puedes hacerlo en los comentarios de esta entrada, así servirá también para aclarar dudas de otros.

Precios orientativos:

Creo que es tontería poner precios exactos ya que estos varian con el tiempo, te pondré más o menos relaciones de precios que me imagino que te darán más una idea de lo que puede ser la cosa en años venideros:

Alojamientos:
El viaje en total me salio por aproximadamente siete mil euros, cogimos cuatro hoteles hoteles, uno en París de dos estrellas, cerca de la torre Eiffel que costó ochenta euros, otro el Scandic de Suecia que costó 100 euros y dos Bed & Breakfast en Alemania, ambos costaron 50 euros noche. Los campings en los paises escandinavos son sencillos pero limpios y agradables salvo alguno que resultó un poco ruín sin llegar a tener problemas de ningún tipo en ellos. En Francia, Paises Bajos o Alemania hay buenos campings en general, el de Paris fue el más caro de todo el viaje 18 euros por día, se encuentra en el Bois de Boulogne y es el único de París, no tiene lujos de ningún tipo ni piscina ni nada por el estilo, sobrio, limpio y tranquilo, en los demás lugares, incluso en los caros paises escandinavos rondaban los doce o trece euros, en los paises escandinavos hay una muy buena red de campings, eso si, no pidas mucha cosa en cuanto a piscinas y cosas así, tienen lo basico: recepción, tienda de comestibles y para de contar, los hitters de dos plazas cuestan 30 euros. Cuanto más vas llendo hacia el norte más hitters van teniendo, los hitters solo los usamos en Noruega, costaba el de dos plazas treinta euros, los hay más grandes, tipo chalet con cocina, sala, TV y varias habitaciones más caros, por curiosidad miré en un camping uno de estos y costaba cien euros por noche. Los campings en paises escandinavos suelen disponer de lugar cubierto para cocinar, muchas veces con cocina incluida que puedes usar.

Gasolina:
Cuanto más al norte más cara, para que te hagas una idea, en el año 2005 yo llenaba el deposito de mi moto con aproximadamente doce euros, eso en Francia subía a unos dieciocho y en los paises escandinavos llegué a pagar veintidos euros por llenarlo.

En Francia o Alemania conviene repostar en las gasolineras de los supermercados (Intermarche, Le Mousqueter, Auchamp etc.) es unos centimos más barata que en el resto de gasolineras. Pero hay un inconveniente, las gasolineras de los supermercados cierran pronto (más o menos a las siete), ahí tienes la posibilidad de pagar con tarjeta en el cajero del surtidor, el problema: a veces no admiten tarjetas extranjeras.

En cuanto a gasolineras cerradas lo mismo sucede en el resto de Europa del norte, puedes pagar con la tarjeta pero a veces no la admite, conviene cuidar este detalle ya que te puedes quedar tirado en medio de nada.

Comestibles y otros servicios:
En Francia es un poco más caro todo, pero poco más, para que te hagas una idea en el Alcampo de La Defense en Paris la comida diaria nos salia por entre cinco y diez euros, así sucede en Paises Bajos o Alemania, en Dinamarca la cosa sube un poco y en Noruega bastante más, en Andalsnes (fiordos del Norte, provincia de More og Romstald) nos llegamos a gastar casi cincuenta euros en comida para dos dias, no hubo ningún lujo ni cosas extrañas, comida normal y corriente.

No tomamos copas ni licores, pero si cafés y diversas consumiciones en bares, en Francia es como un veinte por ciento más caro que en España comer de restaurante (me refiero a comidas normales tipo menú del día), en Paris todo eso ya está literalmente por las nubes, hemos pagado 10 euros por un café y una cocacola al lado de la Notre Dame. Ir de marcha en Paris literalmente es prohibitivo, la entrada a una discoteca de moda puede andar entre los ochenta y doscientos euros, sin copas incluidas, un chico portugues que trabajaba en el camping me informó que en una juerga por París podias gastarte tranquilamente mil euros en una noche, hemos visto precios en restaurantes y similares y la verdad es que no me quedaron en la cabeza pero echaban para atrás, el resto de Francia es más normalita pero aún así cara en este sentido.

Los Paises Bajos son tres cuartos de lo mismo, los escandinavos... tienen los restaurantes vacios, eso si, por allí hay mucho Mac Donalds y burguers diversos, aumentale los precios con respecto a España un diez por ciento.

En Francia o paises bajos pagabamos una media de un euro y medio por un café con leche, en los paises escandinavos el café de las gasolineras era asqueroso y rondaba los tres euros, eso si, te dejaban llenar un vaso de cuarto litro de ese "café" también lo había con una cosa que asemejaba ser leche.

En Alemania los precios son similares a los de Francia.

Carreteras:
Apenas circulamos por Autopista, Francia tiene buenas autovias y buenas carreteras.

Para entrar en Paris cogimos unos veinticinco kilometros de autopista, nos cobraron un euro y poco.

En Holanda entramos en un tramo de autopista para cruzar el dique, pagamos cinco euros, en Alemania son gratis. En Noruega para cruzar a la isla de Mageröya y llegar a Cabo Norte hay que cruzar un tunel submarino, costó aproximadamente veinte euros.

El puente que cruza entre Dinamarca y Suecia cuesta veinte euros cruzarlo.

Moneda:
En Dinamarca, Suecia y Noruega no hay euro ni lo admiten, cada pais tiene coronas de distinto valor con respecto al euro, varia poco de unos paises a otros, en Dinamarca seis coronas eran un euro y en Noruega y Suecia siete y pico coronas eran un euro.

Puedes operar con tarjetas Visa y otras en los paises escandinavos.

Huso horario

En todos los paises recorridos no cambia la hora.

Otros que también llegaron en moto a Cabo Norte, vistaron distintos lugares y les pasaron distintas cosas:
MC ALIKATES
Moto Almuerzo Valencia
En Goldwind
Montse, Al y David
Otro de los mismos de antes
Viajaron en el 2000
Resaca Motos
Under My Wheels es el blog de un gran viajero, pero grande grande, además de que su blog te puede ayudar a preparar otros viajes también fue a Cabo Norte en moto.

Ver más fotos del viaje

OTRAS WEBS DE INTERÉS
Guia Michelín muy útil para preparar una ruta.
France Guide
Viajando por Bélgica
Oficina de Turismo de Holanda
Alemania turismo
Scandinavica Dinamarca
Scandinavica Suecia
Visit Norway
Oficina de turismo de Finlandia
Organización Meteorológica Mundial
Otra forma de viajar por Cabo Norte.

Y ya que has llegado hasta el final, me permito rogarte que si has detectado algún error me corrijas, si sabes de algún lugar en internet que no esté aquí nombrado y tenga buena información relativa a los paises mencionados, si conoces buena literatura al respecto en internet o en libros o si eres conocedor de cualquier otro detalle que pueda facilitar a un viajero el camino lo dejes en los comentarios. Si tienes alguna duda no dejes de preguntarlo en los comentarios (puede servir para otros) si está en mi mano resolvertela lo haré prontamente. Si has viajado a Cabo Norte en moto o cualquier otro medio y quieres publicarlo y no sabes como, puedes ponerte en contacto conmigo y te lo publico aquí en Donicela.com con tu nombre, solo tienes que escribirme a donicela@gmail.com.

Gracias por tu amabilidad y si piensas hacer este viaje te deseo toda la suerte del mundo y mucho ánimo. Vive para rodar y rueda para vivir.

Vssssss.

----------------------------------------------
-----------------------------------------------
A partir de aquí pueden leer los comentarios que había en el anterior blog donde estaba este reportaje, algunos pueden ser de utilidad para el viaje:

  1. Cuantos dias estuviste al final?? Estamos planeando un viaje parecido entre unos amigos y yo pero nosotros vamos a subir por Inglaterra hasta Noruega via ferry para no repetir el camino a la vuelta. Tambien tenemos previsto pasar por San Petersburgo que nos coge cerca ya que bajamos por Finlandia.
    Ya les he puesto este enlace a mis amigos, seguro que te pondrán algún comentario.
    La crónica del viaje es estupenda y bien documentada, seguro que nos será de gran ayuda a nosotros.
    Saludosssssssssssss
    Escrito por Jony34 — el 6 Febrero, 2007 a las 8:44 pm | Editar
  2. Estuvimos fuera un mes y medio aproximadamente. Pero no hay por qué estar tanto nosotros fuimos muy de tranquilos, parando en sitios y cosas así, en Paris siete dias, en Amsterdam 5 en Normandía tres, y así sucesivamente según lo necesitasemos para ver la zona.
    Mirad bien lo de Rusia, me comentaron que por allí la cosa está bastante peligrosa, me lo comentó una amiga que fue y pasaron un poco de cague, las quisieron robar y todo, a lo mejor exageró pero por si acaso informaros.
    Me alegraré si os es de ayuda, no os puedo decir nada sobre ir desde Inglaterra a Noruega, lo que si os puedo decir que me parece buena idea, supongo que de ese modo recorrereis todos los fiordos del sur y centrales, a mi me quedó algo de pena por ello pero me quedaban muy a desmano.
    Vssssss
    Escrito por Reynold Doforno — el 7 Febrero, 2007 a las 1:56 am | Editar
  3. Hola Reynold,
    Soy uno de los compañeros de jony , también paisano tuyo ,de Verín en concreto . Tu relato me parece muy interesante y sobre todo viene a ratificar otros en el que ya nos ponían en aviso de que en Agosto allí no es verano sino un clima similar al de noviembre en España , más o menos. También veo que lo que he leido sobres las carreteras es cierto , que no son alfombras de asfalto sino que están fatal. Lo que más me preocupa es que no acabo de saber si las etapas que programamos van a ir muy pilladas para hacerse en un día , claro contamos conque la duración del día en Agosto es amplia y hasta las 9-10 o más hay buena luz para rodar , un ejemplo , la ruta entre geiranger por la carretera de los trolls hascia Alesund puede hacerse bien en un día , yendo tranquilos digo. Lo de San Petesburgo ya se lo he comentado a Jony que tiene sus riesgos , no tanto allí sino los trámites en la frontera y la ruta con la militzia o policía rusa, como les de , lo mismo te escoltan y se hacen fotos con las harley que te las joden y nos quedamos allí compuestos y esperando que se nos aparezca una santa alemana que nos de hospicio como te pasó a tí. Bueno será cuestión de llevar buen móvil y el telefono de la embajada o consulado premarcado y dejar contratado un buen seguro , también estamos valorando que una guía que habíamos pillado para San Petesburgo nos acompañara desde la frontera con un taxi no son muchos km y al cambio cuesta poca pasta y nos daría bastante tranquilidad, aunque jony sabe no sé que técnicas para que la militzia nos escolte .. ya veremos si hasta el hotel o hasta la comisaría de San Petesburgo, porque para más inri no hablamos , no sólo ruso sino tampoco inglés… hombre .. no sé yo si el gallego… xa sabes que sempre hai un galego en todos os rincons do mundo, seguro que algun axente da militzia resulta ser algun municipal de villagarcía reciclado a sovietico…confiemos.
    Escrito por roadrider — el 7 Febrero, 2007 a las 3:39 am | Editar
  4. Vaya, de Verín, ahí en Monterrey tengo yo familia ;)
    Te cuento lo de la luz solar, por si os sirve de algo.
    Por lo que veo vais con Harleys, por lo cual siento deciros que a no ser que tengais suerte con la climatología rodareis relativamente poco cada día (la Harley es como la Virago en ese sentido, no es un pepino), yo creo que el día que más quilometros hice fueron setecientos, el resto podría decirse que una media de 500 diarios, el culpable de rodar tan poco no era la moto ni tan siquiera las carreteras, era la climatología bastante adversa que nos tocó en suerte, pero claro eso también depende de la prisa que os deis en levantaros, amanece muy temprano, a eso de las cinco por allí ya es de día. Nosotros nos levantabamos a eso de las ocho o nueve y mientras que desayunabamos, desmontabamos la tienda y empaquetabamos nos daban las diez o diez y media y comenzabamos a rodar.
    Los dias, a pesar de que solarmente figuren como largos no resultaba ser así, en Noruega, a lo largo del día el cielo se iba encapotando y os aseguro que había dias que se encapotaba de tal manera que a eso de las siete era practicamente de noche, a eso se le sumaba que según iba pasando el día, casi siempre, iba en aumento el frio así que era raro que a eso de las ocho de la tarde no estuviesemos acampando, el motivo también de acampar a esa hora era el de poder comprar comida antes de que cierren las tiendas, así que la cosa era que a las siete, más o menos, llegabamos a un pueblo, buscabamos un supermercado, comprabamos la comida y nos ibamos al camping, esto de comprar la comida venía dado también porque en las maletas no teniamos mucho sitio así que no podiamos comprarla al mediodia y llevarla en la moto, así que todo depende de cuantos vayais en cada maquina también y como vayan de cargadas, evidentmente no es lo mismo ir uno solo que dos en una moto.
    Lo de Rusia me acordé ahora de un detalle, yo también estuve tentado de ir desde Finlandia a Moscú y volverme desde allí, lo deseché por dos razones y la primera fue un correo electronico de la embajada rusia, que en palabras de ellos pero más o menos me decian lo siguiente: “tenga cuidado con los delincuentes en Rusia y en Bielorusia, algunos son muy peligrosos, no se fie de las mujeres rusas, pueden querer casarse para salir del pais y si no logran su objetivo pueden desear tomar venganza, haga caso a todas las indicaciones de la policía podrian tomarle por terrorista, algunos policias pueden ser corruptos” y este correo fue el que comenté con la amiga esta que había estado en San Petersburgo y ella me ratificó que en parte todo eso era cierto pero ella iba con una organización de esas que van en buses a ver las cosas, aún así la quisieron robar. Además de eso había una norma de visados y tenia que decir un hotel en el que me alojaría y dos o tres chorraditas más que me hicieron pasar (de momento) de ir a Rusia. Otro detalle para descartarlo era que yo viajaba con la chavala y bueno, que me pase a mi algo desagradable pos fueno, pof fale, pos me jodo, pero si encima le pasa a ella sería más jodido, así que de momento descarté viajar en moto por Rusia. Si supe en Finlandia que los Finlandeses viajan con frecuencia a San Petersburgo a comprar vodka y de juerga (parece ser que es más barato) y no les pasa nada del otro mundo, pero claro, conocen idioma, zona y ante cualquier problema tienen la casa a un paso.
    Lo del gallego en todos los lados es cierto, Pasando Alta había un gallego currando de camarero en el restaurante de una gasolinera, era un gallego raro, con acento uruguayo, vamos un hijo de gallegos del Uruguay que había emigrado a Noruega (¡manda carallo!) pero creo que no debe de haber muchos más, en el bar de hielo del pueblecito antes de llegar a Cabo Norte también hay un español que creo que me dijo ser de Granada, pocos más te vas a encontrar, chapurrear un poco de ingles por esa zona no viene nada mal, Noruegos, suecos y finlandeses casi todos hablan ingles perfectamente, los rusos no lo se, alguno que vi por aquí en Vigo lo hablaba pero allí no tengo ni idea.
    Ah, otro detalle de rusia de hace años pasó con un colega de Lalín, pero este no es fiable que es un bala, el tio metió a una chavala rusa en su cuarto de hotel y la tia le quiso robar, anduvieron a hostias y todo, pero este ya digo que no es fiable, sabe dios donde encontró a ese ejemplar de rusa y todo eso. Yo creo que no tiene por que pasar nada del otro mundo, los finlandeses ya te digo que van con frecuencia a San Petersburgo y no les pasa nada, si das con un policía corrupto con llevar algo previsto para una “mordida” asunto arreglado y un delincuente… pues que quieres que te diga, a mi me acaban de robar un coche en Lisboa, en todos los sitios cuecen habas. La cosa es como dices llevar un buen seguro de asistencia en ruta (RACE a pesar de la que me lio en Asturias con el gruista me respondió muy bien cuando me robaron el coche en Portugal).
    En lo de rusia yo más que preocuparme mucho por la delincuencia, que también, me aseguraría de tener suministro de gasolina en el trayecto, que de eso alguien viaja allí con cierta frecuencia (pero va de hoteles buenos y con gente importante) pueden andar mal, el viaja en avión y allí lo mueven en coche pero aquí anda en moto y sabe lo que hay, dice que se ven pocas gasolineras y las que vio eran muy cutres.
    Espero que tengais suerte y podais llevarlo a cabo sin problemas de ningún tipo.
    Si fumais llevad tabaco, una cajetilla de chester por aquellos lares andaba por los once euros, yo fumaba de ese de liar ;)
    Escrito por Reynold Doforno — el 7 Febrero, 2007 a las 12:39 pm | Editar
  5. Efectívamente, viene a colación de lo que has comentado de un granadino que trabaja en un bar de hielo antes de llegar a Cabo Norte:
    El otro dia me dijo un colega(yo soy granadino), que si subía por allí que visitara un hotel o bar de hielo que hay y cuyos dueños son unos granadinos. Yo no me lo tomé muy en serio, por eso no le pedí más detalles sobre el tema pero ahora que dices tú que es verdad… le preguntaré a este colega a ver como lo sabe, igual conoce a alguno…
    Escrito por Jony34 — el 7 Febrero, 2007 a las 2:07 pm | Editar
  6. El pueblecito se llama Honningsvag y no tiene gran cosa salvo tiendas de recuerdos, oficina de correo y un puerto al que llegan los cruceros de ingleses, en el está el Ice Bar, que además de eso es una tienda de recuerdos y cosillas así, el bar de hielo no tiene nada de particular, está metido en una gran cámara frigorifica y construido con hielo de Laponia, te cobran por entrar, te dan una bebida caliente y te ponen una pelicula y ves cosillas propias de lapones: un iglú, un trineo, y cosas así, el bar está como si fuese un bar de hielo pero lógicamente allí dentro no hay camareros ni mucha gente, el día que fuimos nosotros estabamos solos y no aguantas mucho más de 15 minutos por el frio (bueno, aguantar aguantas, pero ya hay que tener ganas), está a -5 grados bajo cero.
    El chaval que estaba allí se llamaba Jose y “creo” que me dijo que era granadino (pero no estoy muy seguro), si se enrolló explicandonos algunas cosillas y tal sobre la vida allí, creo que me dijo también que tenía otros dos socios españoles, parece ser que fueron allí a currar un verano, les gustó y se quedaron.
    Aquí te dejo el enlace al Ice Bar:
    http://www.articoicebar.com/indexes.html
    Escrito por Reynold Doforno — el 7 Febrero, 2007 a las 8:03 pm | Editar
  7. Hola Reynold, he disfrutado con la lectura de tu relato, el sentido del humor és muy importante.
    Pieno ir este verano con mi mujer y la furgo (Renault Trafic adaptada) ahora estoy recabando información de los veteranos que ya habeis estado. Si puedo ire en del 15 de junio a finales de julio.
    Por cierto tu novia debe de tener algun defectillo, no? Que envidia…conservala que es un tesoro.
    Escrito por justo cordero — el 27 Febrero, 2007 a las 8:37 pm | Editar
  8. esta guapo
    Escrito por pericles — el 28 Febrero, 2007 a las 2:19 pm | Editar
  9. Si, si que tiene algún defectillo. En Noruega puedes practicar camping al aire libre mientras no pases más de una noche en el mismo lugar y dejes el sitio libre, ella no quería (por ducharse y esas cosas que hacen algunos ;) ) así que te sale un pelín más cara la cosa.
    Si vas con furgo y no sois muy delicados para eso te puedes ahorrar una pasta, pienso que en furgoneta si está adaptada puedes parar a dormir en cualquier parte, hay algunas gasolineras que por unas coronas (no elche la cuenta) te permiten ducharte y asearte. La idea supongo que está pensada para camioneros pero no deben de poner pegas a nadie mientras pagues.
    Gracias Pericles.
    Escrito por Reynold Doforno — el 28 Febrero, 2007 a las 2:58 pm | Editar
  10. Yo voy este año y quiero hacerlo solo (es un reto) y en poco tiempo.
    Puedo prescindir de la tienda de camping?, hay algunos amigos que han ido y dicen que solo hoteles hasta llegar a los paises escandinavos, despues siempre hay hitters, y esa primera fase la haré en pocas noches (hoteles baratos tipo Formule 1).
    Por lo que leo, la lluvia os acompaño bastante, ¿aconsejas llevar traje de lluvia?, supongo que si, pero mira que es incomodo, o es grande para podertelo enfundar encima de la chupa o cordura, y entones flamea, o es pequeño y si hace frio te jodes…
    No obstante no debe ser normal tantos dias de lluvia, aconsejame…
    Espero tu respuesta
    vssssssssssssssss
    Escrito por Gabriel — el 20 Marzo, 2007 a las 3:53 pm | Editar
  11. Puedes prescindir totalmente de la tienda de campaña, en todos los campings que paramos había hytters, además de eso hay hoteles de todo tipo, solo ten en cuenta que cuanto más al norte todo es más caro, los hoteles por esos lares además de Formula 1 que también había, están los Etap que hasta creo que son de la misma cadena.
    Llevate el traje de agua, no es que nos pillase mala suerte, eso lo pensé yo también, pero varias personas de allí me dijeron que el tiempo era el normal de todos los años, que siempre había sido así. Además llevate ropa de abrigo, o sea… un traje de aguas holgado, en algunas zonas como puedes ver estuvimos posiblemente a bajo cero, me imagino que te haces a la idea de lo que es eso en moto. Si puedes llevate calzado de goretex o como minimo unos cubrebotas.
    Suerte.
    Escrito por Reynold — el 21 Marzo, 2007 a las 4:42 pm | Editar
  12. prueba
    Escrito por marian — el 21 Marzo, 2007 a las 6:16 pm | Editar
  13. Muchas gracias por tus consejos, tu relato es muy bueno y detallado me va a servir mucho.
    Conforme vaya preparando todo y si me salen mas dudas te escribo…..
    Y si vuelvo ! te cuento, estoy muy ilusionado con el viaje, y relatos como el tuyo hacen afición a la moto y los vaijes…
    Escrito por Gabriel — el 25 Marzo, 2007 a las 4:50 pm | Editar
  14. Realmente es uno de los mejores relatos que leido en Internet. Te puedo decir que me ha enganchado desde el principio, de hecho tenía previsto esta tarde hacer otras cosas y cuando me he puesto a leerlo no he podido parar. Mi más sentida enhorabuena por el relato, por la aventura y por tu novia. La verdad es que yo estoy preparando a conciencia el viaje para este verano, y lo de la lluvia pensaba que era un suceso meteorológico secundario, pero vero que es un factor a tener muy encuenta, ya lo creo. Yo no obstante tengo pensado salir el 31 de junio, sábado, y regresar el 27 de julio viernes. La idea es también parar en algunos sitios como Oslo, o hacer el recorrido del tren Flamsbana, un viaje en ferry por el fiordo NAEROYFJORD o dedicarle al menos un día a las islas Lofoten, para bajarme después por Suecia. De hecho si alguien quiere compartir la aventura estupendo, estoy buscando compañeros/as de viaje. No obstante te quería preguntar: – En Noruega hacer etapas de 300 ó 400 km es tal vez demasiado para rodar en un día. Cuál crees que es la distancia apropiada para hacer por día. – Con tantod días de lluvia, que son casi todos, que crees que es mejor un mono de lluvia o un traje de lluvia, pues el mono yo creo que es mejor para conducir, pero el traje te permite que si llegas a un sitio y llueve puedes salir con él a dar una vuelta e incluso utilizar sólo la chaqueta o podertela quitar si entran en un bar o tienda por ejemplo, el mono es más complicado quitárselo y ponérselo y si sólo chispea da tal vez mucho calor. – Mi idea es utilizar en Noruega las hitter, sabes si en ella hay platos y vasos, porque he oído que no siempre es así. Además como os las apañabais para secar la ropa en días de lluvia, que son la mayoría. – ¿A qué hora cierran los supermercados por la tarde? Lo digo porque mi idea es comprar también comestibles a la llegada, pero veo que a lo mejor es más conveniente salir temprano para llegar pronto y hacer la compra. El problema es que también quiero visitar algún museo o iglesia y éstas abren por la mañana prácticamente, entonces hay días que pierdo tiempo por la mañana visitándolas. – ¿Crees que es necesario llevarse un chaleco térmico y plantillas térmicas con batería que tengo para el invierno? ¿Sería suficiente con un forro polar, guantes de invierno, puños calefactables y un par de buenos calcetines? – En cuanto a piezas de repuesto veo que llevaste un cable de embrague, ¿es fácil cambiarlo? ¿Qué otras piezas debería llevar?
    Gracias anticipadas por tu respuesta y la verdad es que a raíz de tu relato llegar a Cabo Norte es una auténtica aventura, es más el viaje que el paisaje que finalmente te espera, pero como he leído en otras aventuras, ES EL VIAJE la auténtica aventura. Un viaje que no se olvida nunca, aunque te llegue el alzeimer.
    Un cordial saludo, y ¡ojalá encuentre yo una novia como la tuya! ¡Qué maravilla de mujer! Conservala porque vale su peso en oro. Chao.
    Escrito por Jose Pedro — el 8 Abril, 2007 a las 6:25 pm | Editar
  15. Bueno, casi consigues que me ruborize y eso que dicen que soy un sinverguenza, lo dice mi madre pero tampoco hay que hacerle caso a todo lo que dicen las madres ;)
    La lluvia como has podido leer no es un suceso aislado que te pilla de cuando en cuando, a mi, desde Normandía hasta Cabo Norte era raro que no me pillase, cuando estás parado en Paris, Amsterdam u otros lugares apenas la notas por que andas a pie o cosas así, pero también llovia (en Paris no mucho, tuvimos suerte). Si te fijaste converse con algún Noruego a proposito del asunto y me comentaban que de raro nada, que el verano en que yo fui era como otro cualquiera, así que ve preparado para la lluvia. Yo que tu me llevaría un traje en lugar de un mono, por lo que dices de salir después a pie en alguna localidad en la que pares, siempre te puede hacer un apaño. Nosotros en Paris compramos una especie de gabardina en unas bolsitas de esas de plastico perrillero y eso nos apañaba de mil maravillas pero ya que lo tienes…
    Hacer etapas de 400 kilometros es factible, incluso si tienes buen tiempo puedes hacerlas de algo más, supongo que habrá gente que las haga de mil, no me extrañaría pero yo entre que normalmente no tiro mucho de la oreja y que la carretera no era la mejor del mundo pues andaba por ahí, por los 400 los dias que no paraba en algún lado, a veces a llegué a quinientos. De todos modos lo mio era calmado, si paraba en una gasolinera me echaba mi cigarrito liado tranquilo, si veía un rio bonito o un paisaje paraba, en fin, cosillas así, en el plan que tu vas supongo que andarás como yo, una media de 400 diarios salvo los dias que pares en los sitios que deseas ver.
    Nosotros utilizamos tres hitters de dos plazas, en uno había platos y vasos pero no estaban muy higienicos que digamos, es mejor que te lleves los tuyos, yo me llevé un equipo de esos de montaña, de aluminio consistente en un juego de cubiertos para dos personas, dos vasos, dos platos y dos tarteras con sus asas y una sartén, dentro de los vasos metía cosas como sal y cosillas así pequeñas de comer, no es necesario que lleves un Camping gas en Noruega pero si en Francia o Alemania, no siempre hay cocina en los campings, en los hitters si, siempre vi hornillos, incluso cuando paré en un camping y no pagaba un hitter curioseaba en su interior y lo tenian pero vamos, no te tomes esto como palabra de Dios, a lo mejor vas y das con uno que no lo tiene y encima tienes la leche de hambre ;)
    Los supermercados cierran muy pronto, desde Francia para arriba tienen horarios muy normalitos, a las seis ya encontrabamos a veces supermercados cerrados sin embargo en algunos pueblos de Noruega, preguntando, llegamos a encontrarlos abiertos a las 20’00, esto no representaba un gran problema, en muchos campings tenian cosas comestibles pero… no es buena idea fiar en eso, a algún camping que llegamos no tenian nada y menos mal que habiamos comprado. Por otro lado está el asunto de las gasolineras, en Francia conviene repostar en ellas y si cierran a lo mejor las tarjetas españolas no te funcionan y te quedas colgado a las seis y pico con bastante día aún por delante. Otro recurso para comprar alimentos por Noruega o Suecia si se te hace tarde son precisamente eso, las gasolineras, suelen tener comidas y precocinados, en algunos pueblos la gasolinera es un supermercado para la gente de allí ya que no hay muchos más sitios a los que acudir.
    Secar la ropa no fue problema, en todos los campings que fuimos había secadoras, a veces al lavar poca ropa menuda la secabamos dentro de la tienda, podía quedar un poco humeda pero colocada en el sitio adecuado en la maleta de arriba (dentro eh, que no llevabamos gallumbos colgando) se ve que le daba calorcito y terminaba de secarse, pero bueno, también nos pasamos un par de dias o tres intentando secar un par de tonterias o tres.
    Lo del equipo para el frio que mencionas… yo si lo tuviese y sabiendo lo que se te lo juro que lo llevaba, con eso creo que te lo digo todo, si relees arriba creo que explico que en el Circulo Polar Artico noruego mis dedos al sacar los guantes, además de no sentirlos, estaban azules. Creo que te merece más la pena que te pese por llevarlo que por no llevarlo.
    Es muy sencillo cambiar un cable de embrague con las herramientas adecuadas, pero si nunca lo has hecho te aconsejo que practiques en casa, o si quieres al lado de tu taller habitual por si en tu moto es más complejo pero no creo, en casi todas es más o menos igual la cosa, yo siempre llevo un pequeño maletín en la moto con algunas cosillas, un juego pequeño de llaves de vaso que me sirven para todos los tornillos de la moto, una llave inglesa, un destornillador, un par de bujias de repuesto y alguna llave fija para algún tornillo tonto que haya por ahí, también llevo diversas tuercas, tornillos, prisioneros, bridas de diversos tamaños, cables de embrague hay tres o cuatro, una navaja, fusibles, bombillas de repuesto y también he visto en el “tupperware” un mechero, un llavero de repsol y un boligrafo, las tres ultimas cosas juro que no se que hacen allí. Yo que tu también llevaría abrazaderas, a mi me salvaron de un par de problemillas menores y las compré por el camino, no te va a pesar llevar tres o cuatro.
    Como bien dices, lo que hay en Cabo Norte es casi lo menos interesante del viaje, lo interesante es todo lo que hay por el camino y evidentemente no deja de resultarte curioso lo que has hecho, no creo que sea una gran aventura, al menos no para salir en Al filo de lo imposible pero cuando llegas allí no dejas de repetirte que te has metido más de siete mil kilometros entre pecho y espalda y eso, bueno, para muchos será una tontería pero para mi tiene su puntillo, Allí no creo que te asombre mucho lo que hay pero con asombrarte de lo que tu has hecho creo que es bastante, además le puedes escribir una postal a tu madre diciendole eso de ¿Y ahora qué eh? ¿no decias que no iba a llegar lejos?.
    Animo, mucha suerte y no te desanimes, cuando estés calado hasta los huesos o helado de frio piensa que lo peor aún puede llegar.
    Escrito por Reynold — el 9 Abril, 2007 a las 1:57 pm | Editar
  16. Muchas gracias por la parte que me toca, pero hazle caso a mi novio, si tienes buen equipo para el frio y la lluvia llevalo, ojalá te pese por llevarlo y no usarlo que por dejarlo y necesitarlo (dudo mucho que no lo necesites). ;)
    Lo de los 400 kilometros diarios, pues no se, pero a lo mejor se pueden hacer más, que mi novio es muy tranquilo, va despacito, para a repostar, se fuma su pitillito liado, para en cualquier parte, supongo que depende de la persona.
    Mucha suerte.
    Escrito por La Novia de Reynold — el 9 Abril, 2007 a las 2:04 pm | Editar
  17. Menuda odisea!!
    Enhorabuena, la verdad es que da gusto leer el asuntillo.
    Yo también soy gallego, de Cariño (A Coruña). Como sabrás, tenemos otro cabo mítico aquí: Ortegal. El cabo que divide Cantábrico y Atlántico, con los acantilados más altos de la U.E y las piedras más antiguas del continente (las 4ª del planeta) pero…. me tira cabo Norte!!.
    Este verano iremos mi novia y yo, aunque no en moto sino en plan coche de alquiler una vez en Noruega (vuelo en avión).
    O sea, turismo no aventura.
    Me pregunto si es fácil encontrar en la carretera E-6 algún lugar para a comer cada “x” kilómetros (tipo restaurante “barato”, que allí no lo son, y no tipo restaurante restaurante), y la clavada que meten. Creo haber leído que 60 euritos del ala por dos patas míseras de pollo.
    Pues nada, muchas gracias.
    P.D. Ah!! Los cuervos que visteis no son cuervos, son cornejas cenicientas. Son iguales a las cornejas de aquí en Galicia, pero con el manto y vientre color ceniza. la subespecie gallega se conoce como Corvus corone corone, mientras que esta noreuropea es Corvus corone cornix.
    Escrito por Jose — el 11 Abril, 2007 a las 8:18 pm | Editar
  18. Gracias por lo que me dices de que te gustó leer el reportaje, señal de que mal del todo no me quedó.
    Ortegal o Finisterre creo que deberiamos de promocionarlo más desde Galicia y desde España, por dos razones: son también cabos extremos y la verdad… Galicia ofrece al menos tanto como Noruega si no más, pero aquí somos así y que se le va a hacer.
    Según vas viajando por la E6 vas cruzando pequeños pueblos (aunque les llamen ciudades o sean capitales de provincia son, como mucho, del tamaño de Carballo (por decirte un lugar que te suene), tienen restaurantes pero no los vi frecuentados, en carretera también los hay pero si te digo la verdad no vi ninguno tipo a los tipicos de aquí que a las horas del mediodía te encuentras llenos de camioneros.
    Lo de los sesenta euros fue en un sitio digamos de lujo (el restaurante de Cabo Norte) pero no creo que varíe mucho la cosa por otros lugares. Otra opción son los telepizas y los MacDonals, que me da que eso y no otra cosa era lo tipico por las carreteras de allí, en serio, los había al pasar por pueblos o en sus proximidades y estaban llenos de gente que viajaba, no de la del pueblo, tienen precios medio razonables pero… no los compares con los de un telepizza de aquí, la misma pizza allí cuesta casi el doble.
    Y lo de las cornejas, pues si tu lo dices será así, a mi me parecian un poco grandes para ser cornejas pero supongo que la subespecie noruega será más grande. Gracias por aclararlo, es un dato para el reportaje ;)
    Si te sirve de algo mirate la opción de viajar en Autocaravana, había muchos sitios que las tenian en alquiler y a lo mejor es relativamente asequible, no te puedo decir por que no pregunté, pero me llamó la atención ya que no vi uno o dos sitios donde las alquilasen, al menos me encontré con ocho o diez mientras viajaba.
    Escrito por Reynold — el 11 Abril, 2007 a las 9:36 pm | Editar
  19. No puedes imaginar ka envidia que me ha dado leer tu reportaje aunque por falta de tiempo lo he leido en diagonal. Solo te envio estas lineas para agradecerte el curro que te has tomado haciendolo. Un grupo de amigos salimos desde Lanzarote(embarcamos las motos hasta cadiz) el 4 de junio del 2007 y aunque tenemos las primeras etapas mas o menos claras no asi las demas . Somos 6 ,motos la mia es una Yamaya 1100 drag star, y aun tengo que hacerme con la relacion de concesionarios-talleres yamaha de noruega … por si algun percance. Tomo nota de lo del frio y de la lluvia (estamos advertidos). Por cierto si tienes intencion de venir por Lanzaroe avisame un tipo que se ha curado este viaje y este reportaje no puede ser mala gente
    Saludos
    Escrito por antonio orihuela — el 23 Abril, 2007 a las 7:49 pm | Editar
  20. Gracias Antonio:
    No se si os servirá de algo o si actualmente aún lo tienen. Yo hace unos cuantos años que tenía pensado este viaje y un día, que ya digo hace bastantes años, pasé por la Yamaha de Vigo y les pregunté si tenian algún listado de concesionarios en Europa, me dieron un librito con los concesionarios de todo el mundo que aún lo tengo, supongo que las distintas marcas de motos tendrán listas de concesionarios en sus webs, pero lo cierto es que nunca lo miré.
    En Narwik teneis un buen concesionario de Yamaha seguro, tuve que cambiar allí los amortiguadores, los originales costaban mil euros, el tio (se llama Gair) me consiguió unos de competencia en menos de doce horas, instalados y todo, me costaron 500 euros y el mecanico se deshizo en explicaciones sobre por qué se me había roto el amortiguador (además de por viejo), la cosa es que mi inglés es muy de andar por casa y el tio se desvivió para que yo lo comprendiese todo perfectamente. Además de eso, el dueño, se molestó en acercarme a un camping a las afueras del pueblo con su coche (una picup Chevrolet americana bastante flipante).
    Algún día tengo pensado viajar a Lanzarote, conozco Gran Canaria y Tenerife, me queda esa isla, así que no descarto que te avise, no soy mala gente según dicen mis amigos, a mis enemigos no les he preguntado pero es que no se quién son. ;)
    Escrito por Reynold — el 25 Abril, 2007 a las 1:50 pm | Editar
  21. Vaya pasada de viaje, me he divertido mucho leyendolo, el año que viene queremos ir varios amigos, y he tomado buena nota de tus aventuras. Un Saludo desde Alicante montado en una Varadero.
    Gracias por hacerme pasar varios buenos ratos, ya que lo lei en varios dias.
    Escrito por Sergio — el 27 Abril, 2007 a las 4:08 pm | Editar
  22. Pues gracias a ti por leerlo, espero que lo paseis bien en el viaje.
    Escrito por Reynold — el 29 Abril, 2007 a las 7:17 pm | Editar
  23. Hola,
    la verdad es que me ha resultado ilustrativo y ameno leer tus aventuras hasta cabo norte.
    Tengo que decirte que yo no he sido tan bestia como tú, y a lomos de la Fazer desde un pueblecillo cercano a Barcelona, he llegado a Pingüinos y lo pasamos mu malamente…(eso sí procuro no dar la brasa a los moteros con esa batallita, y desde tú comentario menos aún, sólo a esos que cuando llueve no la cojen, yo la uso a diario y disfruto de ello, menudo chubasco pillé ayer… jejeje)
    Y he de reconocer que el mejor viaje que he hecho , fué a Italia por toda la costa Francesa, Cannes, Niza,... pero veo que eso lo conoces también.
    Eso sí, ole los “ovarios” de tu novia, en eso es como mi mujer, aguantó lo indecible, pues vaya vientos y lluvias pillamos en “la Camarga” francesa…jajaja
    En fin, no quiero aburrirte, sólo desearte lo mejor y darte las gracias por la crónica, me lo he pasado bien y ha despertado el gusanillo viajero de nuevo… a ver si convenzo a los colegas…jejeje o cuando mi pequeñajo crezca un poco, qué lo animo a ir a NORDKAPP? jajaja
    V’s y suerte.
    David
    Escrito por David — el 4 Mayo, 2007 a las 10:59 am | Editar
  24. Pues me alegro de que lo pasases bien leyendo esto David.
    Un día de estos que tenga tiempo y ganas pondré también el reportaje sobre nuestro viaje a Italia, a lo mejor te apetece comentar tus impresiones que quizás sean distintas de las nuestras y sirvan para orientar a otros posibles viajeros.
    Lo de viajar con un niño así en plan largo (un niño ya mayorcito, claro) tiene que tener su encanto, yo de momento no hice ninguno, pero tengo idea de hacerlo, quizás cuando eso suceda cambie la moto por un trike con tres plazas detrás o algo así ;)
    Escrito por Reynold — el 4 Mayo, 2007 a las 2:07 pm | Editar
  25. Tu relato ha sido formidable,aunque creo que se te ha ido la mano contando tus aventuras en DONOSTI con todo lo que te has extendido,no veo que digas nada bueno.Espero que los que te lean entiendan que los DONOSTIARRAS no somos unos enrgumenos y que tu llegaste en”un mal momento”. Cuando quieras vuelve y te recibire personalmente, (ya me diras) mi correo es . mikelarenaza@hotmail.com BIENVENIDO
    Escrito por mikel — el 6 Mayo, 2007 a las 7:20 pm | Editar
  26. Hola Mikel:
    En el reportaje cuento solo lo que me sucedió durante el viaje y ese día abundaban los “energumenos” por Donosti.
    Conozco esa ciudad, trabajé unos cuantos años en Bilbao y, si me sirve como descargo, si hiciese un reportaje de Donosti lo primero que tendría que decir sería que para mi gusto y en su estilo, es posiblemente la ciudad más bonita de España y la gente, poca gente me encontré con la amabilidad que gastais ahí, en todo el País Vasco en general. De cenutrios desgraciadamente no está libre ningún lugar del mundo y de que se junten en ciertas ocasiones.
    Escrito por Reynold — el 6 Mayo, 2007 a las 9:51 pm | Editar
  27. Yo hice el viaje en 1.978.
    De lo que cuentas de Noruega, solo tengo que decirte que no te quejes de las carreteras
    el tramo de la E-6, desde Narvik a Honissvag (C.N.) en aquella epoca. era una pista de tierra compactada. (La pistas a Cabo Norte la hicieron los Alemanes en la 2ª guerra mundial).
    El resto de tu relato esta muy bien, sobre todo al hacerlo en clave de humor, yo tenfgo la costumbre de guardar datos de las rutas que hago y ahora, preparando un nuevo viaje a Cabo Norte, he echado mano de ellos y los he actualizado con tus notas, muchas gracias por ello, me sirven de orientación.
    Hay muchos relatos de Cabo Norte, pero les falta los datos economicos, y de tiempos por etapa, los tuyos son mas completos y ayudaran a mas de uno.
    Yo me marcho el 30 Junio al 26 de Agosto, por Bilbao, Inglaterra, Noruega, Filandia, Estonia, Letonia, Lituania, Polonia, Chequia, Austria, Passo Estelvio, Aosta, Val d’iseere, Carcasonne y Bilbao.
    Un fuerte abrazo campeon.
    Escrito por CIMI — el 20 Mayo, 2007 a las 6:04 pm | Editar
  28. Hola CIMI:
    Agradezco mucho tus puntualizaciones, las de todos serán bienvenidas, ayudarán a que un futuro viajero tenga más datos y actualizados, así que a la vuelta de tu viaje si quieres contarnos algo relativo a Noruega o Finlandia será bienvenido en esta croniquilla de nuestro viaje.
    En los datos de economicos o tiempos de etapa no incidí gran cosa (a pesar de que tu los consideres más completos) por razones muy sencillas: los primeros varian y los segundos dependen de cada quien, yo viajé más o menos tranquilo y con tiempo, otros pueden querer llegar a Cabo Norte en doce o quince dias y volver (leí un relato de unos que hicieron eso antes de ir yo) entonces me limité a contar más o menos mis etapas en las que hacía más o menos una media de cuatrocientos kilometros, aunque hubo algún día de setecientos. Para los datos economicos y otros me limité a poner links a páginas que por su interés los tendrán más actualizados (las de Turismo de los paises que visité por ejemplo).
    Te deseo un buen futuro viaje, si necesitas algún dato de Aosta o Carcasone a lo mejor te lo puedo facilitar, pasé por esos lugares el año pasado (aún tengo que escribir el relato), en todo caso no tenian nada resaltable en cuanto a que pueda influir en el viaje que piensas hacer, lo único que Carcasone me desilusionó un poco, la Cité es hermosa pero está tan llena de tiendas de souvenirs que pierde encanto, al menos por la tarde, quizás a primera hora de la mañana con todo cerrado y sin tanto bullicio esté más bonita.
    Escrito por Reynold — el 20 Mayo, 2007 a las 8:22 pm | Editar
  29. Hace algunos dias ya te pedí algún consejo, ya me quedan pocos días y estoy ultimado los detalles del equipaje, no quiere arrastar durante 10.000 km cosas prescindibles y voluminosas. Mi pregunta es ¿es necesarios llevar saco de dormir? ¿en los hytters hay algun tipo de mantas etc..
    Del resto del equipo ya estoy seguro pero esta es mi unica duda.
    GRACIAS.
    Escrito por Gabriel — el 26 Mayo, 2007 a las 11:45 am | Editar
  30. Llevate el saco de dormir. En los Hytters que estuvimos en dos había mantas en otro no. Si puede ser que el saco sea de buena calidad y para soportar temperaturas de -5 grados, los nuestros eran para -0 (bajo cero) y alguna noche hacia el norte de noruega tuvimos que ponernos algo de ropa además de los trajes térmicos de la moto con los que dormiamos, y eso contando que la tienda, aunque pequeña era de buena calidad. No te van a pesar y puede pesarte mucho no llevarlos. Los sacos además los usamos durante todo el camino, nunca prescindimos de dormir en ellos, quiero decir que en Francia, por ejemplo, tampoco hace el calor de aquí. Otra buena idea es llevarte un plastico grande (te ocupará poco) que cubra la tienda de campaña (con ponerle unos cordeles en las puntas para engancharlo con piquetas llega) te vendrá muy bien para el relente, yo me fabriqué uno con una colchoneta que se me rajó en Paris y me vino de maravilla, cuando no hizo frio lo usaba para tapar la moto y protegerla un poco de la lluvia y cuando hizo frio me protegía a mi del relente poniendolo sobre la tienda.
    De todos modos espero que tengas mejor tiempo que él que tuve yo y no te haga falta nada de esto, ya nos contarás.
    Por si te sirve de algo nosotros llevabamos los dos sacos en una bolsa de desescombro, llevate varias bolsas de esas, yo llevé tres y volví con dos, aguantan bastante más que las de basura y te serán muy útiles por la lluvia si tienes que llevar algo fuera de las maletas. Los sacos los llevabamos debajo de maleta trasera, la bolsa con los sacos iba empotrada entre el foco y la maleta atada con un pulpo.
    Escrito por Reynold — el 26 Mayo, 2007 a las 10:38 pm | Editar
  31. Saludos:
    Después de disfrutar con tu relato (y seguirlo en el mapa) no quisiera dejar de agradecerte tu crónica con el provecho que he sacado de ella.
    Yo salgo para Cabo Norte el 23 de junio. Mi itinerario varía un poco del tuyo… pero no soy tan tranquilo en las etapas… y creo que yo y mi Transalp aguantaremos… ás la Transalp que yo, seguro.
    En principio subimos por Noruega y bajamos por Finlandia hasta Helsinki. Luego un barco hasta Tallín y bajar por las Republicas Bálticas, Polonia y R. Checa… veremos como aguanta en cuerpo. Vamos dos, cada uno en su moto…
    En fin, gracias de nuevo por tu relato, ameno, útil y divertido.
    Escrito por Angel — el 28 Mayo, 2007 a las 2:24 am | Editar
  32. Pues me alegro de que te resultase útil el reportaje, y si te resultó divertido mejor que mejor.
    Espero que os vaya todo de maravilla en el viaje y si a la vuelta teneis la paciencia de actualizar algún dato o ampliarlo, supongo que será de agradecer por otros futuros viajeros.
    Saludos.
    Escrito por Reynold — el 28 Mayo, 2007 a las 12:42 pm | Editar
  33. Muy buen relato, lo mas curioso me resulto lo de normandia… tanto puede llover?
    Este blog queda en mis favoritos!
    Aproposito a los que le guste viajar, en www.tempoviaje.com tienen muy buena info, recomendado!
    Escrito por Nichos — el 30 Mayo, 2007 a las 7:47 am | Editar
  34. Hombre Nichos, cada quién cuenta la fiesta según le fue en ella, el año pasado un matrimonio amigo fue a recorrer Normandía y la Bretaña (en moto) y me contaron que aunque los dias estaban nublados no les llovió tanto, creo recordar que fueron en Julio.
    De todos modos por lo que me dijo una guia turistica en la oficina de turismo de Le Mont de Saint Michel era normal como poco el tiempo nublado y algo de lluvia en las fechas que fui yo. Agosto parece que era más seco pero tampoco dijo “mucho más seco” o algo similar, asi que…
    Me alegro de que te gustase el relato.
    Escrito por Reynold — el 30 Mayo, 2007 a las 1:15 pm | Editar
  35. estupendo
    Escrito por Anonymous — el 30 Mayo, 2007 a las 4:34 pm | Editar
  36. We are in beautiful wolrd
    Escrito por Research for the good future — el 21 Junio, 2007 a las 11:35 pm | Editar
  37. He disfrutado leyendote,,a los enamorados de la moto como yo este tipo de relatos y de viajes nos hace sentirnos vivos,,,me gustaria, me encantaria hacer el viaje a cabo norte pero desgraciadamente y por una enfermedad pulmonar no puedo arriesgarme a subir hacia zonas frias,aunque si les acompañare hasta san michel a dos tipos que veo que te han leido y suben este verano para noordkaap,el jony34 y roadrider,,
    Bueno un saludo,y si estas pensando otra vuelta en moto espero que lo relates que da gusto leerte,un saludo y otro para tu novia,imanol desde donosti,,,
    Escrito por ima27 — el 22 Junio, 2007 a las 10:24 am | Editar
  38. Gracias Ima27, pero te cuento. Creo que tu enfermedad pulmonar no tiene que impedirte viajar a Cabo Norte en verano, hace frio si, pero no más que en Donosti en otoño, a lo mejor los dias frios ponte que es como tu ciudad un día un poco duro de invierno pero no más, así que no se hasta que punto podría impedirte la enfermedad realizar el viaje.
    Estoy preparando el que hice el año pasado a Roma (voy por la mitad, reconozco que soy muy vago), cuando me de otra “arrancada” y complete la mitad que falta lo colgaré.
    Saludos.
    Gracias también a ti Anonymous.
    Y también al que dice que vivimos en un mundo maravilloso. Me parece que es un bot, pero si, vivimos en un mundo maravilloso, solo que depende la parte que te toque en suerte.
    Escrito por Reynold — el 22 Junio, 2007 a las 1:50 pm | Editar
  39. Vuelvo a ser Gabriel, te pregunté por temas de la lluvia, los hoteles, los sacos de dormir y cosas así.
    Como que ya me queda muy poco para marchar (el jueves 28 de Junio a las 7,00 horas….), he vuelto a releer tu relato, lo hice de madrugada, en un hotel de fuera de casa (por trabajo), y piensa que todavía me ha parecido mucho mas bueno, de verdad que me llegué a emocionar, (no se de que curras pero piensa que no todo el mundo tiene esa mano para transmitir emociones con la escritura…). Si tenia ganas de partir la última lectura me las han multiplicado… cuento los días.
    Ya que no tengo blog propio, ni se como se hace, voy a abusar del tuyo para añadir algún dato para los interesados en el tema, y cuando vuelva igual me extiendo mas:
    El motivo de mi viaje es porque es algo que tengo pendiente desde los 18 años, ahora tengo 50, y es por eso que no quiero dejarlo mas, aunque la la anécdota de la abuela inglesa me ha dado que pensar, pero bueno también es mi regalo por el medio siglo.
    El viaje lo voy hacer solo, ya que tengo pocos días de vacaciones (16) y en grupo todo es mas lento, ya sabéis uno quiere mear, otro un cigarrito, repostas y a los 50 km otro dice que no tiene gasofa etc…; pero también es una especie de viaje iniciático de una nueva etapa de la vida, que me va a permitir meditar haciendo lo que mas me gusta: ir en moto.
    Lo de nueva vida va por los 50 tacos y por que ahora yo y mi mujer hemos adquirido esa madurez necesaria para tener la libertad individual de no privarnos de las cosas que queremos auqnue no coincidan con los deseos del otro (los mal pensados harán su interpretación…), y no es que mi mujer no sea motera, que lo es, pero lo de cabo norte en 13/16 días es demasiado (días de mas de 1.000 km…), aunque lo de tu novia es la hostia….. Además nuestro hijo ya con 18 años vuela solo. Para reivindicar a mi mujer deciros que hemos recorrido toda Europa (con mucha lluvia, nieve y de todo…) en motos que van desde una Morini 3 1/2, a una Yamaha 650 (esas con cardán, las primera que llegaron a España), y el año pasado hicimos un precioso viaje a la Toscana Italiana en mi flamante BMW R-850-R, que fue su primer regalo por el medio siglo. Durante años solo he tenido escooter, pero ahora estoy otra vez recobrado el gusto por la moto de turismo.
    Ya os he contado la parte emocional, los detalles del viaje son los siguientes:
    Ya sabéis que como tengo pocos días voy a subir por la costa sureste de Suecia (hay mejores carreteras) hasta Finlandia y de ahí hacia el norte hasta el destino, bajaré hasta Helsinki y allí cogeré un barco hasta Tallín, recorreré las tres republicas bálticas exsovieticas (Estonia, Letonia y Lituania) que me ha dicho que son preciosas, un trocito de Rusia (tiene su punto, pero son pocos km…. ), Polonia, y ya en Alemania : Berlín, de ahí a casa, Cerdanyola en Barcelona.
    Como veis lo mas importante es el como : EN MOTO, el donde es el mito de CABO NORTE, y durante el viaje disfrutaré del paisaje, pero también de mis pensamientos….
    A la vuelta cuento mas, perdona Reynold por abusar de tu blog pero me has inspirado, además me has sido de mucha ayuda para preparar todo el material y mentalizarme para sufrir, pero esto es una especie de reto que me lo debo a mi mismo desde hace muchos años, y como he fantasmeado con mis amigos, ahora no tengo mas cojones que cumplir.
    Hasta la vuelta…..
    Escrito por Gabriel — el 23 Junio, 2007 a las 7:37 pm | Editar
  40. Pues… gracias por los cumplidosl. No sabía que podía transmitir sensaciones a los que me leen, pero me alegro por ello, mi trabajo no es nada del otro mundo y de todos modos he trabajado en muchas cosas, tuve negocios propios incluso, ahora llevo un tiempo trabajando con un amigo que tiene una empresita de reformas, así que creo que soy una suerte de albañil, pintor, pladurista, escayolista, yesero… vamos, aprendiz de mucho y maestro de nada.
    De mi blog no abusas en absoluto, al contrario, si a la vuelta quieres dejar aquí tus impresiones, por largas que sean puedes hacerlo, si son muy largas estaré encantado de poner un post para ti solo (con fotos y todo si lo deseas), sería fantastico, así los lectores podrian tener dos visiones y dos rutas diferentes. Si quieres hacerlo tu en un blog hay cantidad de sitios gratuitos en los que solo tienes que registrarte y empezar a escribir sin problemas.
    Por lo demás decirte que solo espero que tengas mejor tiempo que tuvimos nosotros y que puedas hacer el viaje con comodidad. Es posible que lo tengas por la ruta que vas, te cuento por que: en un par de ocasiones hablando con gente noruega me dijeron que en Suecia el tiempo era mejor, se ve que como está bañada por un mar cerrado este le da un clima más suave y los suecos parecen tener más dias de solecito en verano. Puede que sea cierto. la vuelta la hicimos por Suecia y nos hizo buen tiempo, no para ir en camisa pero bastante mejor.
    No tienes que justificar a tu señora, si no va sus razones tendrá o tendreis, pero dile que es una pena, el viaje es duro pero lo merece. En tu caso será más duro por la cuestión de tiempo. Y sobre todo mucho ánimo, a lo mejor te parece una tontería, pero yo cuando estaba pasando las de Caín tarareaba Paquito el Chocolatero, parece una estupidez, pero a mi me daba animo. La vida suele ser más bien monotona, cuando tus bisnietos pregunten que hiciste en ella, te saldrás de la norma, no son muchos los bisnietos (espero que llegues a conocerlos y contarles batallitas) que tengan un bisabuelo que se plantase en Cabo Norte en una moto ;)
    Mucha suerte y buen viaje.
    Escrito por Reynold — el 24 Junio, 2007 a las 2:12 pm | Editar
  41. Reynold, escribo desde Helsinki, sin renunciar ha hacer un relato mas detallado cunado llegue, te adelanto algunas consideraciones y anecdotas.
    Yo he tenido razonable buen tiempo, algo que me preocubaba, lo peor lo he pasado subiendo por Alemania, Dinamarca y el Sur de Suecia, donde me ha llovido continuamente, pero desde Estocolmo hasta Nord Kapp incluso he pasado calor, en Nord Kapp mucho viento y cuando debereimos ver el sol de medianoche bajaron las nubes, pero sigue siendo curioso. Y bajando por Finalandia ha vuelto la lluvia, es desconcertante pero es asi: mejor tiempo en en norte…
    Una vez hecho el analisis metereologico, comento algo que creo que todo el emprenda este viaje debe saber y es lo siguiente: Lo importante es la ruta, la aventura esta dentro de tu cabeza, yo me emocionado mas de una vez pensando en lo mitico que es este destino… pero al llegar me he quedado un poco frio (y no por el clima), ya que los noruegos han montado alli un “circo” con restaurante bajo la roca, pelicula multimedia, tiendas de recuerdos etc. hay mucho turistas que vienen en barco o avion hasta ciudades cercanas y suben en autobus, la verdad yo me esperaba algo salvaje, estamos hablando de un paraje natural que se deberia mantener sin agresiones humanas.
    Lo dicho lo mejor es la ruta y el esfuerzo que representa ir en moto y en mi caso en solitario y pocos dias (medias de mas de 1000 kmm), lo que es una “mariconada” es ir en barco o avion.
    La anecdotas que prometia:
    Vereis lo pequeno que es el mundo pues resulta que en Nord Kapp, me he encontrado a unos aventrureros de verdad, que son mis tios Gabriel (como yo) y Maria que estaban alli con un motorhome, eso os puede parecer casi normal, pero si os digo que son jubilados y llevan viajando desde Septiembre del ano pasado y han estado en lugares con Kajagistan, Afganistan, Iran etc…, y ahora han subido hasta aqui, siempre por carretera y con la casa a cuestas. Pues no veas las aventuras que nos contaron el dia y la noche que pase con ellos y tambien con los unicos moteros espanoles que hemos coincidido en la ruta, que son un solitario como yo de Bilbao, Cosme con su BMW 1200 GS, y una pareja muy motera de recien casados con su HD de las “gordas”. Miguel y Nazaret, todo juntos hemos pasado unas buenas horas en Nord Kapp.
    Curioso por que esta donde esta y porque lo regentan espanoles es el Artico Ice Bar, pero no deja de ser una camara frigorifica de 150 m2. donde te sirve una copa…..
    Otro es el mecanico, ya que nada mas arracar mi moto en Nord Kapp, veo que falla el sistema de frenos (recuerda que es una BMW R850R con servo freno), habia leido que algunas unidades tubieron problemas con electronica pero esto ya estaba solucionado, mi moto es del ano pasado…. Pues parece que no, voy bajando con dificultad, esquivando renos (que hay a miles..) hasta el primer lugar civilizado que encuentro (a 250 km…) y alli en un taller de motos de nieve, por esos lares no existen de motos normales y via internet vemos que el concesionario BMW mas cercano (ellos no saben repararla…) es en Noruega a unos 400 km o en Finlandia a 700 Km, me decido por este ultimo ya que esta en mi ruta predertimada y puesto a sufrir ya me da igual.
    El trayecto es un calvario, mas renos…mas lluvia…(y cuando no llueve millones de mosquitos….), tambien tengo los neumaticos en la ultimas, lo que no ayuda, debo estar muy atento ya que para detener la moto en mas del doble de espacio habitual debo hacer un esfuezo srobrehumano en la maneta y el pedal, ademas no me funciona el ABS al cual ya estoy habituado, y en Finalandia no hay autopistas todo carreteras con sus camiones , sus semaforos, sus rotondas etc…En resumen llego a Olulu, que asi se llama la ciudad a la 1 de la madrugada, habia salido a las 7 de la manana de Nord Kapp, al final mi marcador indicaba 950 km…..
    Madrugo me presento en el concesionario que es de varias marcas e incompresiblemete me dicen que el mecanico de BMW esta de vacaciones y que no viene hasta la semana proxima (esto era un viernes), despues de insistir me lo creo, pero les digo que me cambien los neumaticos y en principio me dicen que el lunes, alegando que tienen las horas dadas, me cogo un cabreo monumental y les digo si no son sensibles a que he hecho mil km sin frenos que tengo que continuar viaje y que a ver si no me pueden tratar algo mejor que a uno de esos domingeros que han pedido hora para cambiar el neumatico de su moto para ir a tomar cafe con la novia el domingo por la manana. El chaval de la recepcion creo que se acojana y me dice que bueno, pero al rato me cometa que solo me cambian el deleantero (que es que esta mejor..), bueno no veas como me pogo…. y vuelve a hacer efecto y deciden cambiarme los dos. Y me pactan con un cocensionario de Helsinki que me atenderan el lunes la a las 13,00 horas ??, se ve que esto de pedir hora en este pais es muy serio….
    Bueno otra vez en ruta sin frenos, pero con neumaticos nuevos, mas lluvia etc . etc… asi uno 650 hasta la capital.
    Pero mis problemas no acaban aqui, esta vez por culpa mia no de la moto, resulta que al llegar al hotel en Helsinki no encuentro mi cartera con el dinero y la visa. Deduzco que la he perdido en el ultimo repostage a unos 135 km, en el hotel no me quieren registrar sin visa o dinero y dadas la dificultad para hacerme entender (mi ingles es muy basico) decido que me pongan con la Embajada Espanola, alli en un tel de emergencia una persona superamable (Elena Liano) me hace gestiones para averiguar si se ha encontrado mi cartera en el area de servicio que le indico, despues de varias llamadas me dice que no la encuentran, yo ya me veo anulando la visa y pidiendo que me envien dinero por una agencia y abortando mi viaje para coger el ferry que va hasta Hamburgo. Pero tengo una intuicion y le digo que es posible que en el area que ha preguntado no sea la correcta le doy detalles de esta, en concreto una maqueta de un puente que hay, Elena con mucha paciencia llama hasta a tres areas y en la ultima le confirman que alli la tienen, !y con el dinero! unos 300 €, los fineses son personas muy legales de lo cual yo ya me di cuentta durante el viaje. Pero para recogerla debo ir yo en persona y e identificarme, despues del susto me parece perfecto, osea que vuelvo a coger mi moto sin frenos y me voy a hacer otros 270 km bajo la lluvia y de noche (aqui ya oscurece estamos a 2000 km de Nord Kapp), el area en cuestion es de 24 horas, la recogo con alguna dificultad que ya no viene al caso dado lo largo del relato, ceno feliz, y regreso a Helsinki llegando a las 3 de la madrugada. En resumen otros 950 km… y una gran susto….
    El sababo aproveche para coger un ferry y visitar Tallin en Estonia, asi cuando el lunes reenpreda el viaje esta visita que tenia revista ya esta hecha,
    Y aqui estoy hoy domingo en Helsinki, que como no puede ser de otro modo continua lloviendo, a la espera que manana me arrenglen la moto y pueda continuar mi viaje por Estonia, Letonia, Lituania, Rusia, Polonia Alemania, Francia y casa… unos 5500 km mas, que completaran los 12.000 previsto en 16 dias si no me pasa nada mas….
    Nota: ni los acentos ni las enes con palito arriba los he utilizado ya que estos teclados nordicos o no los tienen o no estan esn su lugar habitual.
    Escrito por Gabriel — el 8 Julio, 2007 a las 12:01 pm | Editar
  42. Animo Gabriel, te estoy siguiendo y es mas emocionante que las etapas del Dakar. Ten mucho cuidado.
    En cuanto llegues no dudes en hacermelo saber.
    Tere también está informada por mí y también te dice lo mismo.
    Animo y cuidado.
    P.D. : Después de la foto no digas que no llevas el trabajo de vacaciones…. porque me han chivado que además has pedido las vtas y ….
    Escrito por D Montesinos — el 8 Julio, 2007 a las 6:16 pm | Editar
  43. Mucho animo, espero que a estas alturas tus problemas mecanicos se hayan resuelto satisfactoriamente y el tiempo haya mejorado.
    Lo de los renos cierto es, y lo de los mosquitos….
    Cuando viajé yo y entré de Noruega a Finlandia, en la gasolinera que hay allí, había unas pegatinas de esas de peligro con un mosquito dibujado, me pregunté a que vendría la pegatinita y también se lo pregunté a una señora que atendía la gasolinera, la señora me dijo que ya lo vería y sonrió, no hice más caso, al poco rato (yo en Finlandia pillé buen tiempo) tenía la pantalla de la moto negra de mosquitos estrellados contra ella ;)
    Al parecer, según me dijeron, también pican y dejan unas buenas ronchas, pero no lo se, no nos picó ninguno (son grandecitos y se les ve venir).
    Lo de Elena Liano (¿o Liaño?) es un buen dato por si otro viajero tiene problemas por allí, muchisimas gracias por aportarlo.
    Escrito por Reynold — el 8 Julio, 2007 a las 10:44 pm | Editar
  44. Impresionante relato. Nunca pensé que uno de Corgo fuera a llegar tan lejos ;-)
    Yo no soy motero, aunque alguna vez he pensado en comprar moto cuando tenga ocasión. Pero para un viaje tan largo como éste parece que tiene que ser moto grande y que vienen muy bien (por no decir que son obligatorios) los conocimientos de mecánica, ¿no? Porque a estas alturas yo todavía no sé muy bien qué es una abrazadera. Y eso que mi padre tenía un taller O:-)
    Escrito por Xouba — el 10 Julio, 2007 a las 7:59 pm | Editar
  45. Concretamente de Donalbán en la parroquia de Laxosa ;)
    Mi Abuela, mi madre y un tio llegaron aún más lejos (creo) a Venezuela.
    Un tio abuelo a Buenos Aires.
    Hubo muchos viajeros en mi familia, por necesidad, pero viajar… viajaron lejos ;)
    Lo de la mecánica, bueno, conviene tener al menos unas nociones basicas, saber cambiar un cable de acelerador o embrague, las bujias, incluso no está mal lograr parchar una rueda (hoy en día bastante facil con el cordón engomado), esas pequeñas cosillas pueden evitar que te quedes tirado o que tengas un contratiempo. Para más cosas, por mucha mecanica que sepas lo tienes mal, tirado en la calle no puedes limpar un motor de arranque por ejemplo y ya no digamos una cosa más grave.
    Una abrazadera… es una cosita redonda con un tornillito que aprietas y hace que dos piezas se agarren con firmeza :)
    Saludos.
    Escrito por Reynold — el 11 Julio, 2007 a las 12:27 am | Editar
  46. Creo que teneis toda la razón diciendo que lo importante y lo divertido no es destino (Cabo Norte) sino lel día a día de la ruta.Aunque yo soy de los que creo que un destino mítico ayuda a disfrutar todavía mas de cualquier ruta.
    Seguro que esos “pequeños” inconvenientes mecánicos le han dado mayor aliciente a tu ruta.
    saludos y (como decimos los de campo) Gassssssssssssss
    Quadchirulo
    Escrito por Quadchirulo — el 11 Julio, 2007 a las 9:10 pm | Editar
  47. Vuelvo a ser Gabriel, ya estoy en casa, despues de 16 dias, 11.500 Km y 12 paises, ¡no esta mal!, ademas debeis descontar tres dia en cuales no hice ni un kilómetro, uno en Estocolmo y dos en Helsinki.
    Los que estabais interesados por mi problemas mecánicos deciros
    Escrito por Gabriel — el 14 Julio, 2007 a las 12:59 pm | Editar
  48. Como iba diciendo:
    Vuelvo a ser Gabriel, ya estoy en casa, después de 16 días, 11.500 Km y 12 países, ¡no esta mal!, además debéis descontar tres día en cuales no hice ni un kilómetro, uno en Estocolmo y dos en Helsinki.
    Los que estabais interesados por mi problemas mecánicos deciros que no pudieron solucionarse, que después de buscar el concesionario BMW, que estaba en un recóndito lugar de un bosque de la afueras de Helsinki y naturalmente , desmontaron media moto, revisaron toda la electrónica y al final me dijeron que el problema era un “swiches” de está en el puño derecho del freno delantero, y que tardaría entre 2 ó 3 días en tenerlo. Este fue el segundo momento del viaje que pensé en abandonar (coger el ferry a Hamburgo..), por que la idea de unos 6.000 Km. prácticamente sin frenos no me atraía mucho, pero pensé que el viaje debe ser completo en la ida y la vuelta ( por aquello de que la aventura no es el destino sino toda la ruta…..), así que le eché huev…. y “palante”.
    En referencia a los concesionarios y las motos en Finlandia debo hacer algunas puntualizaciones:
    A diferencia de los otros países nórdicos en Finlandia existe muchos moteros, pero principalmente de motos custom, y es todo un merito con el clima que tienen.
    Este concesionario en particular era muy original ya que la mitad era tienda de motos y la otra mitad era una espacie de bar de ambiente “country” donde se reunían los moteros. Muy original y una buena formula de crear clientela.
    Estos concesionarios casi siempre son multimarca, lo cual esta bien para la oferta pero en cuanto a la especialización de los mecánicos es un problema que yo padecí, en Alemania o España seguro que me la hubieran reparado, ya que deben tener stocks de recambios.
    No obstante los Finlandeses ( y todos los nórdicos..) son gente confiada y de fiar, como ejemplo lo di mi cartera que me la devolvieron con todo el dinero (igualito que aquí...), pero no son muy serviciales lo que comprobé en hoteles y muy especialmente en este taller: Resulta que tenían una moto igual a la mía de segunda mano, y les propuse el que desmontaran la pieza en cuestión me la sustituyeran, y que yo pagaba toda la operación, ya habían identificado la pieza que estaba bajo una tapa de plástico del puño derecho que solo son cuatro tornillos. Les imploré mi situación y que nada, que no, creo que aquí seguro que obraríamos igual….
    Bueno vuelvo al viaje y a ver si no me enrollo tanto.
    Cogí de nuevo el ferry para Tallín (Estonia), ya había estado el fin de semana pero sin moto de visita turística, con una lluvia impresionante. Deciros que todo el fin de semana que estuve en Helsinki, y los cuatro días que tardé en atravesar la republicas bálticas ex-soviéticas, Polonia y Alemania no vi el sol para nada y la lluvia constante y en momentos torrencial, siempre con mono de lluvia (muy duro de verdad…).
    Todo ello aderezado con el pésimo estado de las carreteras de los primeros países y especialmente de Polonia donde el transito de camiones es infernal, que dejan una roderas en el asfalto, que sin exagerar en algunos casos son canales de mas de un palmo de profundidad. Pues imaginaros el panorama y con el estado de mis frenos….. En Estonia, Letonia y Lituania, no vi ni un solo motard lo que acrecentaba mi sensación de soledad… y en Polonia muy pocas.
    No quiero extenderme mucho mas, amenazo con un blog propio en el cual comentaré mis notas día a día y datos de interés para los viajeros de estos países, solo hacer comentario final, y es que curiosamente la ida fue placentera y agradable, tanto que llegue a pensar que vaya una aventurilla fácil…, pero desde el momento que le di al contacto en Cabo Norte para regresar (se iluminó la luz de avería de frenos…) todo fueron problemas: los mecánicos, la perdida de la documentación, la lluvia incesante, las carreteras y otros temas que ya contaré. Conclusión que si vas a por aventuras acabas encontrándolas y al final se ha convertido en un viaje épico, acentuado por ir en solitario, que me servirá mucho para relativizar los problemas cotidianos que antes me parecían insalvables.
    Para terminar los agradecimientos:
    A mi familia, mi mujer Teresa y mi hijo Albert, por confiar en mi y por sufrir.
    A mi amigos y compañeros que han pasado del escepticismo a animarme en la empresa.
    A mis tios Gabriel y María que los encontré en CN y con su humanidad me dieron una lección de humildad, ¡yo que creía que hacia lago importante!, y ahí estaban ellos después de recoger medio mundo (la parte mas peligrosa de este..) y como si nada…
    A los amigos que he hecho en la ruta, especialmente a Cosme, un solitario como yo, y a Miguel y Nazaret en un viaje de novios de lo mas motero.
    Y como no a ti Reynold por abusar de tu blog y ser el inspirador primero de mi viaje.
    Lo dicho cuando tenga el blog completo lo anuncio aquí.
    Escrito por Gabriel — el 14 Julio, 2007 a las 6:09 pm | Editar
  49. Felicidades Gabriel,
    Te propusiste acabar el viaje y es todo un logro el que lo hayas conseguido, ya que los problemas se te han ido multiplicando y en esas situaciones y sólo, la verdad es que hace falta tener muy claro que el viaje acaba donde empezó y subido a la moto.
    De todo lo que he ido leyendo de tu viaje en este blog hay una cosa que me ha producido dos sensaciones totalmente contradictorias ( alegría por lo que a tí respecta y escalofríos hacia el resto de los humanos que te hemos empezado a conocer hace poco).Me explico : El que decidieras continuar el viaje a pesar de no tener frenos …. es algo que me ha alegrado, ya que sé por experiencia propia que el no poder terminar una ruta, es algo que se queda dentro para mucho tiempo y más si es una Ruta minuciosamente preparada y en la que se ha puesto mucha ilusión. Pero esto mismo, me produce un sudor frío pensando en que ahora tienes muy reciente una experiencia similar a la de los kamikazes y de la cual has salido vencedor y “sin rasguños”, lo cual espero que no afecte en exceso al nivel de exigencia hacia tus subordinados.
    Felicidades y saborea el triunfo (hasta que empieces a preparar tu siguiente reto)
    Escrito por Quadchirulo — el 15 Julio, 2007 a las 7:42 pm | Editar
  50. Me alegro mucho de que a pesar de todo acabases el viaje, lamento que la última parte tuvieses que hacerla en malas condiciones por los frenos pero estas cosas suelen pasar cuando se hacen tantos kilometros.
    Cuando hagas un blog con el viaje completo, espero que lo pongas aquí, o me mandes un correo, más que nada para añadirlo a los links finales del repotaje mio.
    Gracias por hacernos participes de los detalles de tu viaje, a buen seguro alguien agradece tus datos sobre Paises Balticos y Polonía.
    Escrito por Reynold — el 15 Julio, 2007 a las 10:12 pm | Editar
  51. Hola Chaval: yo acabo de llegar de Cabo Norte y algun paseillo más en tortal 21.200 Kmt.
    Felicidades por coronar Cabo Norte.
    Por otro lado yo tambien tengo el blog del viaje, añadido a los 19.600 Kmst. en USA y a unos cuantos por Marruecos, te espero en mi blog.
    Un saludo
    Escrito por jose luis — el 13 Agosto, 2007 a las 3:50 pm | Editar
  52. Lo he visto, lo tuyo si que es grande Jose Luis, cuando sea mayor quiero ser como tu ;)
    Me vendrá bien lo de Marruecos y quizás lo de USA en un futuro más lejano.
    estás arriba linkado.
    Escrito por Reynold Doforno — el 14 Agosto, 2007 a las 11:34 pm | Editar
  53. Reynold, ya he completado mi relato estos son los linnks, de la historia y las fotos:
    http://blogs.orange.es/kapp/
    http://www.bmwmotos.com/galeria/bmw/gallery/main.php?g2_itemId=258877
    Espero que sea completo a tu viaje, se que es un poco largo, pero el viaje lo merecía.
    Gracias por consejos y en cuanto tenga otra “aventurilla” que compartir, sea en moto o no (estoy pensado en alguna ruta GR de a pié) te contacto.
    Escrito por Gabriel — el 3 Septiembre, 2007 a las 10:53 am | Editar
  54. Ahi va mi historia,
    mis pretensiones son menos ambiciosas, yo me conformo con llegar a estocolmo, y encima no voy en mito, sino en coche…me han gustado mucho vuestras excursiones y ademas me motivan para hacer la mia. Tengo previsto ir para junio de 2008. Intento configurar una ruta que me permita disfrutar de carretera pero tambien conocer los lugares por donde voy. Mi plan seria algo asi:
    DIA 1. ELCHE-BARCELONA. 560 Km
    DIA 2. BARCELONA-PARIS 1000 Km.
    DIA 3. PARIS
    DIA 4. PARIS-BRUSELAS 300 Km
    DIA 5. BRUSELAS-AMSTERDAM 200 Km.
    DIA 6. AMSTERDAM
    DIA 7 AMSTERDAM-COPENHAGUE 900 Km
    DIA 8. COPENHAGUE
    DIA 9. COPENHAGUE-ESTOCOLMO 650km.
    DIA 10. ESTOCOLMO
    DIA 11. ESTOCOLMO-COPENHAGUE 650 Km.
    DIA 12. COPENHAGUE-HAMBURGO 330 km
    DIA 13. HAMBURGO-HANNOVER 150 Km
    DIA 14. HANNOVER-FRANKFURT 350 Km
    DIA 15. FRANFURT-ZURICH 415Km
    DIA 16. ZURICH
    DIA 17. ZURICH-MILAN 340 Km
    DIA 18. MILAN-NIZA 315 Km
    DIA 19. NIZA
    DIA 20. NIZA-BARCELONA 670 Km
    DIA 21. BARCELONA-ELCHE 560 kM
    Pero no esta nada claro, porque al desconocer muchos de lo que queda entre mi pueblo y Estocolmo, es no se si seria mejor ir por donde he escrito o ir por otro lado..Tambien es una hoja de ruta flaxible, porque puede que este mas dias en un sitio y otros los cruce del tiron…pero es algo que quiero reservar para el viaje, pues la libertad de ir con tu vehiculo un poco es esa: decidir sobre la marcha
    No se mucho (ahora se algo gracias a vuestros posts) sobre hoteles y precios, y sobre restaurantes (me encanta la gastronomia y no quisiera pasar de largo ese tipo de cosas).
    Llevo navegador, lo cual me facilitara las cosas…estaria bien llevarme la conexion a internet movil en el portatil? o es bastante senillo acceder a internet en cualquier establecieminto de europa?..por otra parte…las VISA se que funcionan, pero seria conveniente llevarme 2 tarjetas distintas para evitar casos como el de Reynold? Las de débito funcionan? Que tal va la telefonia movil?
    bueno, segun lo vaya madurando os ire bombardeando a preguntas
    muchas gracias por todo
    enhorabuena por el reportaje
    Escrito por Javier — el 17 Septiembre, 2007 a las 1:13 am | Editar
  55. Javi, gracias por hacernos participes de tu ruta, yo solo puedo decirte que también llevaba ideas de donde parar o donde no, pero siempre abierto a nuevas posibilidades o alteraciones.
    Si llevas coche es facil llevar un portatil, para recargar la batería lo tendrías facilisimo: hay unos aparatos que conectados al mechero te convierten la corriente del vehiculo en corriente de 240W (o voltios, que no se como se dice) y recargas lo que desees. Yo lo llevaría, puede serte de utilidad para consultar datos de diverso tipo. En todo caso es muy sencillo acceder a internet en cualquier lugar de Europa (en Rusia no se), en los hoteles suele disponerse de wifi y en los campings hay cibers. Lo que me resultó más dificil de ver fueron ciber cafés en las ciudades pero lo cierto es que solo lo busqué en Brujas.
    La telefonía movil funciona correctamente.
    Y lo de las dos tarjetas yo lo hice en mi siguiente viaje a Italia (el año pasado), pero no es que llevase dos tarjetas distintas, es que las llevabamos de distintos bancos, a mi y a mi novia lo que nos falló fue el banco, no las tarjetas.
    Pregunta todo lo que desees, servirá para otros.
    Gracias por el cumplido ;)
    Saludos.
    Escrito por Reynold Doforno — el 17 Septiembre, 2007 a las 11:57 pm | Editar
  56. Solo he leido el principio, me pareces un impresentable. El tipico tio que culpa a los demas de su incompetencia y encima de malos modos. Conmigo tenias que haber dado chaval.
    Escrito por trotamundo — el 31 Octubre, 2007 a las 2:23 am | Editar
  57. ¿Lo qué? quizás si te explicas mejor lo comprenda.
    Escrito por Reynold Doforno — el 31 Octubre, 2007 a las 2:14 pm | Editar
  58. Hola Gabriel, disculpame, tenía tu comentario sobre tu blog y las fotos en comentarios sin moderar, un despiste.
    Ahora no puedo, tengo un problemilla con el servidor, en cuanto pueda te linko en la portada del blog y en los enlaces al final de mi reportaje.
    Creo que ten encontraste con más renos que nosotros :)
    Cuando pueda me leeré también tu reportaje y te dejaré algún comentario.
    Saludos.
    Escrito por Reynold Doforno — el 3 Noviembre, 2007 a las 12:51 am | Editar
  59. Que articulo mas bonito joder, enoraguena por el viaje y mantened el espiritu de aventura auque sea para darnos animos a los que no podemos hacerlo. ¿No podeis escribir mas sobre el tema?
    Escrito por GV — el 13 Diciembre, 2007 a las 9:25 pm | Editar
  60. Gracias por el elogio GV. No se si puedo escribir más sobre el tema pero me da que no, un colega imprimió el articulo para leerlo tranquilamente tumbado en cama y le salieron treinta y siete páginas (aún no había comentarios).
    Eso si, te prometo que cualquier día aparecerá en el blog el viaje que hicimos a Roma en moto, y en el futuro salvo que yo palme, irán apareciendo otros viajes que tengo proyectados.
    Siempre se pueden vivir aventuras, no hace falta ir lejos, siempre lo digo, a veces la aventura y cosas buenas y hermosas pueden estar muy cerca de casa. Aunque claro, se que lo gusta es hacer kilometros.
    Saludos.
    Escrito por Reynold Doforno — el 14 Diciembre, 2007 a las 1:10 am | Editar
  61. oye, eso que dices que te quedaste sin dinero, si vas a la embajada española de Alemania ¿no te hubieran prestado la ayuda que necesitaras?
    Escrito por GV — el 30 Diciembre, 2007 a las 9:11 pm | Editar
  62. Pues ni lo pregunté, gracias a Dios tuve otras formas de arreglarlo. Me imagino que la embajada te ayuda si tienes posibles en España, quiero decir si tienes un trabajo, una nómina, en fin esas cosillas de las que después pueden descontarte lo suyo. Es lo que escuché alguna vez, pero en este caso no tuve que comprobarlo.
    Escrito por Reynold Doforno — el 31 Diciembre, 2007 a las 3:57 am | Editar
  63. Enhorabuena por el peazo documento que te has currado, es un viaje que para mi aun queda muy lejos, enfin, seguire soñando.
    Lo dicho, enhorabuena por el relato.
    Escrito por Rufus — el 8 Enero, 2008 a las 10:32 pm | Editar
  64. Pues muchas gracias Rufus. Los sueños a veces se cumplen, solo hace falta un poco de tesón y algo de suerte.
    Escrito por Reynold Doforno — el 9 Enero, 2008 a las 12:54 am | Editar
  65. Me ha encantado tu relato del viaje, especialmente las descripciones de los carácteres e impresiones de las gentes escandinavas.
    Yo soy Alicantino,(Torrevejense),32 años. Casado con una finesa y con dos hijos.
    Tambien tengo la virago 1100 y lo más lejos que he llegado ha sido a faro portugal, y a la frontera con francia por cataluña….Pero nos encantaría ir a Finlandia en la moto a mi jefa y a mi algun año.
    Todos los años viajo a finlandia una do o tres veces a ver a los abuelos y ellos a España otras tantas. En defensa de el caracter escandinavo en general, debo decir que efectivamente en un principio pueden parecer frios o apáticos, o tristones…Pero eso es solo la forma de interrrelacionarse con desconocidos, una vez entras en su circulo de amistad, (lo cual no es demasiado dificil), tienes amigos para siempre.
    Mi mujer es natural de vääksy(asikkala) y mi cuñada su marido y mis suegros viven en Helsinki.(aunque como mi mujer han estudiado y vivido en España, no es nada extraño encontrarte Fineses en pleno mercado de Helsinki que te hablen un castellano muy fluido y correcto…Viva erasmus,sus becas y sus juergas!! jajajaa).
    En cuanto a la forma de vestir….Jajajajajajaa. Tienes toda la razón.Sobre todo en gente de cierta edad, ya que los jóvenes suelen cuidar su imagén, sobretodo urbanitas. Son muy capaces de vestir tan desaliñadamente como los más cutres hipermercados les permitan, pero y sin embargo, comprarse el más caro último modelo de mercedes/volvo..,Barco o motocicleta. O muy capaces de encargar el ultimísimo carísimo modelo de tv “super-80-pulgadas” a Alemania de importación solo para tener mejor tele que los vecinos, etc… Y aún así, vestir como unos precarios pensionistas.(Los rusos al contrario son como los italianos cuidan mucho su imagen, aunque pasen las de Caín para llegar a fin de mes).
    Tambien he estado en Tallin (Estonia) en uno de esos “ferris-fin de semana” baratitos que los escandinavos aprovechan para comprar alcohol a x millas de la costa en aguas sin impuestos (tax free).Lo del viaje en ferry es más bien una excusa para emborracharse y volver a casa con el máximo legal de alcohol comprado por persona en los supermercados específicos (alko) del propio barco.
    No entiendo esa veneracion estupida por el alcohol…beber por beber si no no son capaces de entender la diversión…(afortunadamente no todos son así, pero si una graaan parte).En España con trece años yo (como muchos) ya entraba en bares o pubs y bebía lo que me daba la gana….Eso si sin caer en borrachera ciega, solo el puntillo bacilón que es lo que mola. Pero las leyes alli son restrictivas y los precios abusibos…Cuanto más les prohiben, más lo desean. Jajajaaja.
    Cuando hago un desplazamiento (no lo llamaré viaje, después del nivel al que dejais el listó!! jajaja), en moto. Raro es que no surjan problemas técnicos, logisticos o económicos.. La cosa es que por muy preparado qu uno vaya, algo se jode. se pierden tornillos de la pantalla de la moto, se jode el regulador y la batería literalmente “hierve” el agua, o como me sucedió el año pasado camino a Faro; un corto quema todo el cableado de la piña derecha hasta debajo del depósito fundiendi todo lo “fundible”.(Gracias a dios ocurrió en una gasolinera y estaba acompañado de dos moteros amigos más de Alzira y después de casi 4 horas de “cirujía” y trozos de cable que nos dió el de la estación de servicio, pudimos continuar nuestro viaje (y luego volver después del fiestón de Faro!!).
    Con esto vengo a decir que teneis “los huevos como el caballo de Espartero” pues quedarse en Europa sin saldo en las tarjetas, medio tirados…. Es para quemar las putas sucursales de los bancos que para cobrar son los number 1, pero te joden en el peor momento..Bueno son los pros y contras de la aventura del viajar. Por cierto: el gruista del RACE, era tonto del culo, ya es mala suerte diosss.
    ENHORABUENA!! ME HA ENCANTADO!, seguiré leyendo tus periplos. Gracias.
    Escrito por opi — el 16 Marzo, 2008 a las 10:35 am | Editar
  66. Con tu permiso, te he enlazado en el foro de mis colegas
    http://rinconcustom.1vn.biz/Foro/viewtopic.php?p=341
    Otro inciso, si puedes prueba una moto de nieve…Seguro que os encantará. Unos amigos organizan cada año una ruta sobre lagos helados y bosques desde lahti hasta San petersburgo en motos de nieve.
    Algunas racing alcanzan velocidades de hasta 200 km/h sobre nieve o hielo...(ya me metí un toñón volcando con una de esas, en una pista de aterrizaje vacía y nevada). Menudas máquinas!
    Escrito por opi — el 16 Marzo, 2008 a las 10:51 am | Editar
  67. Muchas gracias por opiniones de primera mano sobre los finlandeses, las mías como creo que es comprensible son muy parciales y debidas a una observación limitada a pocos dias. Me fije en ese detalle del “ultimo modelo de…”. Me fijé en algunas personas que vestían algo raro, como poco, muy en plan supermercado y desconjuntados a tope, sin embargo, los veias subirse o bajarse del coche y joder ¡pedazo de coche”. No eran deportivos ni nada por el estilo, pero si buenos modelos de coches de alta gama, mucho Volvo y mucho 4×4.
    Algún día tengo que volver por aquellos pagos y darme una vuelta en una moto de nieve, a ver si puedo pasar, algún año, unos días de invierno, quizás en Svalvard (Noruega) y darme una vuelta en una.
    Lo de viajar en moto tan lejos, depende de posibilidades económicas, a mi me costó unos cuantos años llegar a poder hacerlo (siempre había cosas más necesarias), no lo descartes, si lo tienes en la cabeza podrás hacerlo algún día, de todos modos la península ibérica da mucho juego, encima tenemos la suerte de tener una de las mejores concentras de Europa a un paso como quien dice.
    Enlazo vuestro “Rincón del Custom” en la cabecera del blog, muchas gracias por la deferencia.
    Vsssss.
    Escrito por Reynold Doforno — el 16 Marzo, 2008 a las 10:06 pm | Editar
  68. AH! Una cosa son los mosquitos…(cientos de miles de millones…) , Y otra una especie de piojos alados que se alimentan de renos y alces…Si se te pegan en el pelo cuesta un poquito quitartelos, pero es raro tropezartelos a menos que te internes u poquito en el bosque, (alrededor de los exrementos de estos animales tambien los hay!)
    (No confundir Sami con suomi!)( pueblo laponés y Finlandia en general)
    Escrito por opi — el 16 Marzo, 2008 a las 10:32 pm | Editar
  69. Gracias también por la aclaración de esa particularidad de esa parte de la fauna tan… tradicional, y al parecer un tanto apreciada (vendían pegatinas con el mosquitazo de marras ;) )
    Cuando tenga tiempo releeré la crónica para ver donde confundo sami y suomi y corregirlo. Muchas gracias.
    Escrito por Reynold Doforno — el 17 Marzo, 2008 a las 2:15 pm | Editar
  70. Creo que no lo haces….es apreciación mía! ;)
    Escrito por opi — el 17 Marzo, 2008 a las 9:11 pm | Editar
  71. Reynold, enhorabuena por tu relato!!
    Algunas circustancias hacen que ahora sea el momento para que este verano intente un viaje aplazado de (muchos) años y por fín, suba al Cabo Norte.
    Lamentablemente no podrá ser en moto, ya no la tengo, pero aunque sea enlatados, el espíritu motero nos acompañará.
    He disfrutado leyendo y releyendo tu viaje. Te agradezco la cantidad de información que aportas y la manera tan amena que lo cuentas.
    Espero poder completar mi sueño; parto con la idea que lo mejor es el viaje y no el lugar a donde vas y he convencido a la gente que mas me importa para que comparta conmigo ese sueño.
    Te animo a que sigas escribiendo. Tu web y tus comentarios, algunos que comparto y lógicamente otros no tanto, son sin embargo, siempre interesantes y agradables de leer.
    Te mando un saludo desde la orilla del Mediterráneo.
    Escrito por Quino — el 19 Junio, 2008 a las 10:41 pm | Editar
  72. Controlaesecaracter
    Escrito por periquillo — el 28 Junio, 2008 a las 2:55 pm | Editar
  73. Hola!! Enhorabuena por el estupendo viaje, y por el relato. Me va a servir de mucho.
    Yo parto hacia cabo norte en el mes de Agosto, subo por Noruega y vuelvo por Finlandia.
    Y a la vuelta quiero entrar en Rusia para visitar San Petersburgo.
    Perdona que abuse del blog, pero es que soy un poco novato en temas de blog y foros y no sé cómo ponerme en contacto con otros compañeros (jony 34 y Roadrider) ya que he visto unos comentarios suyos diciendo que ellos iban a entrar en Rusia. ¿Sabes como me puedo poner en contacto con ellos? ¿sabes si pudieron entrar en Rusia?
    Muchas gracias por todo.
    Saludos
    Fernando
    Escrito por fernando — el 18 Julio, 2008 a las 12:13 pm | Editar
  74. Pues me alegro de que te haya servido de algo Fernando.
    Con respecto a ponerte en contacto con la gente, no te puedo ayudar, lo único que se me ocurre es que dejes un comentario con tu correo, quizás vuelvan por aquí y se pongan ellos en contacto contigo.
    A veces, metiendo el nick en Google, puedes encontrar a alguien (que pudiera ser el mismo) en algún foro, pero es dificil.
    No se si llegaron a entrar en Rusia.
    Lo siento.
    Escrito por Reynold Doforno — el 19 Julio, 2008 a las 12:16 pm | Editar
  75. Hola Fernando:
    Por experiencia te digo que si no tienes visado para Rusia YA, olvídate. Necesitas unos 2 o tres meses para conseguirlo. Yo me quedé a las puertas el año pasado en mi viaje a Cabo Norte.
    Si conoces a alguien en Rusia lo puedes tener más fácil…
    Afortunadamente el muro cayó, pero la burocracia para entrar en Rusia sigue siendo muy parecida a la época del Telón de acero.
    Escrito por Angel — el 19 Julio, 2008 a las 2:10 pm | Editar
  76. Vaya, que pena! Ya nos dijeron algo parecido el año pasado, y la verdad es que desistimos de ir rapidamente. Este año creo que tambien nos quedamos sin Rusia….
    Gracias por vuestras respuestas.
    Fernando
    Escrito por fernando — el 22 Julio, 2008 a las 6:33 am | Editar
  77. como sabes lo que te dice un puso o como lo lees
    Escrito por angie — el 13 Agosto, 2008 a las 12:28 am | Editar
  78. Sobre lo de Rusia, me parece que lo cuento en el reportaje, pero era complicado. Yo escribí un correo al consulado por si acaso llegaba a entrar por San Petersburgo y era la de dios. Tenía que pagar visado, decir en que hoteles pernoctaría, el pago del visado era, si no recuerdo mal doscientos y pico euros y encima me recomendaban dos cosas más o menos en este tono:
    “Tenga cuidado con la policía, a veces es corrupta y pueden robarle, no oponga resistencia. Obedezca sus indicaciones podrían tomarle por un terrorista y sufrir usted un lamentable accidente.
    Tenga cuidado con las mujeres rusas, muchas aspiran a casarse con alguien de Europa occidental, si se sienten defraudadas pueden resultar peligrosas.”
    Con estos consejos y trabas dadas por el gobierno de un país, pues que quereis que os diga, al ir con mi novia me asbstuve de intentar entrar, que me pase algo a mi… bueno, me jodo y aguanto pero a ver con que cara te vuelves y le dices a los padres de tu novia que le pasó tal o cual cosa.
    No se ahora como están las cosas. Supongo que parecido.
    Angie: no comprendo lo que quieres decir. Si me lo explicas a lo mejor lo arreglo.
    Saludos.
    Escrito por Reynold Doforno — el 13 Agosto, 2008 a las 1:28 pm | Editar

2 comentarios:

Francisco Ureta dijo...

Hola Somos privilegiados de poder contar un viaje de superación y un sueño que nunca olvidare.
En Hora buena y un fuerte abrazo
Francisco Ureta.

Reynold Doforno dijo...

Gracias por tu comentario Francisco. Lo mío (nuestro que iba mi novia conmigo) fue esfuerzo, lo tuyo si es superación.

Escribí sobre tí en Biker Garaje, no se si lo viste, si lo ves espero que te agrade lo que dije.

Un saludo, un fuerte abrazo y mucha suerte en todo lo que hagas, que tu mensaje nos viene muy bien a los demás. Gracias.